30 de marzo de 2018 11:56 AM
Imprimir

The Economist asegura que el crecimiento económico de Uruguay “avergüenza” a Brasil y Argentina

La prestigiosa revista The Economist publicó un informe sobre la marcha de la economía uruguaya durante los tres gobiernos del Frente Amplio y destacó que el crecimiento de Uruguay “avergüenza” a los gigantes Brasil y Argentina. Asimismo, remarca que el ingreso de Uruguay por persona “es el más alto de América Latina”.

Bajo los títulos: “La magia de Montevideo”. “Crecimiento económico récord en Uruguay” y “Cómo un país pequeño supera a sus vecinos”, la revista remarca las distintas medidas que han adoptado los gobiernos frenteamplistas desde 2005 a la fecha para generar el crecimiento de la economía.

“Después de largas recesiones, Brasil y Argentina siguen vitoreando cuando aparecen buenas noticias económicas. Mientras que el pequeño Uruguay, intercalado entre ellos, está acostumbrado”, se indica en el informe.

Asimismo, recuerda que el pasado 22 de marzo, el Banco Central del Uruguay informó que el PIB creció un 2,7% en 2017, “llevando la racha de crecimiento del país a 15 años, la expansión más larga de su historia”.

El crecimiento de Uruguay desde 2011, “cuando los precios mundiales de las materias primas comenzaron a caer, avergüenza a sus vecinos (ver cuadro). Su éxito muestra el valor de la apertura, las instituciones sólidas y la inversión en know-how”.

Fuente: The Economist.

Fuente: The Economist.

“El desastre económico más reciente de Uruguay fue en 2002, después de que Argentina incumplió con su deuda. Los argentinos sacaron su dinero de los bancos en Uruguay, lo que provocó una corrida bancaria. Gracias a un rescate del FMI, evitó el incumplimiento. Eso le ganó mucha confianza a los inversores”, expresó Jesko Hentschel, director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay.

A partir de entonces, “los líderes de Uruguay se dieron cuenta de que la economía necesitaba diversificarse”.

The Economist destaca que “el Frente Amplio, una coalición izquierdista que ha gobernado desde 2005, comenzó un esfuerzo para ‘desacoplar’ a Uruguay de sus vecinos”.

Durante las dos presidencias de “Tabaré Vázquez, un oncólogo que gobernó desde 2005 hasta 2010 y nuevamente desde 2015, y la de José Mujica, un exguerrillero que ocupó el cargo entre los dos mandatos de Vázquez, el gobierno creó regímenes fiscales especiales y estableció zonas económicas para atraer inversión”.

En tal sentido, “Uruguay ingresó a nuevas industrias, como software y servicios audiovisuales, que exportaban a nuevos mercados”.

Entre 2001 y 2016, la participación de las exportaciones destinadas a Brasil y Argentina “disminuyeron del 37% al 21%”.

La publicación indica que recientemente “el gobierno ha invertido en aumentar la productividad”.

Destaca que “el gasto público en ciencia y tecnología aumentó en un 73% en términos reales entre 2007 y 2015”.

Uruguay vende más carne que Argentina

Mientras Argentina “impuso aranceles de exportación a la carne para mantener bajos los precios internos, Uruguay se convirtió en el primer país latinoamericano en hacer que todas sus exportaciones de carne sean detectables electrónicamente (trazabilidad) una forma de asegurar a los compradores que los problemas como la fiebre aftosa se detectarán temprano”.

“Entre 2005 y 2012, las exportaciones de carne de res de Argentina disminuyeron en tres cuartas partes; Uruguay ahora vende más que su vecino”, indica la publicación.

Al mismo tiempo, remarca que los gobiernos de FA “se apegaron a las políticas económicas ortodoxas que heredaron y a prácticas que hacen que el país sea atractivo para los inversionistas, como mantener los impuestos bajos y el poder judicial independiente de la influencia política”.

“La fórmula ha funcionado. Uruguay siguió creciendo después de que Brasil y Argentina entraron en recesión en 2014”, se resalta.

Por otro lado, “la clase media, según la definición del Banco Mundial, creció del 39% de la población en 2003 al 71% en 2015. El ingreso de Uruguay por persona es el más alto de América Latina”.

No todo es color de rosas

Pero aclara que “no todo es color de rosas”. Porque “el crecimiento cayó en 2015 y no ha recuperado su antiguo nivel”.

“La economía aún parece demasiado dependiente de las exportaciones, que representan una quinta parte del PIB. Tanto la inflación, en el 7%, como el déficit presupuestario excluyendo los pagos de intereses, en el 3,5%, son demasiado altos”.

Uruguay tiene “mercados laborales rígidos. El sistema educativo necesita una reforma, y la población está envejeciendo”, advierte The Economist.

“Los uruguayos se están concentrando en su descontento. Un movimiento de trabajadores rurales está exigiendo impuestos y facturas de electricidad más bajos. Sus protestas han durado semanas, arrastrando las calificaciones de aprobación del gobierno a un mínimo histórico de 27%”, remarca la publicación.

Indica, además, que en las próximas elecciones “el FA podría perder el poder por primera vez en 15 años. Eso terminaría al menos con una de las rachas ganadoras más largas de América Latina”.

Fuente: www.lr21.com.uy

Publicidad