20 de junio de 2018 01:52 AM
Imprimir

México y los precios del sector agropecuario

En el pasado informe trimestral del Banco de México se publicó un análisis de la evolución en el precio de los productos agropecuarios y su relación con las exportaciones. El apartado sostenía una tesis muy sencilla: la demanda externa de productos agropecuarios ha aumentado, sobre todo para las frutas y verduras, lo que ha provocado un aumento en los precios en el mercado internacional, que, finalmente, ha tenido repercusiones en el mercado doméstico

Empecemos por mencionar que los productores se han concentrado en incrementar las exportaciones en productos en los cuales tienen ventajas comparativas.

Esto provocó, entre otras cosas, que la balanza comercial agropecuaria se volviera superavitaria a partir del 2015, luego de casi dos décadas en terreno deficitario. Como resultado de la mayor inserción en el mercado internacional, los precios de los productos se han vuelto más sensibles a los de sus referentes internacionales.

Ahora, un productor no estaría dispuesto a vender por debajo del precio internacional ya que podría exportar su mercancía y obtener una rentabilidad mayor.

En este contexto, las frutas y verduras han sido las grandes ganadoras. Para hablar en cifras, en el periodo comprendido entre diciembre del 2014 y marzo del 2018, el flujo acumulado de la balanza comercial para las frutas subió 98.5%, al tiempo que el de las verduras aumentó 31.7 por ciento.

Dentro de los productos que han tenido un mayor dinamismo se encuentra, en primer lugar, el aguacate. La exportación de este insumo (que se clasifica como fruta, por cierto) ha crecido cerca de 124% y ha contribuido casi a 40% del aumento de las exportaciones de los agropecuarios. Esto es interesante si pensamos además que más de 50% de la producción nacional de aguacate se destina al mercado externo. Otros genéricos con importantes alzas son la lechuga y la col, las nueces y las fresas.

Ahora, ¿cómo sabemos que el incremento en exportaciones deriva en un crecimiento en precio? El Banco de México seleccionó una lista de 15 productos agropecuarios que más contribuyeron al valor de las exportaciones en el último año.

Ellos representaron aproximadamente 65% del valor de las exportaciones en el periodo mencionado. Cabe señalar que la penetración en el mercado internacional de éstos no era homogénea, ya que se tomaron en cuenta productos como la calabacita, —que destina 92% de la producción nacional a exportación—, hasta el ganado bovino, donde sólo 3.4% de la producción se exporta. Con esta muestra, podemos observar una clara correlación positiva entre la variación en el volumen de las exportaciones y la variación en el Índice de Precios al Consumidor.

Los cuatro productos con mayores aumentos en exportaciones fueron la lechuga y la col, el aguacate, el plátano y el limón, todos ellos creciendo entre 40 y 47% en este rubro. En el precio, la mayor variación la tuvo el aguacate, con 69 por ciento. La lechuga y la col subieron 33% en el INPC, al tiempo que el plátano y el limón aumentaron 26 y 20%, respectivamente.

En esta muestra, ningún producto presentó decremento en el INPC. El aumento más discreto fue del ganado bovino con 11%, que por cierto correspondió con la caída más pronunciada en exportaciones. Cabe mencionar que, como casi nada en la vida, el resultado no es lineal.

Hay algunos casos como el jitomate, donde el crecimiento de exportaciones fue de “apenas” 16% y el precio creció más de 45 por ciento. Del mismo modo, la miel natural fue el segundo elemento en la muestra con mayor disminución en exportaciones y el quinto con mayor incremento en precio.

Y en este periodo, ¿qué pasó con los precios internacionales? De nueva cuenta, fueron la lechuga y la col y el aguacate aquellos productos con mayores crecimientos en el mercado internacional, mientras el precio del trigo y el ganado bovino, en dólares, fueron los que más cayeron.

Lo anterior guarda una correlación directa con el volumen de exportaciones, aunque esto no se sostiene para todos los productos. El precio del plátano, por ejemplo, bajó cerca de 2% en el periodo de estudio.

En cuanto al precio en pesos, todos los agropecuarios de la lista subieron, ya que aquí entró en juego otro factor: la depreciación de la moneda nacional.

El aumentó en el precio de los agropecuarios tiene que ver mucho con su demanda externa. Si nos sale cada vez más caro el kilo de aguacate es porque a otros países se les antoja cada vez más, y una cosa es verdad: no hay productos como los mexicanos.

*Manuel González es analista de Interacciones Casa de Bolsa.

Fuente: El Economista

Publicidad