5 de abril de 2018 11:19 AM
Imprimir

Faltan huevos en las góndolas y los que se venden subieron un 60%

Fue en sólo dos meses. Productores culpan al calor y a la sequía. También dicen que el precio venía retrasado.

El huevo es un alimento muy nutritivo, casi infaltable en los hogares argentinos.En promedio, en el país cada persona consume 274 unidades por año. Por eso, en las carnicerías, verdulerías y granjas hay en estos días sorpresas y quejas de los clientes.

Sucede que, en los últimos meses, una serie de factores afectaron la actividad, la producción cayó y la escasez impactó con fuerza en el precio.

Tanto que ahora, según relevó Clarín en negocios porteños, la docena pasó a costar entre $ 40 y $ 66. Eso representa subas del 50 al 70% en sólo dos meses, teniendo en cuenta que en febrero 12 huevos podían conseguirse a entre $ 30 y $ 40.

El problema se evidencia en la poca cantidad que hay en las góndolas de algunos supermercados y granjas.

También lo admiten en la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA), donde confirman que hay fuertes aumentos y también escasez. Javier Prida, presidente de CAPIA, reconoce que en lo que va de este año el huevo subió un 57% en promedio en todo el país, con variaciones que en algunas regiones fueron del 50% y que en otras llegaron a 63%.

“Se debe a que no hubo aumentos para el productor desde septiembre del 2015. Había que hacerlo porque los precios estaban muy atrasados.

Todo lo que rodea a la producción de huevos había aumentado, menos el propio producto”, plantea.
Según la cámara, el sector estuvo afectado por muy altas temperaturas en enero y febrero, que hicieron morir a muchos animales y generaron que el resto de las gallinas comiera menos, bajando la producción.

También dicen que influyó el aumento del dólar, porque muchos de los insumos están atados a la cotización de esa moneda. Por otro lado, apuntan a que la sequía encareció el precio de la soja y el maíz, ingredientes clave del alimento balanceado para las gallinas.

Y cuentan que, al tener precios “retrasados”, no pudieron “renovar los lotes productivos” al ritmo debido: “Estábamos trabajando con gallinas viejas, que producen menos”.

“El maíz aumentó el 240% desde septiembre de 2015, la soja un 160%, los envases alrededor del 150% y la electricidad subió un 900%. Todo eso provocó que el huevo que le llega aL cliente ahora se encuentre más caro.

De todas maneras, creemos que el huevo continúa siendo un alimento barato”, agregó Prida.
Lo que explican en la Cámara Avícola se refleja en los comercios. Por ejemplo en la Granja Alhu, de Congreso, Hugo, el dueño, contó que desde hace dos semanas no puede poner más los huevos a la venta: “Aumentaron tanto que me da vergüenza y prefiero no venderlos al público. Sólo los usamos para las milanesas o las comidas especiales. El cajón de huevos (que contiene 12 maples) antes nos salía $ 600. Pero ahora nos cuesta $ 880. Está más caro que el cajón de pollo, que está a $ 670, eso nunca lo vi”, se sorprende el vendedor.

En los súper también se ven los faltantes.

En las góndolas de un Día%, ubicado en Constitución, sólo había tres cajas de 12 unidades, a $ 43 cada una: “Nos prometieron que iban a venir más, pero hace rato está así”, contó un repositor. Algo parecido ocurría en un Coto del mismo barrio, que sólo tenía cajas de media docena, a $ 26 y $ 36 cada una, según el tamaño.

En una verdulería de la calle Sarandí al 1400, la docena está a $ 45 y el maple, a $ 90. Allí el alza fue de un 50%, según los dueños. En la avenida Entre Ríos al 1098, los pocos huevos que quedaban se mostraban a $ 40 la docena: “Se nota la escasez. Desde hace varias semanas los clientes vienen y tenemos que decirles que no nos quedan más. Según nos contaron, es por las inundaciones”, decía María, una de las dueñas.

En realidad, Prida le explica a Clarín que el faltante se inició con algunas acciones que se tomaron desde noviembre pasado: “Se faenó una cantidad por encima de la media. A eso se sumó el calor, que provocó la reducción de lotes, y las gallinas que quedaron no son tan productivas. Todo eso provocó la escasez”. Ante la pregunta de cuándo volverá la situación a la normalidad, Prida dijo que para eso faltarán algunos meses: “Se empezará a normalizar alrededor de julio y agosto, pero hasta ese momento el precio seguirá subiendo”.

Fuente:

Publicidad