1 de junio de 2018 10:20 AM
Imprimir

Descifran la parte del ADN de la raza Nelore relacionada con la calidad de la carne

Un grupo de investigadores han dado un paso importante en el uso de la información genética para mejorar la calidad de la carne y la eficiencia alimentaria en los bovinos de la raza Nelore. Lograron identificar regiones del genoma que controlan la expresión de los genes relacionados a esas características. El avance permitirá el uso […]

Un grupo de investigadores han dado un paso importante en el uso de la información genética para mejorar la calidad de la carne y la eficiencia alimentaria en los bovinos de la raza Nelore. Lograron identificar regiones del genoma que controlan la expresión de los genes relacionados a esas características. El avance permitirá el uso de la biotecnología para realizar mejoras con más precisión con el fin de obtener animales con un desempeño zootécnico mejorado y que ofrezcan carne de mejor calidad, características extremadamente interesantes para el mercado. La raza Nelore es la más común en Brasil y responde por el 80% del rebaño bovino nacional.

Una investigadora en Sao Paulo, Luciana Regitano, es parte del grupo que se desarrolla estos estudios. Según ella, la investigación logró juntar la información de los marcadores de ADN con la información de la cantidad de RNA de cada gen en el músculo del animal. Esta conexión permitió elaborar el mapa del genoma del Nelore para identificar las regiones que más interfieren en el nivel de expresión del gen, lo que la ciencia llama eQTL (Expresión Cuantitativa Trait Loci). La científica resalta que ese trabajo cierra una brecha en el conocimiento sobre el tema.

La información genética contenida en el ADN del Nelore no siempre se manifiesta en el animal. Las características ligadas a la calidad de la carne, como la suavidad y la cantidad de grasa subcutánea, por ejemplo, sólo se expresarán si, en determinado momento, el ADN puede transmitir esa información para que sea visible en el bovino. Para descubrir este mecanismo de transmisión, los científicos están invirtiendo en la conexión de información de diferentes orígenes.

“Cuando se inspeccionaron las regiones del genoma que regulan los fenotipos (que más contribuyen a la suavidad de la carne, a la cantidad de grasa subcutánea, a la eficiencia alimentaria u otras características visibles), se descubrió que no existen genes dentro de ellas, explicó Regitano. Es decir, aquellos puntos del genoma que más afectan la variación de suavidad, de cantidad de grasa, de concentración de hierro y otras características son desiertos génicos.

La gran laguna son los factores de regulación de la expresión. Cuando la investigación mapea esas regiones, está mapeando elementos regulatorios del genoma que afectan muchos genes simultáneamente, por lo que tienen una importancia tan grande en la variación del fenotipo, para saber si el animal es más productivo o menos productivo.

Los investigadores ahora esperan identificar cuáles son las mutaciones en los genes que propician la edición del genoma. En carácter experimental, la edición ya es hecha, pero uno de los grandes puntos aún en abierto es conocer qué mutaciones determinan un fenotipo como, por ejemplo, aquellas que resultarán en animales más productivos o menos productivos.

También descubrieron que hay regiones del genoma importantes para regular esa variación. “El genoma comienza a ser explorado y deja de ser una caja negra. El grupo ahora tiene condiciones de apuntar la región específica del cromosoma que explica la diferencia entre los animales “, afirma Luciana Regitano. Los científicos quieren saber cómo se expresan estas informaciones. Para ello, hicieron el secuenciamiento de todo el RNA mensajero y de los miRNAs del músculo de 200 animales, de los cuales ya tenían informaciones sobre calidad de carne. A medio plazo, la investigación va a favorecer a productores de ganado de corte de élite que van a poder beneficiarse de estimaciones más acuradas de valor genético.

A largo plazo, la población será favorecida, pues tendrá acceso a una carne más blanda y más sana, y los ganaderos tendrán sus costos de producción reducidos por medio de la mejora en la eficiencia alimentaria de los animales.

Fuente: Eurocarne

Publicidad