3 de abril de 2018 13:08 PM
Imprimir

“El año pasado tuvimos 36 barcos con más de 40 metros pescando langostino”

El subsecretario de Pesca de la Nación, Juan Bosch, explicó que el límite establecido en la Resolución 1113/88 acumuló excepciones a través de los años, por lo que podría modificarse.

El debate sobre cómo administrar la pesca de langostino tiene en la Resolución 1113/88 a uno de sus núcleos. Hace tres décadas y en otro contexto, la norma fijó una eslora total de 40 metros como limitante para que los buques puedan acceder a la pesquería.

Sin embargo, en los últimos treinta años se han ido acumulando excepciones. Es decir, un número importante de buques que supera ese metraje ha operado sobre el recurso. El detalle, entonces, alienta una posible reforma normativa.

En 2017, pescaron langostino 36 barcos que tienen una eslora de arqueo (la que considera Prefectura para el Registro de la Pesca), superior a los 37 metros. Eso da más de 40 metros en la eslora total”, confirmó el subsecretario de Pesca de la Nación, Juan Bosch, en diálogo con Pescare.com.ar.

La lista de embarcaciones con una eslora de arqueo mayor incluye a “Uchi” (54,2 metros), “Conarpesa I” (52,5 metros), “Altalena” (55,8 metros), “Mar Esmeralda” (53,5 metros), “Xeitosiño” (51,7 metros), “Bouciña” (41,5 metros), “María Eugenia (51,9 metros), “Álvarez Entrena Uno” (39,4 metros), “Paku” (39,1 metros), “Jueves Santo” (39,5 metros) y “Argenova XXV” (39,7 metros), entre otros.

Lectura de la realidad

En este sentido, Bosch concluyó que una normativa plagada de excepciones es una normativa que no se aplica, por lo que el Consejo Federal Pesquero tiene por delante resolver qué lugar otorgarle o reformarla.

“Tenemos que hacer una lectura de la realidad para luego buscar lo que mejor le conviene al caladero, a los empresarios y a la Argentina. Creo que ha habido un montón de injusticias por un montón de lados. ¿Por qué algunos sí y otros no?”, se preguntó.

Está claro que la intención de las autoridades no es retirar a los barcos que hayan ingresado por las excepciones aplicadas por el Consejo Federal Pesquero o la Subsecretaría de Pesca en distintas épocas; lo que se busca es igualar las condiciones.

Parámetros de Prefectura

Es necesario considerar para la discusión que Prefectura mide por un lado la eslora de arqueo, que va al certificado de la matrícula; y por el otro, la eslora entre perpendiculares, que se considera para el francobordo o capacidad de carga. Los trazos de ese trabajo fueron expuestos días atrás en el Consejo por miembros de la fuerza.

“Ellos la eslora total no la toman nunca, no la miden. Desde el año 82, Prefectura considera esas dos variables, de acuerdo a lo que se desprende del Reginave (Régimen de la Navegación Marítima Fluvial y Lacustre). Lo más probable es que el año 88 cuando se hizo esta norma no se haya consultado con Prefectura”, detalló Bosch.

Luego, amplió: “A muchos barcos se le ha aplicado la eslora de arqueo y a muchos, la eslora entre perpendiculares. Además, ha habido una serie de excepciones que han permitido que hoy haya barcos de 50 metros o 52 metros pescando”.

Establecer límites

De todas maneras, aclaró que la intención no es derribar cualquier límite: “La Resolución 1113/88 ha sido efectiva en su momento. Yo tampoco quiero barcos de 55 metros pescando, pero no es razonable que la norma diga una cosa y en la práctica se haga otra. No es razonable generar excepciones para todo el mundo. Tenemos que empezar a resolver y buscar una solución que sea igual para todos”, proyectó.

La idea es tener un nuevo plan de manejo antes de que comience la temporada en aguas nacionales. Teniendo en cuenta que el año pasado, la luz verde se encendió a mediados de mayo, en los próximos 45 días debería emerger.

En la agenda también está discutir las horas de navegación y la forma de trabajar la materia prima a bordo. Todas formas de acotar la operatoria, buscando un producto final de mayor calidad y valor para el mercado.

“Hay que seguir utilizando lo que sirve y lo que no, cambiarlo, mejorarlo o corregirlo. Tenemos que trabajar sobre la calidad de lo que se pesca, relentizar los procesos y cuidar el recurso”, expuso Bosch, al tiempo que subrayó la participación a todos los actores involucrados.

En cualquier caso, el subsecretario recordó que hoy un barco congelador puede pescar entre 12 y 14 toneladas por día y un fresquero de 25 metros de eslora, 40 toneladas. “Todo eso está sobre la mesa en el Consejo”, finalizó.

Fuente: Pescare

Publicidad