29 de marzo de 2018 11:26 AM
Imprimir

En la semana del pescado, el conejo pide cancha

Uruguay : Cunicultores piden que Uruguay apueste más a "la carne de los pobres", que se luce en los cinco estrellas

En la semana de mayor consumo de pescado, en uno de los países de mayor ingesta de carne vacuna del mundo, los criadores de conejos sostienen que en Uruguay las autoridades de gobierno y los consumidores deberían apostar mucho más a incluir carnes alternativas en la dieta, entre ellas la de conejo, considerando sus bondades. Además, en un contexto en el que los rubros tradicionales –el vacuno y el ovino– están incrementando su apuesta a exportar.

La cadena productiva cunícola, aunque de poca magnitud, existe en el país. El primer eslabón, incluso, dice presente en la –93ª– Semana Criolla que la Intendencia de Montevideo organiza durante cada Semana Santa en la Rural del Prado.

Allí, en el Galpón de Conejos y en el marco de su 38ª Expo Otoño, la Sociedad Uruguaya de Cunicultores (Sudec) exhibe el potencial genético de la especie con la presencia de 175 ejemplares procedentes de 25 establecimientos productores de conejos de razas puras.

Ese material genético constituye la base para desarrollar, de la mano de cruzamientos terminales teniendo como base las razas Californiano, Neocelandés y Chinchilla, animales híbridos que son los que la industria faena para trasladar carcasas o cortes a las carnicerías, supermercados y restoranes.

Hugo Piva, uno de los cabañeros expositores, junto al jurado Gustavo Zícari, explicaron a El Observador que la calidad genética en el país “es excelente, mejor incluso a la que se dispone en países europeos donde la carne de conejo es muy consumida”.

Un factor destacado, dijeron, es que en Uruguay la sanidad “es inmejorable”, tanto que no hay necesidad de vacunar contra ninguna enfermedad restrictiva.

Añadieron que se llega al extremo de restringir la importación de material genético, considerando que en los países que podrían ser proveedores hay dificultades sanitarias, con presencia por ejemplo de Mixomatosis, Pasteurolosis y Enfermedad Vírica Hemorrágica, entre otras.

En ese marco, a los efectos de proteger el muy buen estatus sanitario local, instan a la sociedad a mantener el mayor celo posible al evitar el ingreso de conejos al territorio nacional, lo que está prohibido.

Los nutricionistas y el conejo

Un aspecto que extraña a los criadores de conejos, en base a experiencias que han tenido ellos o sus familiares, es el consejo habitual de nutricionistas de la ingesta de carne aviar o de pescado a la hora de elaborar una dieta balanceada, pero no siempre mencionan al conejo.

“Solo cuando nosotros les decimos si puede incluirse en una dieta sana a la carne de conejo nos dicen que sí, que por supuesto”, comentaron los entrevistados.

En relación a eso, también entienden que así como se han realizado esfuerzos importantes desde el ámbito público y privado para promover un adecuado consumo de hortalizas y frutas, “con lo cual estamos totalmente de acuerdo”, también debería asumirse la misma actitud con carnes alternativas, como la de conejo “que es la más magra de todas” y otras, que son muy beneficiosas para la salud de una población que distintos organismos internacionales han señalado tiene niveles preocupantes de obesidad y enfermedades derivadas de ello.

Carne de conejo
Carne de conejo.
Carne de conejo.

 

La carne de los pobres en hoteles cinco estrellas

Una fortaleza de esta carne, comentaron Piva y Zícari, es -además de lo nutritivo- el buen sabor y la versatilidad que permite en la actividad gastronómica. Incluso, destacaron, coexisten en el mundo mercados donde es un producto sofisticado y de alto valor en el menú de restoranes de hoteles cinco estrellas, por ejemplo, y otros en los que se la denomina “la carne de los pobres, porque muchos pobladores de bajos recursos en poco espacio y con costos muy bajos la pueden producir para el autoconsumo”.

Beneficios en cadena

El incremento en el consumo de carne de conejo en Uruguay no solo beneficiará a la población, también a todos los eslabones previos en la cadena: en las bocas de venta, podría repercutir en que haya más establecimientos de faena habilitados y no solo uno como sucede en la actualidad, la mayor demanda incidiría en más trabajo para los productores comerciales y también para los cabañeros que protegen la base genética.

Los cabañeros puntualizaron que la cría de esta especie se trata de una actividad que no es complicada de implementar, a tal punto que cada año Sudec organiza cursos de iniciación en la cunicultura (ver más adelante), siendo un rubro que se lo puede incorporar como complementario en muchos predios granjeros y hasta “de la nada, a nivel familiar”.

El conejo desde gazapo hasta que está pronto para la faena demanda en promedio 75 días y proporciona entorno a 1,5 kgs por ejemplar, con baja demanda de comida porque durante casi la mitad de ese tiempo está con la madre, consumiendo en total de ocho a 10 kilos de ración.

La coneja versus la ternera

“En poco espacio una coneja con buena genética, bien mantenida en lo sanitario, en lo alimenticio y con el debido confort, en un año produce la misma cantidad de kilos de carne que una ternera”, dijeron los cabañeros.

Explicaron que en un año esa coneja brindará en ocho pariciones un promedio de nueve gazapos por vez. Eso, teniendo en cuenta que cada conejo faenado reporta en promedio entre 1,5 y 2 kilos de carne (a los tres meses de nacido), permite una producción cárnica similar a la de una ternera joven.

