18 de junio de 2018 04:10 AM
Imprimir

Mercosur y la UE no lograrían cerrar acuerdo comercial antes de octubre

Los presidentes del Mercosur se reunieron desde ayer y hasta hoy lunes, en una Cumbre con la intención de relanzar la estrategia comercial del bloque y adelantar el traspaso de la presidencia pro témpore, tras evaluar un semestre sin resultados comerciales concretos.

La Cumbre del Mercosur se inició en la ciudad paraguaya de Luque, donde se analizarán aspectos vinculados con las actuales negociaciones internacionales que lleva adelante el bloque y la posible remoción de barreras internas que afectan el comercio regional.

En el marco de la 52° Reunión del Consejo del Mercado Común y Cumbres de Jefes de Estado del Mercosur, la presidencia pro témpore del Mercosur pasa del Paraguay a Uruguay. En la Cumbre se discutirán aspectos logísticos, seguridad, transporte, hotelería, en conjunto con los ejes comerciales estratégicos, como la negociación Mercosur-Unión Europea y las conversaciones encaminadas para concretar acuerdos comerciales con Canadá, Corea del Sur, Marruecos y Túnez.

Las delegaciones se reunieron en medio de un clima enrarecido por varios factores: la renuncia no aceptada del mandatario paraguayo Horacio Cartes; la inminente transición con su sucesor electo, Mario Abdo; cierto malestar generalizado sobre la forma en que Paraguay manejó la presidencia, lo que finalmente provocó que el traspaso hacia el gobierno de Tabaré Vázquez se adelantara al menos cinco semanas antes del plazo previsto.

Fuentes cercanas a la Cumbre manifestaron que las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea, con miras a un Acuerdo de Libre Comercio, podrían acelerarse en tanto los presidentes de Argentina y Uruguay pretenden concluir las mismas lo antes posible: “Hay un cierto optimismo acerca de la posibilidad de concluir las mismas durante la presidencia protémpore uruguaya”, concluyen.

Pero una de las dificultades para acelerar los plazos, además de la complejidad de los temas pendientes, está el problema de la pequeña estructura diplomática de Uruguay para atender simultáneamente varios frentes de negociación del Mercosur (UE, Canadá, Singapur, Corea del Sur, EFTA y otros). Los restantes miembros plantean dividir la coordinación de las negociaciones para acortar los plazos y en especial, el presidente argentino Mauricio Macri pidió poner el foco en la conclusión del tratado con la UE.

Consultado el canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, sobre el estado de la negociación con la UE, reconoció que “hay algunos temas pendientes como la respuesta de la UE a las propuestas del Mercosur para mejorar los planteamientos de ellos en materia agrícola. En contrapartida, nosotros hemos avanzado bastante en el tema automotor ante la petición de la UE. También avanzamos en indicaciones geográficas y compras gubernamentales. Pero mientras nosotros no recibamos una mejora en nuestra propuesta agrícola, tampoco podemos dar todo. Esto tiene que ser un acuerdo equilibrado, justo para ambas partes”.

Por su parte, la incertidumbre sobre el resultado electoral de Brasil y las tensiones internas del bloque, también se suman a la hora de resolver los temas pendientes del tratado de asociación estratégica. Si bien de los 300 puntos de desacuerdo, sólo restan por ser resueltos, unos 50, el problema es que allí están los nudos que han impedido el acuerdo a lo largo de 18 años: industria automotriz y sector agrícola.

Nadie quiere volver a adelantar fechas posibles, ante los reiterados anuncios fallidos. Para el canciller de Brasil, Aloysio Nunes les adelantó a los legisladores de su país: “Estamos poco a poco superando los obstáculos. Realizamos una serie de rondas técnicas y concluimos la semana pasada con otra ronda de negociaciones. Espero que podamos concluir (el pacto) este año, lo antes posible, pues las elecciones se celebrarán pronto en Europa y Brasil”.

El canciller de Brasil considera que el acuerdo Mercosur-UE, ha sido intensamente debatido en los últimos dos años, y que su conclusión se pospuso debido a diferencias económicas significativas, así como al “fuerte proteccionismo agrícola en algunos países europeos”.

Según Nunes, el fracaso de las negociaciones entre la UE y EEUU para una Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión y las actuales tensiones comerciales pueden favorecer las negociaciones del bloque europeo con el Mercosur.

Uno de los temas que se incorporaron a la Cumbre es la ratificación del Mercosur de los valores democráticos para establecer acuerdos comerciales. Pero los temas agrícolas y automotor siguen como escollos para un acuerdo final entre Mercosur y la UE.

Loizaga su resumen con precisión: “Son temas muy sensibles. El tema indicaciones geográficas también es un tema sensible y, lógicamente, ahí tenemos ciertas diferencias, pero que ya fueron acercándose las posiciones. (Pero en el tema agrícola) “hay países de la Unión Europea donde existe una presión rural muy fuerte sobre sus Gobiernos. Entonces ellos buscan protección y subsidios, que es un elemento que atenta con lo que es el libre mercado”. Y agrega: “Necesitamos una sensibilidad en algunos temas de la UE. Ellos nos piden a nosotros flexibilidad y nosotros les pedimos también a la UE sensibilizar las posiciones”.

Fuente: BAE –Xinhua

Publicidad