5 de abril de 2018 11:29 AM
Imprimir

Trabajo estable después del retiro voluntario en Chiarco

En las pymes “Pesquera Mar Chiquita” y “Nueva Explotación Marítima” de la ex Chiarco, se redujo la nómina de personal bajo convenio en más de un 30% pero ahora se trabaja toda la semana con merluza y reproceso de langostino.

El achique de la plantilla de personal en las pymes “Pesquera Mar Chiquita” y “Nueva Explotación Marítima” (NEMSA) en el frigorífico de la ex Chiarco, en Posadas 781, parece haberse detenido.

De los 70 trabajadores bajo convenio colectivo que quedaban a principios de año y que reclamaban mayor continuidad laboral, la empresa pretendía reducirlos a la mitad y abrió un registro de retiros.

“Finalmente fueron 25 los trabajadores que se adhirieron, quienes fueron indemnizados como marca la ley”, señala Abel Román González, jefe de Recursos Humanos del frigorífico.

REVISTA PUERTO visitó la planta en manos de capitales chinos desde 2014. Mientras esperábamos en la puerta el movimiento por la calle Ortiz de Zárate era similar al de un día feriado.

No se observaron obreros caminando con las botas puestas, ni camiones transportando pescado. Todo es silencio y quietud. Enfrente, todavía quedan mensajes para Lei-Lei, la empresaria china que manejaba el frigorífico YF8, en los muros exteriores.

La plantilla en las dos pymes ahora quedó conformada con ocho fileteros bajo convenio 161/75 y el resto de peones, envasadoras y camaristas, bajo el Anexo Pyme. Además hay un grupo de administrativos bajo el convenio de comercio.

“Por suerte la gente está trabajando bien. Los conflictos han quedado en el pasado. Salvo en los días previos a Semana Santa que el pescado entero subió casi un 50%, estamos trabajando de lunes a viernes”, remarcó el responsable de Recursos Humanos.

La materia prima que ingresa a la planta fundamentalmente es merluza y variado costero que se compra en muelle y langostino que se trae desde el sur. Al momento de la visita peones y envasadoras estaban clasificando pescado entero.

El marisco llega como cola en bloque congelado, la cual se clasifica y fracciona en bolsas de dos kilos con destino a la exportación. “Por ahora la cola ya viene pelada. No tenemos precio todavía para ver si podemos pelar acá”, subrayó González.

Las perspectivas para mantener la continuidad laboral en los próximos meses están centradas en la temporada de corvina en General Lavalle y el reproceso de calamar.

“Ojalá que la zafra de corvina sea mejor que la del año pasado porque eso contribuyó a los problemas que tuvimos. Nos falló ese pescado para que nuestra gente trabaje”, dijo el representante de la empresa.

Ahora que se redujo la nómina de personal apuntan a mejorar la calidad del producto elaborado. Con esa idea se descargaron más de 300 toneladas de vaina del Coral Blanco que almacenaron en cámara. “Veremos si se exporta así o podemos reprocesar una parte”, indicó González.

El directivo cree que la tormenta que sobrevoló a las pymes ya es cosa del pasado. “Creemos que cuando se abra la temporada en aguas nacionales podremos incrementar la producción y garantizar el trabajo para todas estas familias que nos siguen acompañando”.

Fuente: Revista Puerto

Publicidad