20 de mayo de 2018 00:16 AM
Imprimir

Ganadería ‘Paraguay basó su éxito en la alianza público-privado’

Ministro de Agricultura y Ganadería de Paraguay

Dentro de la región sudamericana, Paraguay, en el último tiempo, es considerada a nivel internacional como uno de los países de mayor producción de alimentos en el mundo. La pujanza va de la mano de la agricultura y la pecuaria y los altos niveles de rendimiento en producción alcanzados.

Marcos Medina, ministro de Agricultura y Ganadería del vecino país, en contacto con El Día, describe los pormenores de esos logros en el ámbito de la ganadería,  que además de la gran producción,  exportación de carne al mundo, supera las 350.000 toneladas anuales, cuando en Bolivia no supera las 5.000.

P. ¿Qué ha hecho Paraguay para constituirse en uno de los principales exportadores de carne?
M.M.: Paraguay, desde hace algún tiempo atrás ha iniciado un proceso de políticas públicas, las más importante de ellas tienen que ver con la sanidad animal. El estatus sanitario, particularmente, de la fiebre aftosa, es definitivamente la llave que abre mercados y que ha posibilitado que en un proceso de 15 años,  tengamos abierto al menos 110 mercados a la fecha.

Además, esos mercados significan exportaciones de 1.500 millones de dólares anuales, con un alto impacto en el producto interno bruto (PIB) de la cadena del valor que representa el 12%. Y genera una considerable cantidad de puestos de trabajo, aproximadamente el 14% de la población económicamente está vinculada a la cadena del valor de la producción bovina.

P. ¿En cuánto está el hato ganadero en este momento?
M.M.:  Actualmente alcanza a 14,0 millones de cabezas. Hemos tenido un crecimiento importante en los últimos 10 años, pese a que en los últimos tres nos hemos mantenido estables.

En esta última etapa nos hemos enfocado a maximizar la productividad y la calidad de la carne, de tal manera de poder mantener los saldos exportables y los ingresos al país.

P. ¿En términos de genética animal?
M.M.: Se ha hecho un trabajo muy importante y peculiar. Paraguay ha producido un tipo de genética adaptada al subtrópico. Tiene como característica la adaptación a las condiciones extremas de calor, humedad y los parásitos.  Pero también se ha incorporado las razas de genética europea que transmite características de precocidad,  fertilidad, calidad y terneza de la carne.

P. ¿Qué razas son las que predominan en esa pujanza?
M.M.:  Tenemos un tipo de ganado híbrido. Las principales razas son Brangus y Bradford, son razas cebuinas pero denominadas “sintéticas”. Es decir, tres octavas partes del animal es cebuino y cinco octavas partes es europeo, esa combinación hace tan particular a la ganadería paraguaya y las condiciones de producción. Actualmente, esas dos razas ocupan el 52% del total del hato ganadero del país.

P. ¿En un territorio pequeño, puede crecer más la carga animal?
M.M.:  Si ponemos en perspectiva, Paraguay tiene una superficie territorial similar a la de Alemania. Así que tenemos una baja tasa de densidad, en términos de carga animal.

En ese contexto, tenemos un territorio con dos regiones: uno es la oriental y otro es el chaco. En la región oriental tenemos el 97% de la población  con una cabeza por hectárea de animal; en cambio, en el chaco  solo se tiene el 3% de densidad poblacional, pero se registra 2,5 hectáreas por cabeza. Así que tenemos todo un país para desarrollar aún, principalmente en el chaco. Nuestra meta es llegar a 20,0 millones de cabezas, eso va a depender un poco de la tecnología y la eficiencia.

P. Y en volumen de producción de carne como país
M.M.: Nosotros producimos 650.000 toneladas de carne al año, de las cuales exportamos casi 380 mil, equivalente a un 67% exportamos al mundo y el 33% satisface al mercado interno.

P. ¿El consumo interno está satisfecho con esos 33%?
M.M.: Absolutamente. Hay que enfatizar que Paraguay es el tercer mayor consumidor de carne por persona al año del mundo, después de Argentina y Uruguay. Aproximadamente, cada habitante consume 40 kilogramos de carne percápita al año. Eso hace que la exportación también facilita que el consumidor local tenga cortes de carne de buena calidad y a buen precio. Tenemos muy buen margen de consumo, dado que el consumo promedio mundial solo llega a siete kilogramos.

P. ¿Cuáles fueron las políticas adoptadas para ese logro?

M.M.: Cada país, pueblo o Estado es libre en términos de cómo construir sus esquemas de desarrollo social y económico. En el caso nuestro hemos logrado consolidar una economía abierta. Si bien el Estado tiene presencia y supervisa los procesos, también tenemos una fuerte presencia del sector privado. Por ejemplo, para conseguir el estatus libre de la fiebre aftosa, se ha trabajado de manera conjunta y en alianza entre los sectores público privado. El compromiso de trabajar de manera ordenada y responsable entre público y privado es la única apuesta para crecer y desarrollarse.

20 Millones de cabezas
es el objetivo que Paraguay se propone alcanzar para su hato ganadero. 

Tenemos más de 110 mercados abiertos. De ese total el 65% está operando de manera constante. El tener un mercado abierto es una gran ventaja para balancear las exportaciones’.

Fuente:

Publicidad