26 de mayo de 2018 10:48 AM
Imprimir

Tips para lograr una siembra de alto rendimiento

Durante el Congreso de Maizar se hizo foco en las tecnologías que se vienen en agricultura de precisión.

Las tecnologías de agricultura de precisión ya son una realidad en al agro argentino. Comenzaron a dar sus primeros pasos a fines de la década del 90 con el primer monitor de rendimiento. Y le siguieron los banderilleros satelitales, dosificación variable, los pilotos automáticos, los cortes por sección en sembradoras y pulverizadoras que evitan la sobre aplicación, los detectores de malezas para aplicación de herbicidas en forma localizada, la regulación completa de una cosechadora desde una pantalla táctil, entre otras tecnologías.

Pero las innovaciones siguen en este ámbito. Porque el objetivo es ser cada vez más eficientes y lograr mayor productividad en un contexto de números finos para cada cultivo.

En este sentido, uno de los paneles del Congreso de Maizar 2018 estuvo dirigido a estas tecnologías, con el foco en la siembra del maíz, fundamentalmente en la distribución de la semilla y en la profundidad de siembra. “La agricultura de precisión se ajusta muy bien al cultivo de maíz porque es muy sensible a cualquier tipo de estrés, por lo que se debe realizar una siembra de calidad”, comenzó explicando Fernando Scaramuzza, coordinador del Proyecto de Agricultura de Precisión del INTA Manfredi.

Fernando Scaramuzza, coordinador del Proyecto de Agricultura de Precisión del INTA Manfredi.

Fernando Scaramuzza, coordinador del Proyecto de Agricultura de Precisión del INTA Manfredi.

Para ello, aseguró que están realizando ensayos con el dosificador neumático eléctrico. Se trata de un pequeño motor eléctrico de bajo consumo, que se instala en cada cuerpo de siembra de la máquina y permite la dosificación de las semilla. Una de las principales virtudes que tiene el desarrollo es que la semilla es impulsada desde el dosificador hasta el fondo del surco mediante una corriente de aire a alta velocidad, esto permite aumentar la velocidad de avance y mantener la distancia uniforme.

“Crece la productividad de la sembradora porque de sembrar a 7 kilómetros por hora, que es lo recomendable con la tecnología tradicional, llegamos hasta 14 kilómetros por hora. Es clave cuando estamos apurados en la siembra por cuestiones de humedad en el suelo”, explicó el técnico del INTA Manfredi, quien agregó que la tecnología probada fue desarrollada por la empresa Plantium.

Si bien aclaró que aún no tienen números de rendimiento y rentabilidad porque el ensayo de maíz del año pasado lo perdieron por cuestiones climáticas y todavía están esperando cosechar los de este año, calculan que las pérdidas en rinde de maíz con el método convencional superan los 1.000 kilos versus la nueva tecnología.

“El coeficiente de variación a alta velocidad fue constante entre 6 a 14 kilómetros por hora. El eléctrico tuvo una excelente distribución en relación al testigo que traerá muchas pérdidas porque faltaron semillas o distribuyó dos semillas a la vez”, destacó el referente del INTAManfredi.

Asimismo, destacó los ensayos sobre la profundidad de la semilla. Con sembradoras equipadas con el sistema de control de carga (amortiguador hidroneumático) en el copiado hubo rangos aceptables para una correcta germinación y una emergencia uniforme frente al sistema tradicional de resortes.

Fuente: Clarin

Publicidad