4 de abril de 2018 14:18 PM
Imprimir

Kiwis de Saladillo ya se consumen en toda la región

En la chacra que pertenece a su padre, ubicada a 9 kilómetros de la ciudad cabecera, Deluca tiene alrededor de 400 plantas y este año la producción anduvo cerca de los 8 mil kilos

En una chacra del paraje Emiliano Reynoso del partido de Saladillo, el microemprendedor Oscar Deluca llevó adelante otra importante producción de kiwis.
Este año fue muy bueno, en lo que respecta a la producción. De hecho, el tamaño de los kiwis fue superior al registrado en 2017, al igual que la calidad y el gusto.
Se trata de la variedad Summer, que es más temprana que la Hayward. En lugar de abril, se cosecha en los primeros días de marzo.
En la chacra que pertenece a su padre, ubicada a 9 kilómetros de la ciudad cabecera, Deluca tiene alrededor de 400 plantas y este año la producción anduvo cerca de los 8 mil kilos.
Iniciado hace ocho años, el microemprendimiento fue de menor a mayor y hoy los kiwis producidos en Saladillo se consumen en toda la región.
“Es una especie que lleva mucho mantenimiento durante todo el año. Hay que podarla, atarla y protegerla. En la época de polinización, se hace un raleo de flores y pimpollos para que no se exceda en frutos”, expresó el productor.
Debido a la importante sequía de la temporada estival, este año hubo que hacer especial hincapié en el riego artificial. Las plantas eran regadas dos veces por día. “Gracias a Dios, la producción fue buena”, expresó Deluca.

 

Ventas en la región
En cuanto a las ventas, el productor señaló que, a través del Municipio y el INTA, este año llegaron a municipios como Las Flores, General Alvear y Azul.
“Calculamos que en quince días más, estaremos terminando la temporada”, indicó Deluca, al tiempo que valoró los aportes energéticos de esta fruta.
En efecto, el kiwi tiene mucha vitamina C y equivale al consumo de seis naranjas. También es rica en calcio, fósforo y potasio, entre otras bondades.
“Ya estamos pensando en la próxima campaña. Cuando empiezan a caer las hojas, hay que comenzar a podar”, dijo Deluca, saladillense que desde hace años reside en Mar del Plata desempeñándose como kinesiólogo. Junto a su esposa María Dellatorre, de profesión contadora, lleva adelante este interesante emprendimiento.
Cada tres semanas, viajan a Saladillo para atender la plantación durante el año. “La verdad es que estamos muy contentos. Vale la pena el esfuerzo. Agradecemos a Saladillo por su acompañamiento”, finalizó.

Fuente: www.sintesisagraria.com

Publicidad