21 de junio de 2018 16:46 PM
Imprimir

Las empresas de maquinarias perjudicadas por la coyuntura

Desde la CEPAR advierten el difícil momento que atraviesan luego de los últimos cambios económicos ocurridos en nuestro país. Diego Castro, presidente de la entidad, se mostró preocupado por la exorbitante suba de las tasas de financiamiento. Además, enfatizó que desde el Gobierno "tienen que tomar decisiones".

Las reglas de juego se modificaron abrupta y drásticamente para la mayoría de los sectores económicos de nuestro país luego de los sucesos financieros que se registraron de un mes y medio a esta parte. La impredecible suba de las tasas de financiación y el aumento del dólar estadounidense modifican la matriz de costos de todos los rubros, lo que agregó aún más imprevisibilidad al día a día de cada organización, de cada familia.
El sector de la maquinaria agropecuaria no es la excepción y en virtud de las variables a las que está atado puede verse seriamente perjudicado. La incidencia directa de la moneda extranjera, la necesidad casi absoluta de un financiamiento externo para poder vender hacen que las empresas se encuentren en un callejón sin salida.
Para analizar las complicaciones actuales dialogamos con Diego Castro, presidente de la Cámara de Empresarios Proveedores del Agro (CEPAR) y gerente general de Remonda Castro, quien reconoció que “el año está complicado y eso no lo podemos negar. No le faltó nada a estos primeros 6 meses, entre lo climático y lo económico. Estamos como todo el mundo, remándola y tratando de subsistir”.
Sobre la suba del dólar indicó que “no le pega a todos de igual manera, a algunos sectores de alguna manera los beneficia. Sabemos que lo que está atado a la agricultura si su producto está atado al dólar, esta suba es una buena noticia. Pero lo que tiene que ver con la lechería y con la ganadería la cosa es totalmente distinta. De cualquier manera significa aumento de un montón de insumos, de costos, el costo laboral, eso nos afecta a todos”.
No obstante Diego manifestó que lo que más le preocupa es “el tema financiero. Las reglas de juego por las tasas de interés preocupan y mucho. Es casi inviable pensar en seguir a mediano y largo plazo seguir con estas tasas. Ni siquiera te hablo de los créditos bancarios sino del día a día, de lo que tiene que ver con la venta de algún valor, de tasas de descubiertos y de cualquier tasa que usa cualquier pyme hoy para operar en el día a día. La misma gente de los bancos te reconoce que es muy difícil operar con estos costos a largo plazo, todos esperamos que sea pasajero o transitorio. Pero mientras tanto está y hace un mes y medio que estamos con estas reglas de juego”. Y profundizó: “Es una realidad que nos afecta a todos. Es distinto a cuando hablás de cuestiones puntuales como puede ser lo climático, que a veces le pega a un sector. Esto nos afecta a todos y por igual”.

Una realidad inesperada

Hace un par de años el productor agrícola se encontraba con más liquidez por la baja o eliminación de las retenciones y con la voluntad de las entidades crediticias de acercar las tasas para financiar a mediano o largo plazo. Hoy el panorama es muy distinto y en virtud de las  dificultades que se deben sortear consultamos a Diego sobre el movimiento del mercado. “Está muy tranquilo. Estuvimos en AgroActiva y fue una AgroActiva tranquila en comparación con el año pasado. El cliente está cauto. Como siempre hay gente que viene e invierte igual, pero obviamente que el cliente espera, analiza” expresó el presidente de la CEPAR.
Además, explicó que “los créditos en peso que van con la banca pública hoy están casi desaparecidos. Los créditos en dólares realmente son muy buenos en cuanto a tasa, nunca en la historia hemos tenido tasas en dólares de 2% o 3%. Lo que pasa es que a un dólar a $ 30 la gente se asusta, por más que tenga su economía en dólares. Como nos asustamos todos. Es entendible en parte que se posterguen algunas decisiones. No obstante siempre hay gente que en las crisis ve alguna oportunidad y la situación no es para todos por igual. Es difícil generalizar, sin negar que es un año complicado. Ojalá que el Gobierno pueda sacarla adelante, sepa leer lo que está necesitando el mercado, lo que necesita la gente y pronto se pueda reactivar todo”.
Aprovechamos para consultarlo sobre si las empresas rafaelinas están preparadas para pasar el momento: “Yo creo que están preparadas, lo pasás con mucho esfuerzo y con mucho sacrificio. Pero no se llega a ningún extremo y ojalá que eso no pase. Sí venís golpeado de varios años complicados. Uno trata de ser optimista de que ésto va a revertirse en el corto plazo. Esto no es una opinión mía sino de lo que uno habla con colegas, estas condiciones financieras son inviables a largo plazo. Algo tiene que pasar, algo tiene que cambiar, alguien tiene que tomar decisiones para que la cosa se reviertan”.

Fuente:

Publicidad