Otra ventaja comparativa es que tanto a nivel comercial como familiar el manejo no demanda grandes inversiones, el retorno es rápido por el aspecto biológico mencionado y permite, según los casos, un ahorro relevante en los costos de alimentación familiar y un ingreso único o complementario en el caso de encararse una explotación comercial.

Actualmente el precio que el productor recibe oscila de $ 60 a $ 70 por kilo en pie. En ese marco, el margen de rentabilidad es muy variable y depende de las características de cada emprendimiento, considerando que los costos productivos no son tan uniformes como en otros rubros: no es lo mismo un emprendimiento familiar donde se construyan las jaulas y en la alimentación se pueda aprovechar material de huertas que otros de mayor porte donde la base de la alimentación sea ración y haya infraestructuras más numerosas y complejas que deban comprarse a otra industria.

Se puede comenzar con $ 10.000

Si se considera una explotación familiar básica, con un macho y tres hembras, las jaulas y la alimentación, sin tener que abonar mano de obra, un matrimonio puede inicia la explotación con una inversión inicial de $ 10.000. En ese marco, Sudec presta el servicio de asesoramiento sobre cada aspecto relacionado con la explotación, se indicó.

La bondad de la carne de conejo

En un gran cartel dentro del Galpón de Conejos en la Rural del Prado se exhiben datos sobre la composición biológica de las distintas carnes. La de conejo tiene en todos los ítems el mejor registro.

 

Expo Conejos
En el pabellón de conejos se divulgaron datos sobre las bondades de esta carne.
En el pabellón de conejos se divulgaron datos sobre las bondades de esta carne.

 

Desde Sudec se informó que si bien no hay datos oficiales, sus consultas y algunos estudios realizados hace algunos años ubican el consumo local de carne de conejo en apenas 100 gramos por kilo por habitante por año, cuando en países donde este alimento está muy presente en las mesas se superan los 10 kilos, como en España y Francia. Los cunicultores entienden que con un esfuerzo concentrado en la promoción de las bondades de esta carne el consumo local puede al menos duplicarse a corto plazo.

Consumo de carnes en Uruguay

  • Bovina 57,8 kgs
  • Aviar 20 kgs
  • Porcina 18 kgs
  • Ovina 3,3 kgs

Consumo en kilos por habitante al año

Fuente: INAC

La cifra

$ 195… es el precio del kilo de carne de conejo en supermercados de Montevideo.

 

 

Los mejores conejos

Gustavo Zícari con el Mejor ejemplar (macho Californiano) de la exposición de este año.
Gustavo Zícari con el Mejor ejemplar (macho Californiano) de la exposición de este año.

 

La mejor hembra (Holandés de Fantasía) de toda la muestra.
La mejor hembra (Holandés de Fantasía) de toda la muestra.

 

Este año en la 34ª Expo Otoño de la Sudec, gremial de la Asociación Rural del Uruguay, presidida por Dardo Dutra, participaron 175 ejemplares, de cinco razas, pertenecientes a 25 cabañeros de Canelones, Carmelo, Dolores, Montevideo, Rocha y San José.

El jurado estuvo integrado por Gustavo Zícari, Nélson Pera y Antonio Domínguez.

El premio al Mejor ejemplar de exposición sin distinción de raza ni sexo fue para el ejemplar de la jaula 50, un macho Californiano, expuesto por la cabaña de Luis Chiappino, de Montevideo.

La Mejor hembra de la exposición fue la de la jaula 66, de la raza Holandés de Fantasía, expuesta por la cabaña La Revancha, de Andrea Vergara, de Montevideo.

Los grandes campeones en cada raza fueron: raza Californiano, Gran Campeón fue el mencionado de la jaula 50 y Gran Campeona la de la jaula 54, de Chiappino; raza Neocelandés, Gran Campeón el de la jaula 93, de la cabaña Los Viejos, de Hugo Piva (Carmelo), y Gran Campeona la de la jaula 150, de Chiappino; raza Holandés de Fantasía, Gran Campeón el de la jaula 74, de la cabaña Grahe, de Héctor Rosa, de Montevideo, y Gran Campeona la ya mencionada de la jaula 66; raza Chinchilla, Gran Campeón el de la jaula 10, de la cabaña 3M, de Dardo Dutra, de Montevideo, y Gran Campeona la de la jaula 15, también de 3M; raza Rinhelander, Gran Campeón el de la jaula 19, de 3M (no hubo Gran Campeona).

También se seleccionaron las Mejores promesas de la exposición en cada raza, en cuyo marco como Mejor promesa de toda la exposición fue seleccionada la hembra de la jaula 90, de la raza Neocelandés, expuesta por Los Viejos.

Finalmente, tras ser evaluadas las calificaciones del jurado, se otorgó el premio al Mejor cabañero a Luis Chiappino.

“Este año, en el marco de un alto nivel en cada raza, destacó especialmente la evolución en los ejemplares de la raza Chinchilla, un crecimiento a nivel del fenotipo del Californiano y la gran cantidad de expositores”, comentó Zícari.

El jurado, además, destacó el valor de la actividad de admisión sanitaria, en cuyo marco el 100% de los animales que se presentaron presentaron un estado óptimo y participaron de las calificaciones y posterior exhibición en las jaulas.

Los ejemplares expuestos están en su mayoría a la venta, para todo público, con precios que van desde $ 1.000 a $ 6.000, lo que depende de las aspiraciones de los cabañeros y en gran medida de los premios alcanzados.

Dutra, presidente de la Sudec, agradeció a todo el público por el respeto y a la organización de la Semana Criolla, la Intendencia de Montevideo, que no solo cede las instalaciones para realizar la muestra, sino que además colabora con los premios y la logística.

Fuente: Observa

Publicidad