20 de junio de 2018 02:07 AM
Imprimir

Las enfermedades fúngicas amenazan a los trigos franceses mientras la sequía golpea al Norte de Europa

Mientras las distintas Administraciones públicas así como las asociaciones de agricultores han mostrado su preocupación por el desarrollo de enfermedades fúngicas en Francia en trigo duro y blando; en el Norte de Europa es la sequía la que está afectando a los cultivos especialmente a la cebada. Las fuertes lluvias y las altas temperaturas que han golpeado […]

Mientras las distintas Administraciones públicas así como las asociaciones de agricultores han mostrado su preocupación por el desarrollo de enfermedades fúngicas en Francia en trigo duro y blando; en el Norte de Europa es la sequía la que está afectando a los cultivos especialmente a la cebada.

Las fuertes lluvias y las altas temperaturas que han golpeado a Francia en las últimas semanas han sido las responsables de la presencia de estas enfermedades, especialmente, en el sudoeste de Francia, que representa una gran parte de la producción de trigo duro francés.

El estado de los cultivos se ha deteriorado significativamente, ya que las condiciones climáticas permitieron el desarrollo del marchitamiento por Fusarium y los tratamientos no siempre se pudieron hacer en buenas condiciones. Por lo tanto, una gran mayoría de los trigos duros y blandos en la región tienen impactos significativos de esta enfermedad, lo que debería ocasionar pérdidas significativas en rendimiento y calidad.

En la región central, también se ha observado la aparición de la misma, pero la situación es menos crítica que en el suroeste. Las regiones del norte de Francia parecen menos afectadas.

Sequía en el norte de Europa

Por otro lado, la situación no es la misma en gran parte de Europa, donde la sequía está aumentando, particularmente en el norte de Alemania y Escandinavia. Además de las reducciones de producción esperadas en Alemania y Polonia en cultivos de trigo, el impacto en el mercado de la cebada malteada debería ser sustancial. Los países escandinavos (Dinamarca, Suecia y Finlandia) y Alemania representan una gran parte de la producción de cebada malteada de la Unión Europea (casi un 30% en 2017).

El déficit de agua, junto con temperaturas anormalmente altas, está empezando a preocupar seriamente a los operadores del mercado. Por ejemplo, Dinamarca y Suecia esperan pérdidas de rendimiento significativas, así como un deterioro en la calidad de elaboración de la cerveza (aumento de los niveles de proteína). Las preocupaciones también están surgiendo en el Reino Unido.

Fuente:

Publicidad