10 de abril de 2018 12:45 PM
Imprimir

La soja alcanzó su valor máximo en un año, pero el productor espera y no vende

La premura por hacerse de la soja en un escenario de caída de producción por la sequía, hizo que desde hace una semana las fábricas salgan a ponerle precio a la oleaginosa la cual alcanzó ayer los $6.400 la tonelada, lo que significó un alza del 1,6% respecto del viernes pasado. Se trata del valor […]

La premura por hacerse de la soja en un escenario de caída de producción por la sequía, hizo que desde hace una semana las fábricas salgan a ponerle precio a la oleaginosa la cual alcanzó ayer los $6.400 la tonelada, lo que significó un alza del 1,6% respecto del viernes pasado. Se trata del valor más alto del año, pero el productor prefiere esperar a levantar la cosecha y desde ahí decidir las ventas.

Al cierre de esta edición el portal oficial Siogranos mostraba negocios por 112.000 toneladas de soja contra los 198.359 toneladas del viernes vendido a un valor de $6.300. Este muestra a las claras que con ésta cotización se comercializó más que el día de ayer.

Desde la corredora Futuros y Opciones (FyO), su director Dante Romano señaló a BAE Negocios “que el productor no vende pese a que ayer se vio el valor más alto de la serie”.

Esto ser debe a que “negoció meses atrás un 30% de su producción que hoy con la caída del rendimiento por hectárea representa un 40%, por eso no venderá hasta saber lo que tiene realmente”, dijo el experto.

Según la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), “no sería para nada descabellado pensar que este guarismo haya podido aumentar parcialmente para lotes de importante volumen”. Operadores consultados manifestaron que se ofrecieron compras puntuales que llegaron a los 6.500 pesos.

Sucede también que la industria tras la suba externa de la harina de soja tuvo más margen para salir a ofrecer los $6.400; todo lo contrario se ve en la exportación que trabaja a contramargen.

Pero como ya se dijo el productor que por estos días se concentra en la cosecha se está encontrando con rendimientos muy bajos. Este dato fue percatado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires que sostuvo en su último trabajo que se vio una baja del 24% al 58% respecto del año pasado, lo que hizo que la producción sea ahora de 38 millones de toneladas, es decir 1,5 millones menos de las 39 millones informadas semanas atrás.

Hoy será clave los datos de producción mundial que publique el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). Se espera desde ya que corrija a la baja los datos de la Argentina.

La buena noticia si se quiere es que en Chicago, el precio de la soja pareciera alejarse de las discusiones por aranceles entre los EE.UU. y China, los cuales podrían estar llegando a un punto de entendimiento.

Una decisión no menor en la venta de la soja pasa por el trigo. Al respecto la BCR, afirmó que en los primeros nueve días de abril ya llovió el 56% del trimestre enero-marzo y donde el 60% de la región núcleo recibió lluvias por encima de los 50 mm de los 150 mm que necesita para lanzarse con todo el potencial en la próxima campaña de cereal. Expertos consultados manifestaron que el agua por caer no logrará recuperar el estado de las napas previo a la sequía.

Fuente: Bae

Publicidad