13 de junio de 2018 02:43 AM
Imprimir

Prevención y control de la enfermedad de Marek

El virus de la enfermedad de Marek “MDV” es un herpes virus sumamente contagioso que puede causar: Mortalidad Inmunosupresión severa Tumores Infiltraciones linfocitarias en diferentes órganos y tejidos Otros virus de la familia de los retrovirus también son capaces de causar enfermedades tumorales en reproductoras pesadas como las leucosis y la reticuloendoteliosis. Esporádicamente puede haber […]

El virus de la enfermedad de Marek “MDV” es un herpes virus sumamente contagioso que puede causar:

  • Mortalidad
  • Inmunosupresión severa
  • Tumores
  • Infiltraciones linfocitarias en diferentes órganos y tejidos

Otros virus de la familia de los retrovirus también son capaces de causar enfermedades tumorales en reproductoras pesadas como las leucosis y la reticuloendoteliosis. Esporádicamente puede haber infecciones mixtas de virus de Marek y retrovirus aviares, dificultando su diagnóstico; además, pueden encontrarse ocasionalmente tumores espontáneos de origen no infeccioso

La enfermedad de Marek continúa siendo una amenaza mundial para la salud, viabilidad y rendimiento productivo de reproductoras pesadas y el virus continúa evolucionando y ganando virulencia

Virus de Marek. Infección & transmisión

patología aviar

Es importante reconocer que, aunque la vacunación puede reducir el grado de infección y transmisión del virus, esta es incapaz de prevenir por completo la infección, replicación y liberación de virus patógenos en el ambiente. Es inevitable que aves sanas, productivas y libres de problemas clínicos sean portadoras de virus patógenos, convirtiéndose en una fuente de infección para otras aves.

Vacunas

Históricamente la vacunación ha sido un factor determinante para la prevención de la enfermedad y el crecimiento de la industria. La gran mayoría de las vacunas disponibles son a virus vivo y asociadas a células.

Vacunas a virus vivo

En la vacuna a virus vivo, el virus se replica y permanece dentro de células cultivadas para la producción de las vacunas, que pueden inyectarse:

patolgía aviar

Vacunas comerciales a virus vivo

Las vacunas comerciales a virus vivo incluyen:

patología aviar

Vacunas HVT

La vacuna HVT pueden combinar con vacunas de: Serotipos 2 -SB-1 y 301/B1- y/o serotipo 1 -CVI-988 (Rispens)-

Con la combinación de los serotipos 1 y 2 se maximiza el grado de protección. La combinación de HVT con Rispens es la más usada para proteger reproductoras contra virus sumamente virulentos

Vacunas recombinantes

Las vacunas recombinantes contienen HVT, que funciona como vector para la inserción de genes que codifican proteínas inmunizantes de otros virus. Inducen inmunidad contra el vector HVT y contra las proteínas expresadas del virus foráneo. Las vacunas recombinantes no deben ser usadas por sí solas en reproductoras, ni combinadas con otros virus HVT ordinarios o rHVT recombinantes ya que se comprometerá la respuesta a las proteínas del virus foráneo.

Es imprescindible seguir siempre las recomendaciones de las empresas productoras de vacunas. No deben incorporarse aditivos y/o antibióticos indiscriminadamente en los diluyentes de las vacunas

Manejo y preparación de vacunas

Las vacunas asociadas a células se conservan en nitrógeno líquido (-196°C/-320°F) y son reconstituidas en diluyentes específicos suministrados por el fabricante. Las vacunas libres de células son liofilizadas y refrigeradas, pero no se usan industrialmente. La reconstitución y administración de las vacunas debe realizarse siguiendo estrictamente los protocolos recomendados por el fabricante. La estricta higiene del cuarto de preparación de vacunas y del equipo de vacunación es un requisito imprescindible para evitar contaminaciones.

La importancia de la constante formación

Los procesos de almacenamiento, descongelación, reconstitución, higiene y administración de las vacunas requieren entrenamiento periódico y de auditorías rutinarias por especialistas en control de calidad internos y externos. Los productores deben consultar con veterinarios especialistas familiarizados con los productos disponibles, diferentes estrategias de vacunación, desafíos locales y procesos de selección, manejo, preparación y administración de vacunas.

