16 de mayo de 2018 11:13 AM
Imprimir

Lluvias retrasan siembra de colza y pueden reducir el área esperada

Uruguay : Por Carlos Rydstrom. “El clima de ahora es el peor problema, había previsto mucha colza que ya debería estar sembrada o arrancando y no se hizo, no sabemos cómo van a estar esas chacras. Cuando se atrasa la siembra, baja el área” expresó el ingeniero agrónomo Sebastian Mazzilli a Informe Tardáguila. El experto en brassicas de la Facultad de Agronomía de la Universidad de la Republica brindó su opinión y sus predicciones para la presenta campaña de cultivos de invierno, en la que se espera un aumento significativo del área sembrada con colza, como publicó anteriormente Panorama Agrícola.

El ingeniero Mazzilli se manifestó optimista por el interés de los productores en la siembra de las brassicas, tanto de la colza como de la carinata ya que “cuando uno hace los números a priori, parece la mejor alternativa y más confiable”, al diversificarse las posibilidades comerciales para el productor, cada vez más privados brindan opciones alternativas a la de ALUR, muchas de ellas “despegadas al precio de la soja” y vinculadas a bolsas europeas que cotizan en euros. Este factor “genero ganancias diferenciales” por la fortaleza de la cotización del euro sobre el dólar americano para los productores que optaron estas vías de comercialización y no con la empresa de Alcoholes del Uruguay.

La disponibilidad de cultivares es acotada, pero Mazzilli no lo ve como una limitante, cultivares como Rivette y Granola que son de bajo costo son los más utilizados ya que los híbridos en el mercado “no muestran grandes ventajas en rendimiento que justifiquen pagar más”.

Existen dos lógicas operando en el sistema de acuerdo con Mazzilli, hacer colza para “tener margen”, aplicando tecnología e invirtiendo adecuadamente en insumos, o sembrar colza “para no hacer cobertura”, es decir, sembrar con el objetivo de “empatar” o “perder menos que con la cobertura” al ser un área pensada en la soja de la campaña siguiente, por lo que no se puede dar el lujo de retrasar la siembra si quiere sembrar la próxima soja en fechas optimas, esos productores son quienes reducirían su área de invierno. La mayor proporción de la colza se siembra en el sur, donde de acuerdo a algunos operadores, se lleva cosechada cerca de un 30% de la soja, y esto lógicamente retrasa la siembra. Con respecto a esto, Mazzilli dijo que “según datos, hasta el 20-25 de junio no hay problemas de siembra, pero la implantación se hace más complicada por la humedad y aumenta el riesgo de heladas” por lo que hay muchos escepticismo para sembrar en esas fechas, lo que sería otro factor de reducción del área. Otro factor importante es la presencia de herbicidas residuales en las chacras, que pueden afectar a la colza, esto reduce la capacidad de maniobra de los agricultores ya que “no se puede cambiar de chacra así nomás” concluyó el docente de Producción Vegetal en la Estación Experimental Mario A. Cassinoni (EEMAC).

No obstante al panorama adverso para la siembra, Mazzilli es optimista en cuanto al área final que se ha de sembrar y a los posibles rendimientos obtenidos, “el año pasado fue muy malo para la colza climáticamente” ya que las lluvias llegaron tarde para el Periodo Crítico de la colza, pero que sin embargo el rendimiento promedio fue de 1200 a 1300 kg/ha. Si este año se concreta como “Niña” o por lo menos sin excesos de agua en primavera, el rendimiento puede ser muy superior.

Fuente: Agrotemario

Publicidad