9 de abril de 2018 04:15 AM
Imprimir

La Gobernación de Entre Rios prometió que no autorizará nuevos frigoríficos o acopiadores de pescados

Lo sostuvo el secretario de Producción en un encuentro que mantuvo con representantes de los cuatro frigoríficos pesqueros de Entre Ríos. “El recurso se viene recuperando paulatinamente, pero no para hacer alguna salvajada o algo por el estilo”, sostuvieron los empresarios.

La semana pasada se reunieron en Paraná el secretario de Producción provincial Alvaro Gabas y representantes de los cuatro frigoríficos ictícolas de Entre Ríos. Durante el encuentro, los empresarios expusieron algunas preocupaciones del sector, como la pesca y el acopio irregular por parte de empresas ajenas a la provincia y por los pedidos de autorización de capitales de afuera para instalar nuevos frigoríficos.

“Gabas se comprometió a no autorizar más a que nuevos acopiadores extraigan los recursos ictícolas de la provincia y que ningún frigorífico más se instale en Entre Ríos”, informó a ElDía Raúl Miller, presidente de la Cámara de Pescadores de Entre Ríos, el ente que nuclea a los empresarios provinciales.

“Le explicamos que hasta acá tenemos un cierto equilibrio y que el recurso se viene recuperando paulatinamente, pero no hay margen como para que se haga ninguna salvajada, sino para ir despacio, como venimos haciendo”, remarcó.

Actualmente, en Entre Ríos hay cuatro frigoríficos dedicados a la captura, el procesamiento y la exportación de pescados: Curimba S.A., Epuyen S.A., River Fish S.R.L. (todas radicadas en la ciudad de Victoria), y Lyon City, en la localidad de Diamante.

“Es fundamental que no  se autoricen más acopiadores y tampoco nuevas empresas. Es una cosa lógica porque de lo contrario se va a empezar a degenerar todo, y eso es precisamente lo que estamos evitando hoy. Hoy el pescador está ganando muy bien, y el acopiador también, por eso estamos todos muy unidos en esta cuestión. Estamos unidos porque hay un equilibrio”, detalló Miller.

La reunión de los frigoríficos con la Gobernación se produjo luego de una investigación publicada por ElDía, donde se denunció la actividad irregular en aguas del río Uruguay, a la altura de Villa Paranacito, donde el frigorífico TransFish, de la localidad bonaerense de San Fernando, acopiaba y pescaba en ese lugar de manera irregular.

La investigación determinó que esa empresa había extraído de ríos entrerrianos de 13 toneladas de pescado y que en las  guía de tránsito de productos de la pesca había declarado sólo 1 kilo. Según las estipulaciones provinciales, por cada kilo de pescada que una empresa no entrerriana saca del río debe pagar $4,50, por lo que este movimiento significó la extracción clandestina de unos 12.999 kilos de recursos naturales ictícolas de la provincia.

“Vemos  con muchísima preocupación este tema de TransFish, pero también el accionar de las empresas de Rosario y el resto de Santa Fe. Esto es una locura para el recurso y para el equilibrio”, remarcan los frigoríficos provinciales. Inclusive, desde algunos deslizan la posibilidad de que todas las maniobras de los frigoríficos bonaerenses y santafesinos cuentan con alguna connivencia por parte de algún funcionario provincial o algún mandatario municipal.

Miller, además, focaliza esta cuestión en la depredación que se realiza de manera irregular ahora y que se realizaría de manera legal si se permiten instalar más empresas en Entre Ríos: “Para que una empresa sea viable, se necesita una determinada cantidad de pescado. Pero al mismo tiempo, existe también un cupo de extracción, donde un organismo especializado dictamina que, por ejemplo del Uruguay, se puedan sacar tantas toneladas de pescado, y ni una más. Y ese cupo no cambia o aumenta si se instalan nuevos frigoríficos, por lo que se ve a empezar a hacer una sobreexplotación de vuelta”, advirtió y agregó: “Si el actual cupo es insuficiente para los que estamos, ¿cómo alguien puede pensar en aumentar en un 50% la cantidad la producción de este recurso natural?

De Buenos Aires y de Santa Fe

Sin embargo, no sólo frigoríficos bonaerenses como Transfish consideran que quieren instalarse en Entre Ríos, sino también varios de capitales santafesinos. “Es una locura, quieren instalar un 50% más de extracción en nuestros ríos. Independientemente de que ese pescado se vaya para exportación, el problema tiene que ver con que no te saquen ese valioso recurso de tus propios ríos”, afirmó el representante de los empresarios provinciales.

Una de las autorizaciones para la apertura de un nuevo frigorífico fue cursada por una empresa de la localidad santafesina de Puerto Gaboto: solicitó instalar una planta en la localidad de Puerto Las Cuevas, entre Diamante y Victoria, donde en un rango de 90 kilómetros están los otros cuatro frigoríficos. Según afirman los empresarios entrerrianos, la única intención de un pedido de esta clase es extraer el recurso de la provincia y llevarlo de nuevo para Santa Fe, donde sí se realizará el proceso, dejando todas las ganancias y rentas fronteras afuera de Entre Ríos

Aunque los frigoríficos entrerrianos se llevaron el compromiso del secretario de Producción y su palabra de que se iban a aumentar los controles para que no haya actividades irregulares y que no se iban a autorizar a nuevas empresas a operar en la provincia, Miller reflexionó de manera fatal si Gabás no cumple con lo que dijo: “Prefiero que se prohíba la pesca antes que vengan más empresas. ¿Por qué? Porque van a poner más gente en el río y lo único que van a hacer es empezar a sacar más y más, hasta que entonces comenzarán a buscar las piezas más chicas (actualmente, sólo se permite sacar sábalos mayores a 42 centímetros), como se hacía antes. Y esto será un verdadero retroceso y una catástrofe”, concluyó.

Fuente: www.eldiaonline.com

Publicidad