Administración de la vacuna

La administración de vacunas in-ovo ha mejorado la protección contra enfermedades y se ha sugerido un efecto positivo en la respuesta inmune inespecífica contra otros agentes

patología aviar

La administración de una vacuna in-ovo seguida de una segunda dosis al nacimiento ha mejorado sustancialmente la protección en áreas con alta densidad avícola, granjas de edades múltiples y en operaciones que reutilizan la cama

Las vacunas ya reconstituidas deben mantenerse en refrigeración y deben administrarse en un periodo de 30 a 60 minutos, además de ser periódicamente agitadas con suavidad para prevenir la sedimentación de las células y garantizar una dosis uniforme.

Fallas de vacunación

Los pollitos no estarán protegidos hasta que el virus vacunal establezca viremia, lo que puede requerir 4-5 días. Es primordial disminuir el riesgo de infección temprana con virus de Marek y otros agentes inmunosupresores, que se logra mediante limpieza, desinfección, descanso sanitario y bioseguridad.

Factores que influyen en las fallas en la vacunación

  • Deficiencias en almacenamiento, manejo, preparación y administración de vacunas.
  • Títulos vacunales bajos o dilución excesiva de vacunas.
  • Uso de aditivos (antibióticos) que afectan el pH y/o la osmolaridad del diluyente.
  • Interferencia por otros virus a la respuesta contra la vacuna de Marek.
  • Exposición temprana a virus de Marek muy virulentos.
  • Inmunosupresión por otros agentes infecciosos (Gumboro o Anemia Infecciosa).
  • Factores de manejo
    • Estrés calórico durante el nacimiento, procesamiento o transporte.
    • Condiciones deficientes durante la crianza y desarrollo.
    • Alta densidad, insuficiente espacio de comederos y bebederos, distribución pobre de alimento, o bajo peso y desarrollo corporal.
  • Baja calidad de ingredientes nutricionales, altos niveles de micotoxinas o niveles inadecuados de nutrientes esenciales

 

Diagnóstico

Las lesiones tumorales pueden presentarse desde las 3 semanas de edad pero son más frecuentes durante el desarrollo y alrededor de la madurez sexual. Recientemente se han observado problemas alrededor del pico de producción, lo que se conoce como Marek tardío. El aislamiento del virus tiene poco valor diagnóstico porque aún las aves protegidas y sanas pueden infectarse. El diagnóstico debe basarse en la historia clínica, incluyendo la mortalidad, lesiones que incluyan nervios periféricos engrosados, tumores en varios órganos internos, nódulos en la piel e irregularidades en la forma y coloración de los ojos (ojo gris), a ser confirmadas por histopatología.

Es importante colectar una serie completa de tejidos para ser examinados por un especialista en patología aviar

 

Muestras recomendadas para el diagnóstico

Frecuentemente es necesario usar métodos inmunohistoquímicos o moleculares que puedan detectar proteínas específicas o altas concentraciones de ADN de virus de Marek en los tejidos y descarten otros virus oncogénicos. Las muestras recomendadas para el diagnóstico se resumen a continuación:

  • Histopatología (tejidos afectados en una solución de formalina al 10%) Hígado, riñón, bazo, proventrículo, nervios periféricos (ciático, vago, mesentéricos), encéfalo, bolsa de Fabricio, gónadas, piel y ojos.
  • Pruebas de PCR e inmunohistoquímica Tejidos afectados congelados, impresiones de tejidos en tarjetas FTA, tejidos fijados y en bloques de parafina.

Cuando existe mortalidad y posibles tumores deben seleccionarse aves caquécticas y/o letárgicas o paralizadas, o que hayan muerto recientemente, para realizar los métodos confirmatorios descritos. Debe colectarse una historia clínica detallada, incluyendo la historia de vacunación, mortalidad semanal y porcentaje de aves con lesiones aparentemente tumorales. Una vez confirmado el diagnóstico deben investigarse las posibles causas.

Es posible encontrar infecciones mixtas con virus de Marek y otros virus tumorales, lo que requiere pruebas adicionales. El aislamiento del virus solo se usa ocasionalmente para caracterizar su patogenicidad en aves susceptibles.

El control de la enfermedad de Marek depende una correcta selección de vacunas; un excelente proceso de manejo de vacunas y vacunación; bioseguridad, limpieza y desinfección; y el control de otros agentes inmunosupresores El diagnóstico confirmatorio exige un enfoque correcto en el laboratorio y la exclusión de otras posibles causas de tumores

ORIGINAL

Aviagen Brief – Marek’s Disease Control in Boriler Breeders by A. Gregorio Rosales DVM, MS, Ph.D, DACPV – January 2018

Fuente: avicultura.info

Publicidad