11 de abril de 2018 17:58 PM
Imprimir

La mejor manera de conservar las fresas más tiempo

Beneficios de esta fruta para tu organismo

Llega el mes de abril y los puestos de fruta se llevan de color rosa-rojo. Las fresas se convierten en uno de los productos más demandados en la cesta de la compra de muchas personas porque su consumo tiene múltiples beneficios para la salud, existen un montón de recetas fáciles y cómodas que preparar y su precio se ajusta a la economía de una persona con una renta media. Para que puedas disfrutar de esta deliciosa fruta por más tiempo, te contamos cómo limpiar y conservar las fresas durante más tiempo en el frigorífico. 

5 Consejos para conservar las fresas más tiempo

Según un estudio procedente de Estados Unidos acerca del medio ambiente, las fresas son una de las doce frutas y verduras que más pesticidas contienen. Por este motivo, antes de consumirlas se hace obligatorio lavarlas bien y consumirlas en un tiempo no muy corto, porque se trata de una fruta muy sensible, que no se aconseja manipularla mucho y que se deteriora con facilidad.

El calor, el transporte y la humedad son los tres enemigos de las fresas. ¿Te has fijado que la tarrinas de los supermercados que contienen este producto tiene unos agujeros? Eso es para que transpiren bien, no se oscurezcan y evitar la aparición de moho. Te vamos a contar la mejor técnica para conservar las fresas por más tiempo en el frigorífico. Antes, en el momento de la compra, debes tener en cuenta algunos aspectos: que tengan un color vivo, un olor fresco y su tallo esté en buen estado; desecha las que tengan un color pálido y aquellas con alguna parte verde o blanca.

1 Solo lávalas si vas a consumirlas. Si lo haces antes con la intención de meterlas en el frigorífico, se podrán estropear mucho antes debido a la humedad que pueden acumular

fresas conservar

2 Lo mismo ocurre con el tallo. Para conservar las fresas por más tiempo, déjalas con lo verde y solo quítalo en el momento de prepararlas para alguna receta casera (más abajo tienes algunas ideas) o para ingerirlas directamente.

3 ¿En el frigorífico o en un sitio fresco? Depende de cuándo vayan a ser consumidas. Por lo general, la fresa es una fruta que se mantiene correctamente durante cuatro o cinco días. Si las vas a comer el mismo día que las compraste, déjalas en un sitio fresco, oscuro y ventilado. Si, por el contrario, vas a tardar en consumirlas, ponlas en el cajón de la nevera para que no se sequen. Puedes hacerlo en el envase original que venía (siempre y cuando tenga agujeros) o colocarlas en un plato, taparlas con un papel sin que las roce y hacerle unos agujeros.

4 Antes de guardarlas, revisa una a una el estado de las fresas y elimina aquellas que no tengan un buen color para evitar que el resto se contamine. Y, muy importante, sácalas una hora antes de comerlas para que no estén tan frías y puedas saborearlas mucho mejor.

5 Si optas por congelarlas, puedes hacerlo enteras (conservarán mejor la vitamina) o en trozos y guardarlas en un recipiente donde las colocarás una al lado de la otra y nunca apiladas por alturas. Como te hemos comentado anteriormente, cuánto menos se manipulen mucho mejor. Por último, antes de meterlas en el congelador, recuerda lavarlas bien con agua, escurrirlas y secarlas suavemente con papel de cocina.

Beneficios de las fresas

¿Sabías que existen más de 600 variedades de fresas? Imposible probarlas todas, pero si aún te resistes a incluir esta fruta en tu dieta, quizás deberías conocer todos los beneficios de las fresas para tu organismo. ¡Atenta!

La mejor manera de conservar las fresas más tiempo

Trata la depresión

Las fresas mejoran el estado de ánimo y se hacen imprescindibles en aquellas personas que están pasando por un proceso depresivo gracias a su composición: son ricos en ácido valproico y en vitamina B1. Los arándanos también son muy buenos para tratar la depresión. 

Reduce el riesgo de ictus y ataques al corazón

Ayudan a reducir los niveles altos de colesterol, el riesgo de sufrir hipertensión e incluso el consumo de fresas o arándanos disminuye, en el caso de la mujer, las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio en un 32% o un ictus.  Las fresas son ricas en potasio, lo que ayuda a tener un corazón más saludable.

Perfectas para combatir el estreñimiento

Aquellas personas que tienen malas digestiones y, en consecuencia problemas de estreñimiento, deben seguir una dieta rica en fibra. Las fresas se pueden convertir en el mejor aliado para evitar la sensación de hinchazón abdominal y dificultad para evacuar. Si quieres sacarles más partido, consúmelas con cereales y el tránsito intestinal mejorará considerablemente. Otra de las ventajas es que te ayudarán a controlar e, incluso, a bajar de peso porque tienen muy pocas calorías (de 30 a 40 calorías por 100 gramos).

Recomendadas en el embarazo

fresas conservar

Otro de los componentes beneficiosos de las fresas para la salud y, sobre todo para las mujeres en estado de gestación, es el ácido fólico, una vitamina importante para un correcto desarrollo del bebé.

Alivia asma y alergias

Se recomiendan las fresas a aquellas personas que tienen un sistema inmunitario muy débil gracias a su contenido en vitamina C. Por ello, se convierten en un alimento imprescindible para los que sufren asma y alergia, ya que alivian algunos de los síntomas como ojos llorosos, mocos o urticaria.

Escudo contra el cáncer

Los antioxidantes que tienen las fresas trabajan contra los radicales libres, retrasando el crecimiento de los tumores. Un estudio realizado en China habla de que el consumo de esta fruta reduce notablemente las posibilidades de padecer cáncer de estófago.

Recetas para hacer con fresas

Desde ricas ensaladas hasta deliciosos gazpachos sin olvidarnos, por supuesto, de los postres. Las fresas ofrecen multitud de posibilidades para los amantes de la cocina. Aquí te dejamos con tres recetas para chuparse los dedos.

Ensalada de fresas, con espinacas y tomates

ensalada de fresas

¿Buscas algo rápido, sano y ligero? Esta ensalada es perfecta para ti. Limpia bien las espinacas, corta las fresas y los tomates, aliña con aceite sal y vinagre, y listo para sorprender a todos tus comensales. Un plato rico y muy colorido. ¡Les entrará por los ojos a tus invitados!

Gazpacho de melón y fresas

Algo fácil y refrescante para los días de calor. En un mismo bol corta las fresas y el melón. Mézclalo bien y tritura. Deja reposar en un recipiente en la nevera. Después, coge trocitos de pan, frielos en la sartén con un poco de aceite y échalos sobre tu mezcla. Dale un toque más exótico rayando un poco de lima sobre tu creación. ¿Sabes ya donde vas a servir este rico gazpacho? Coge una copa y adórnala con una hojita de menta.

Brocheta de frutas

¿Por qué limitarnos solo a las fresas si tenemos más frutas a nuestro alcance? Parte trozos de manzana, plátano, mango, piña y, sobre todo, de fresas. Colócalos sobre un palo de brocheta y tendrás un postre ligero y muy sabroso

Fuente: www.diariofemenino.com

Publicidad