10 de abril de 2018 12:56 PM
Imprimir

Oficial: hasta el 30 de junio, se reduce 13% el peso mínimo de faena de terneras

El Gobierno publicó la resolución que reduce de 165 a 143 los kilos que debe tener, como mínimo, una hembra para ser faenada y no sufrir una penalización.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca del Ministerio de Agroindustria publicó este lunes la resolución 66/2018 en la que oficializó la medida de reducir el peso mínimo de faena de hembras, a raíz de la sequía.

Esta decisión, propuesta por la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales (Fifra), fue acordada durante la última reunión de la Mesa de las Carnes, y tiene como fin “transparentar” un fenómeno inevitable en este contexto, que es la necesidad de reducir la carga en los campos ante la floja oferta de pasturas por la falta de lluvias.

Según establece el texto normativo, esta reducción operará entre el 1° de abril y el 30 de junio, tiempo en que quedarán sin efecto los artículos 3° y 4° de la resolución de 2007 que estableció los pesos mínimos de faena vigentes en los últimos años.

A partir de ahora y por 90 días, “se sancionará la comercialización con destino a faena o la faena comercial de animales bovinos de las categorías mamones y terneros (hembras) cuyo peso de res con hueso lograda sea inferior a 143 kilos”, determinó el Ministerio de Agroindustria.

Esto es 13,3 por ciento menos que los 165 kilos que imponía la resolución 68/2007. Ese piso se mantiene para la faena de terneros.

 

Argumentos

En los considerandos de la resolución, el Gobierno aduce que “se produjeron déficits hídricos acentuados en las zonas de mayor producción ganadera de nuestro país, como ser en las provincias de Entre Ríos, Córdoba, La Pampa, centro y norte de Santa Fe, y en la cuenca del Río Salado en Buenos Aires”.

“En la necesidad de acompañar los esfuerzos de los productores pecuarios en este difícil contexto, no puede soslayarse que esta sequía severa y prolongada ha generado distintas consecuencias negativas que impactan de manera adversa en la actividad ganadera, generando inconvenientes en la producción de cría por la escasez de pasturas y la consecuente reducción en ritmos de engorde”, añade el texto normativo.

Y completa: “Estas circunstancias afectan especialmente a las hembras bovinas, quienes por su propia condición biológica requieren de mayor tiempo para lograr un peso adecuado a la normativa vigente, así como por las exigencias propias de la parición, lo que lleva a adelantar el destete a fin de aliviar a las hembras”.

Prosigue la resolución: “En virtud de las circunstancias expresadas, a las que hay que sumar las propias de la estacionalidad, los productores agropecuarios se encuentran ante la necesidad de evacuar la hacienda –sobre todo a las hembras –, y en muchos casos debe ser irremediablemente remitida a faena con pesos inferiores a los establecidos”.

Por último, el Gobierno admite que esta medida no es la ideal pero es inevitable, tal como lo señaló a Agrovoz el coordinador del Programa de Producción Animal del Inta, Aníbal Pordomingo: “La sequía demanda la adopción de medidas tendientes a minimizar sus consecuencias negativas, en tanto impactan de manera adversa sobre la actividad ganadera, bien que ello de modo provisional, y hasta tanto se supere la actual coyuntura”.

Fuente: AgroVoz

Publicidad