6 de abril de 2018 01:04 AM
Imprimir

Cómo impactará en las exportaciones de soja de la región el castigo de China a EE.UU.

Especialistas advierten que no sería directo el beneficio para Argentina y Brasil.

Ayer se registró un nuevo capítulo en el conflicto comercial entre China y  Estados Unidos. Una situación que afectó directamente a los mercados,
fundamentalmente de soja, ya que China anunció que impondrá aranceles del 25% a la importación de 106 productos estadounidenses -incluyendo soja, maíz, burlanda (DDG), algodón, trigo y carne, entre otros- en caso que Estados Unidos ponga en firme su nuevo esquema de aranceles para productos tecnológicos e industriales de origen chino.

En los mercados el efecto que se sintió sobre el complejo sojero fue
importante, por el peso que tiene la oleaginosa en la balanza comercial agrícola entra ambas naciones, ya que China es el principal importador mundial de poroto, comprando casi el 50% a Brasil, alrededor de un 40% a los Estados Unidos, y el 10% restante desde otros países, mayormente Argentina seguida de Paraguay. Inversamente, China es el destino del 60% de las exportaciones totales de soja de Estados Unidos, que para la campaña 2017/18 representa un volumen total de 37 millones de toneladas.

Un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario sostiene que para este año las exportaciones totales de soja de Brasil y Argentina en la presente campaña podrían ascender a 70,5 y 7 millones de toneladas, respectivamente, “si todo el saldo exportable de poroto de soja sudamericano se destinase a China, los despachos combinados de ambos países no alcanzarían a cubrir las necesidades de compra de China”.

Donald Trump subió aranceles industriales y tecnológicos y China respondió (Reuters)

Donald Trump subió aranceles industriales y tecnológicos y China respondió (Reuters)

Repercusiones

Agustín Tejeda Rodríguez, economista jefe de la Bolsa de Cereales de
Buenos Aires, sostuvo que las medidas que se aplicaron “son violatorias de los acuerdos que estos países han firmado en la Organización Mundial del
Comercio y golpean a la cuestionada Organización, y ponen una vez más en
tela de juicio al sistema en su conjunto. El sistema basado en reglas es un
activo muy importante, a conservar especialmente por países en desarrollo
como Argentina, que deberían de otra manera someterse a las decisiones
comerciales unilaterales de los países más poderosos”.

 

China es el principal importador mundial de poroto, comprando casi el 50% a Brasil, un 40% a EE.UU., y el 10% restante desde otros países, mayormente Argentina

Para Rodolfo Rossi, presidente de la Asociación de la Cadena de la Soja
Argentina (ACSOJA), los anuncios de China son en respuesta a las medidas
adoptadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre el acero y también sobre los cuestionamientos realizados por Trump a políticas Chinas de no respeto de la propiedad intelectual, costos laborales bajísimos, etc, que afectan a la economía estadounidense.

En 2017, Argentina exportó 7 millones de toneladas de soja

En 2017, Argentina exportó 7 millones de toneladas de soja

Rossi consideró que China con la soja, “toca un sector muy sensible para el
interior americano que apoyó decididamente al presidente Trump en su
elección y es un sector que se destaca por un lobby de primer nivel a favor de
su sector en lo local como internacional, pero realmente está tocando un
insumo imprescindible y necesario para el consumo de carne animal, cuyo
aumento en los últimos años, es un elemento que marca cuanto el pueblo chino mejoró su nivel de vida. Creo que China ha jugado una carta, quizá la más fuerte y sensible, en una mesa de negociaciones”.

 

¿Oportunidad para Argentina y Brasil?

Ante un avance de este conflicto comercial entre China y Estados Unidos, los
especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario, sostienen que Brasil se
estaría posicionando como el principal ganador en lo que se refiere a market share del comercio de soja en grano, “pero también podría suceder que China opte por sustituir parte de la importación de poroto por el subproducto terminado; es decir, importar menos poroto y más harina y aceite. En este último caso, nuestro país, como principal exportador mundial de ambos bienes, podría mejorar sus colocaciones”.

 

China es el destino del 60% de las exportaciones totales de soja de Estados Unidos, que para la campaña 2017/18 representa un volumen total de 37 millones de toneladas

Para Gonzalo Agusto, economista de la Bolsa de Cereales de Córdoba, “es
complicado que China reemplace la totalidad de su consumo por soja de otros orígenes, ya que al ser Estados Unidos el primer productor mundial de soja, provoca una disminución en los valores que se ofrecen por la soja en dicho mercado para poder compensar (aunque sea de manera parcial el arancel impuesto por China y poder seguir compitiendo con la soja de otros orígenes como Brasil y Argentina exentas de aranceles”.

Rossi comentó que Argentina no es un exportador importante de grano, “pues la mayoría se hace aceite y harina adonde somos los primeros exportadores mundiales, pero no a China”. Además, este año el país enfrenta una profunda sequía que provocará una caída en la
producción y no se podrá contar con buena calidad en el grano para ser
exportado. La industria necesita abastecerse y con un precio local que es
atractivo más allá del precio internacional, “los chinos deben importar este año cerca de 100 millones de toneladas de soja, y de trabar la oferta
norteamericana sólo una parte podría ser absorbida por Brasil”.

Por último, el presidente de Acsoja recordó que Argentina exportó el año
pasado unas 7 millones de toneladas de soja, pero este año no podría vender a China mucho más que ese volumen, ya que la sequía redujo las proyecciones de cosecha de 55 a 40 millones de toneladas.

Fuente:

Publicidad