24 de mayo de 2018 00:41 AM
Imprimir

Conferencias: la Burlanda de sorgo como alimento para el ganado vacuno

Paraguay : El ciclo de cuatro charlas organizadas por Alur, a cargo del Ing. Agr. Álvaro Simeone, ya cumplió dos instancias muy exitosas en Paysandú, con 144 personas y en Tacuarembó con 125 asistentes. Este jueves, a la hora 18, será la tercera en la Asociación Agropecuaria de Artigas

Con el objetivo de mejorar los resultados económicos de las empresas ganaderas y mantener la performance de los vacunos, la Unidad de Producción Intensiva de Carne (UPIC), en su línea de utilizar suplementos combinados con el pastoreo y alimentación a corral, encontró en el DDGS de sorgo una alternativa más rentable para la producción animal.

“Nos encontramos con la disponibilidad de este alimento, hicimos un convenio con ALUR y comenzamos a evaluar la burlanda en todo el ciclo de la producción de carne: en la cría, recría y engorde”, comentó a Rurales El País el Ing. Agro. Álvaro Simeone.

El DDGS o burlanda es un subproducto del etanol que, después de procesos industriales, concentra proteínas, fibras y grasas que triplican sus valores nutricionales. Simeone explicó que en el mundo existe mucha información sobre este producto, aunque Uruguay cuenta con una particularidad: “En nuestro contexto se realiza con sorgo, mientras que en la mayoría de los países se utiliza con el maíz”.

Teniendo presente los altos niveles de proteínas del DDGS de sorgo, Simeone dijo que comenzaron las pruebas en las categorías más exigentes en proteínas, en terneros con destete precoz. Señaló que en esta categoría se suplementa con 1,1 kilo de ración con 18% de proteína y un valor de US$ 400 a US$ 450 la tonelada, al tiempo que la burlanda de sorgo tiene un 30% de proteína y un costo de US$ 200 por tonelada.

El experto comentó que fueron retirando la ración en pequeñas cuotas y fueron incorporando la burlada hasta llegar a un cien por ciento de este alimento. Y como resultado, explicó que “mantuvimos la performance del ternero, mejoramos la preñez de las vacas y bajamos los costos de producción”. Por tanto concluyó: “En un contexto de altos costos hacer la sintonía fina de mantener este equilibrio implica un resultado favorable en cualquier empresa”.

Fuente: El Pais

Publicidad