21 de mayo de 2018 12:15 PM
Imprimir

Echevehere dice que “todos” apoyan la nueva Ley de Semillas, pero “todo” sería relativo

El ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, confirmó que el proyecto oficial para modificar la Ley de Semillas se encuentra en “instancias de presentarse en el Congreso”, donde el Gobierno aspira a que se debate y apruebe este mismo año. Tras regresar de su gira a China y Japón, Etchevehere, dijo sobre la discutida ley […]

El ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, confirmó que el proyecto oficial para modificar la Ley de Semillas se encuentra en “instancias de presentarse en el Congreso”, donde el Gobierno aspira a que se debate y apruebe este mismo año.

Tras regresar de su gira a China y Japón, Etchevehere, dijo sobre la discutida ley que reclaman los obtentores y multiplicadores de semillas desde hace años: “Entendemos que va a salir en este período legislativo del Congreso. Ya está el proyecto, el cual es el trabajo de un todo un año de todas las partes. Cuando me tocó participar de esas reuniones (como titular de la Sociedad Rural), todos los integrantes de la cadena trajeron un borrador, en base a eso se hizo un proyecto y está en instancias de presentarse en el Congreso”.

Pero al parecer el “todos” al que alude el ministro no sería del “todo” completo, pues algunas entidades rurales, la Federación Agraria y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), se reunieron días atrás para revisar ese texto, y no estarían conformes en como quedó la redacción de los funcionarios. Este tuit tan sugerente dio cuenta de estos  movimientos por fuera del “todos” anhelado por el Gobierno:

 

Jorge Solmi, el dirigente de la Federación Agraria Argentina que históricamente ha seguido este tema, participó de esa reunión y luego dejo en claro que su entidad todavía tienen reparos con la que sería la propuesta de consenso.

Hay tres puntos que cuestiona especialmente Solmi del borrador de proyecto que se les presento ante la cadena agrícola en diciembre pasado:

  • Al parecer se habría quitado del texto  la idea del “orden público”, que más o menos significa que lo decidido en la Ley no puede ser cambiado por decisión de las partes sino que se requiere de la intervención del Estado. Por ejemplo, en materia laboral, el patrón y el obrero no pueden ponerse de acuerdo para alterar las normas sino es delante del ministro de Trabajo donde deben discutirlo.
  • Otro de los temas que sigue en discusión es el de la “extinción de patente”. ¿Qué significa? Definir hasta donde tiene derecho el inventor de la rueda a cobrar por su invento, si solo cuando se la vende a las automotrices o con cada venta posterior de un auto. Al respecto, Solmi dijo que “nosotros estamos proponiendo que ese derecho se extinga cuando un cultivar se inscriba en el Registro Nacional de Propiedad de Cultivares, ya que ahí se agotaría la patente. El productores que utilice un evento comprando la semilla fiscalizada pagaría por la patente, pero nadie puede venir luego a reclamar por esa misma patente”.
  • El tercer punto del desacuerdo pasa por las denominadas “regalías extendidas”, que son aquellas que se cobran cuando el productor reserva parte de su cosecha para utilizarla como semilla el año siguiente. La posición de CRA, en este sentido, sería que el productor pague regalías solo cuando compre semilla certificada por primera vez, y que luego deje de pagar “regalías extendidas” si apela a su derecho de uso propio, siempre y cuando no se exceda de la superficie que hubiera podido sembrar con la cantidad de semilla que compró inicialmente. “Si compró para 10 hectáreas, no podrá sembrar al año siguiente más que eso con la misma variedad, pues no podrá multiplicar la semilla. Y si quiere más, debería volver al mercado a comprar semilla certificada”, explicó Solmi.

Como se ve, son diferencias de tenor importante, que provocan desde ya que el “todos” al que apela el ministro Etchevehere pierda fuerza y efecto. La disidencia de una o dos entidades gremiales, además, podría desencadenar en un intenso debate entre las diferentes fuerzas políticas del Congreso, y opacar el final feliz que imagina el Gobierno.

El Ejecutivo se juega todas las fichas a que la nueva ley salga dentro de 2018, ya no antes del Mundial, como prometió algún funcionario demasiado optimista, sino al menos antes de Navidad y Año Nuevo, o en el medio de ambas festividades, como ha pasado varias veces con leyes importantes.

En sus declaraciones, Etchevehere insistió en que la ley “es una herramienta muy necesaria, y que nos hace volver al mundo. Nosotros necesitamos tener, por un lado, la seguridad de que el que desarrolla tecnología, sea reconocido y también que se va a pagar”, agregó.

Fuente: Bichos de Campo

Publicidad