21 de junio de 2018 17:45 PM
Imprimir

Las “vacas felices” producen leche de mayor calidad

El 94% de los españoles considera importante el bienestar animal en las granjas y al 71% le gustaría disponer de más información al respecto.

Pocos alimentos de la dieta mediterránea han suscitado tantos debates, documentos, tratados o estudios científicos como la leche. Se habla de ella a todos los niveles, especialmente en el ámbito de la nutrición. Ahora también debemos sumar la preocupación por el bienestar animal de las vacas lecheras como factor de calidad y seguridad alimentaria. Según el último Eurobarómetro sobre protección animal, el 94% de los españoles cree importante el bienestar animal de las granjas. Según este estudio, al 71% le gustaría tener más información al respecto.

Las empresas deben adaptarse a esta nueva realidad y ofrecer más información sobre sus procesos a los consumidores que quieren conocer la historia que hay detrás de cada alimento. Un gran reto en un entorno cada vez más transparente.

Para ello, Calidad Pascual ha logrado el certificado Bienestar Animal AENOR Conform en sus 348 granjas proveedoras de leche. De esta forma, se convierte en el único gran fabricante con todas sus granjas certificadas. Tomás Pascual, presidente de Calidad Pascual asegura: “Nosotros no hacemos leche, la leche la hacen las vacas. Nuestro objetivo es dar lo mejor en cada parte del proceso para garantizar que llega la mejor leche a tu casa”.

La mayor diferenciación está en el trabajo en el campo. Este certificado acredita que todas las granjas proveedoras de leche a Pascual cumplen con los requisitos del modelo AENOR de Bienestar Animal, desarrollado junto al Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) y basado en el referencial europeo Welfare Quality, estándar utilizado para hacer las evaluaciones en granja.

Para lograr esta distinción, se ha tenido que realizar una evaluación del proceso de producción de la leche en todas las granjas proveedoras de la compañía, seguridad alimentaria, alimentación, bienestar animal, instalaciones, genética y medioambiente. La empresa cuenta con un equipo multidisciplinar formado por veterinarios, ingenieros agrónomos y técnicos especialistas para garantizar las condiciones óptimas de la granja, que colaborando con sus ganaderos aseguran el aprovisionamiento sostenible de leche con las características y especificaciones que Pascual necesita. Félix Díez, responsable de Bienestar Animal de Calidad Pascual, explica: “Debe de ser producida de una manera respetuosa con el bienestar de las personas, de los animales y respetuosa con el medio ambiente. Así creamos valor para todos”.

La posibilidad de conseguir esta certificación está abierta a todas las empresas. Para obtenerla, las granjas deben cumplir con 12 requisitos que están divididos en cuatro categorías: buena alimentación, buen alojamiento, buena salud y comportamiento apropiado. Este proceso se ha podido conseguir en poco más de tres meses debido a que desde hace muchos años cuentan con un Sistema de Gestión, Certificación y Asesoramiento de todo el aprovisionamiento de la leche. Uno de los ejes más importantes de este procedimiento es el bienestar y cuidado de los animales, además de la calidad y seguridad alimentaria.

Las ganaderías tienen que tener unas instalaciones adecuadas para el alojamiento, para el descanso y protección frente a las inclemencias del tiempo del ganado; así como acceso a la comida y bebida de todos los animales de la granja. Los animales deben estar en unas condiciones de higiene y de salud adecuadas, con protocolos de control y prevención de enfermedades y bajo supervisión veterinaria. Las granjas tienen que permitir un comportamiento normal de los animales y una interrelación correcta con el personal de la granja siendo así, ‘vacas felices’.

Se evalúan todas las granjas y se obtiene una puntuación de conformidad que debe ser nivel ‘aceptable’ durante el primer año. Las granjas tendrán tres años para alcanzar el nivel ‘bueno’. Las de Calidad Pascual están en nivel ‘bueno’ desde el primer año. El certificado tiene validez de tres años, pero la empresa debe mantenerlo anualmente mediante auditorías.

Además, para asegurar esta calidad, la empresa recoge la leche diariamente y triplican los controles por encima de los establecidos. El resultado es una leche con un sabor superior que le permitido ser el único fabricante en España con el aval de iTQi (Organización líder mundial dedicada a catar y promover productos alimenticios de sabor superior) en todas las leches clásicas (entera, semidesnatada y desnatada) y sin lactosa.

www.diariodeibiza.es

Fuente: Agromeat

Publicidad