21 de abril de 2018 11:34 AM
Imprimir

La Unión Europea retira permiso de exportación a frigoríficos brasileños

En total se verán afectados 20 establecimientos.

La Unión Europea (UE) decidió retirar el permiso de exportación al bloque de 20 establecimientos brasileños de carne, “principalmente aves de corral”, más de un año después del estallido del escándalo de la carne adulterada. Los expertos de los países votaron “por unanimidad” a favor de “retirar a 20 establecimientos brasileños de la lista de aquellos cuyas importaciones de carne y productos cárnicos están autorizadas actualmente”, indicó una vocera de la Comisión Europea.

El ejecutivo comunitario propuso esta medida, que afecta “principalmente” al sector avícola y que entrará en vigor 15 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE, por “las deficiencias detectadas en el sistema oficial de control brasileño”, agregó en un breve comunicado.

Fuentes en Bruselas indicaron que varios de los establecimientos afectados por la medida pertenecen al gigante agroalimentario BRF, uno de los mayores exportadores mundiales de pollo y que recientemente se vio involucrado en un nuevo escándalo en Brasil.

La policía brasileña realizó a principios de marzo nuevas detenciones relacionadas con laboratorios acusados de ocultar la presencia de salmonela en productos de BRF, algunos destinados a la exportación a doce países, 80% de ellos a la UE, explicó entonces el ministerio de Agricultura.

Una fuente del gobierno brasileño indicó que, con la decisión, “la Comisión castiga a los establecimientos del grupo BRF”, recordando declaraciones a principios de semana del ministro de Agricultura de Brasil, Blairo Maggi.

Para esta fuente, la mayoría de los “11” establecimientos del grupo BRF afectados no están implicados en el escándalo. El resto estarían incluidos en la decisión por motivos diferentes a la operación y ninguno exportaría carne bovina al bloque.

El grupo ya se había visto salpicado en la primera etapa de la operación “Carne Fraca” (“Carne débil”) en marzo de 2017, cuando estalló el escándalo que implicó a agentes de los servicios sanitarios corrompidos para certificar como apta carne principalmente bovina adulterada.

Las autoridades brasileñas se comprometieron entonces con el ejecutivo comunitario a suspender la licencia de los establecimientos autorizados a exportar, a aumentar sus inspecciones y a llevar a cabo una auditoría del sector. Las empresas afectadas por la decisión no habrían respondido a las exigencias de los europeos tras varias auditorías en 2017 y 2018, según fuentes europeas.

Fuente: www.republica.com.uy

Publicidad