1 de mayo de 2018 09:59 AM
Imprimir

Como le sucedió a Etchevehere, el director de Forestación deberá tomar distancia de sus empresas

El director nacional de Desarrollo Forestal Industrial, Nicolás Laharrague, tendrá que renunciar en los próximo días a los cargos que ocupa en el directorio de varias empresas del rubro forestal, y a la vez tomar distancia de la Asociación Forestal Argentina (AFOA), si lo que quiere es mantener su actual posición en el gobierno de Mauricio […]

El director nacional de Desarrollo Forestal Industrial, Nicolás Laharrague, tendrá que renunciar en los próximo días a los cargos que ocupa en el directorio de varias empresas del rubro forestal, y a la vez tomar distancia de la Asociación Forestal Argentina (AFOA), si lo que quiere es mantener su actual posición en el gobierno de Mauricio Macri. Si no lo hace, según le advirtió la Oficina  Anticorrupción, estará incumpliendo la Ley 25.188 de Ética en el Ejercicio de la Función Pública.

El 14 de marzo pasado, la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, le envió una carta a Laharrague, en la que lo puso al tanto de “posibles irregularidades en su reciente designación como Subsecretario de Desarrollo Foresto Industrial del Ministerio de Agroindustria, principalmente en virtud de sus antecedentes laborales y los vínculos que aún lo unirían a empresas del sector forestal”.

Laharrague ingresó en diciembre como subsecretario (aunque en abril fue degradado a director nacional) de la mano de Luis Miguel Etchevehere. Y curiosamente, a partir de la comunicación de la OA, deberá seguir pasos similares a los que debió dar su superior, el ministro.

Envuelto en un escándalo por haber cobrado un bono de 500 mil pesos de su ex empleadora, la Sociedad Rural Argentina (SRA), Etchevehere no solo debió devolver ese dinero por recomendación de la OA sino que antes de asumir había renunciado a su condición de socio y presidente de esa institución centenaria. Además, un reciente decreto de Mauricio Macri lo “exoneró” de tomar decisiones oficiales respecto de la SRA y de un conjunto de empresas de su grupo familiar.

Salvo por el bono, el del titular del área forestal es un caso muy parecido, ya que todavía pertenece al directorio de al menos cuatro sociedades vinculadas con el negocio de la producción maderera y mantiene un vínculo directo con la conducción de la AFOA. Esto es lo que pudo determinar la OA con muchas facilidad, luego de actuar “de oficio” ante el caso Laharrague y de recibir, el 30 de enero pasado, una denuncia anónima que daba cuenta de la incompatibilidad en que se había incurrido al designarlo.

De la información a la que accedió la Oficina de ética pública surgieron vinculaciones entre el Director Nacional de Forestación con las siguientes empresas:

  • EL MOCONA SA, que tiene como actividad principal la extracción de productos forestales de bosques nativos y, entre las secundarias, la cría de ganado bovino y bubalino, además de hoteles y turismo.  Luego de varios pasos por el directorio, Laharrague fue designado el 14/08/2017 como presidente de la sociedad.
  • PUERTO LAHARRAGUE SA. Es una empresa dedicada a la extracción de productos forestales de bosques cultivados y nativos. El funcionario pertenece a su directorio desde 2007 y el 27/07/2017 fue designado vicepresidente.
  • LAHARRAGUE CHODORGE SA. Su actividad principal es la fabricación de hojas de madera para enchapado, fabricación de tableros y paneles; y la secundaria es la venta al por mayor de productos de madera, además de prestar servicios inmobiliarios. El funcionario fue parte de su directorio entre mayo de 2015 y noviembre de 2017.
  • MIRASOLES SA. Se trata de una empresa dedicada a la explotación de establecimientos agrícolas, la industrialización y comercialización de todos los frutos productos y subproductos derivados de su actividad
    agropecuaria. Laharrague fue designado presidente de la sociedad el 11/11/2014.
  • Respecto de la ASOCIACIÓN FORESTAL ARGENTINA se averiguó que entre sus asociados figura PUERTO LAHARRAGUE SA y que cuando en noviembre de 2017 Osvaldo Vasallo fue reelecto como presidente de la entidad, Laharrague formaba parte de su equipo, ocupando el cargo de Secretario. En la actualidad, en ese puesto figura Carlos Scarnichia, quien también actúa en representación de la misma empresa.
  • En septiembre de 2017, antes incluso de que se conociera que Etchevehere sería el nuevo ministro de Agroindustria, Laharrague participó como empresario junto a Vasallo y otros integrantes de AFOA en la primera reunión de la Mesa Forestal junto al Presidente Macri.

En su carta a Laharrague, Alonso le recordó que según los artículos 3 y 17 de la Ley 25.188, “usted se encuentra impedido de ejercer funciones o actividades incompatibles con su cargo de subsecretario”. En particular, “tiene vedado dirigir, administrar, representar, patrocinar, asesorar o, de cualquier otra forma, prestar servicios a quien gestione o tenga una concesión o sea proveedor del Estado, o realice actividades reguladas por éste sobre las que tenga atribuciones como Subsecretario de Desarrollo Foresto Industrial”.

En los casos mencionados, la Oficina Anticorrupción no mostró dudas sobre la irregularidad cometida: Laharrague “debió haber renunciado como condición para acceder a la función pública”.

¿Y hay vinculación directa entre las competencias de Laharrague como funcionario y los intereses del Laharrague empresario? Para muestra basta un botón, porque según pudo saber Bichos de Campo entre las órdenes de pago pendientes en el área Forestal del Ministerio -correspondientes a las nuevas implantaciones subsidiadas realizadas en 2013- habría al menos una a nombre de las empresas citadas.

Soltero y con solo 38 años de edad, vale aclarar que el principal responsable de la política forestal del macrismo nunca ocultó su relación con estas empresas ni con el sector maderero. Por el contrario, en su primera declaración jurada como funcionario, correspondiente a 2017, reconocer ser propietario de acciones de todas ellas.

Allí Laharrague se revela además como uno de los funcionarios más adinerados del gabinete de Etchevehere, con un patrimonio que roza los 65 millones de pesos.

Por Matías Longoni

Fuente: Bichos de Campo

Publicidad