18 de abril de 2018 11:55 AM
Imprimir

Cresta Roja no supera la crisis: protestas por un plan de 500 suspensiones

rabajadores de la avícola Cresta Roja protestaron ayer frente al Juzgado Comercial 18, en la Ciudad de Buenos Aires, en rechazo del plan de 500 suspensiones que, según denunciaron, pretende implementar la firma Wade. Esta compañía, perteneciente a Granja Tres Arroyos, se está haciendo cargo de la operación tras la salida de Proteinsa, el consorcio […]

rabajadores de la avícola Cresta Roja protestaron ayer frente al Juzgado Comercial 18, en la Ciudad de Buenos Aires, en rechazo del plan de 500 suspensiones que, según denunciaron, pretende implementar la firma Wade. Esta compañía, perteneciente a Granja Tres Arroyos, se está haciendo cargo de la operación tras la salida de Proteinsa, el consorcio integrado por Ovoprot, Grupo Laclau y Tanacorsa, que se había hecho cargo de la firma a fines de 2015 tras la licitación encarada a partir del proceso de quiebra al que llevó la gestión de Rasic Hnos.

En dicho juzgado se tramita la quiebra “con continuidad” y la posibilidad que Wade se quede finalmente con los activos de Cresta Roja, tras la oferta de adquisición que realizó a Proteinsa y que ésta compañía habría aceptado el último 22 de marzo. Pero su plan de producción no cayó del todo bien entre los trabajadores, que continúan reclamando por la reincorporación de despedidos en gestiones anteriores, y que ahora denunciaron nuevas suspensiones.

“Vinimos en nueve micros unos 500 compañeros. Estuvimos primero en el Congreso, después tuvimos una reunión en el Ministerio de Trabajo, y luego manifestamos frente al juzgado a cargo de la jueza Valeria Pérez Casado. Rechazamos el plan económico de Tres Arroyos para retomar el ciclo de la producción porque comprende la suspensión sin plazo de casi 500 compañeros, en lo que representan despidos encubiertos”, afirmó un vocero de los trabajadores según citó la agencia Télam.

Los reclamos también se extienden a deudas en salarios, vacaciones y premios, y al no pago de indemnizaciones correspondientes. La compañía supo ser la segunda compañía productora de pollos a nivel nacional, con cerca de 3000 empleados y una producción pico de 400.000 pollos por día. Tras la quiebra y la llegada de Proteinsa (que asumió tras una oferta de u$s 121 millones) el plantel se redujo a 1800 trabajadores, con una producción en las dos plantas de alrededor de 60.000 pollos diarios.

Fuente: el Cronista

Publicidad