22 de junio de 2018 13:01 PM
Imprimir

Evasión: controversia por una norma de la AFIP que apunta a las carnicerías

En la industria hay diferencias sobre la aplicación de un remito electrónico

La batalla contra la evasión en la cadena de la carne se está trasladando a las carnicerías, pero al interior de las entidades vinculadas con la industria hay un frente abierto sobre cómo avanzar en el control de ese eslabón del comercio minorista. El lunes pasado, una reunión de la Mesa de las Carnes dejó expuestas diferencias entre la industria para el consumo interno y la exportación por la implementación del Remito Electrónico Cárnico (REC), que buscará llevar adelante la AFIP a partir del 1° de septiembre próximo.

Por la resolución 4256 del 31 de mayo pasado, la AFIP estableció el REC como único documento válido para el traslado de carnes en el país. Según la norma, el REC se emitirá para “amparar el traslado de las carnes y subproductos derivados de la faena de hacienda de las especies bovinas/bubalinas y porcinas desde su origen hasta el lugar de destino”. Antes de emitir un REC, los operadores deberán pedir un código electrónico vía web a la AFIP. En tanto, el destinatario de la mercadería luego deberá ingresar al organismo y aceptar o rechazar total o de manera parcial la mercadería recibida.

En la Mesa de las Carnes hubo divergencias entre quienes pretenden cambios y que se postergue la medida a la espera de que el mismo Estado “identifique y registre a los carniceros”, además de que se modifique un régimen para la percepción de Ingresos Brutos en la provincia de Buenos Aires, y los que quieren que la norma se aplique sin demorar ningún plazo.

“Estamos de acuerdo con el remito, pero así es difícil la implementación y llegar al 1° de septiembre. Muchos carniceros son monotributistas o no están registrados, y hay que identificarlos y crear alguna figura para esto, pero eso lo debe hacer el Estado”, dijo una fuente del consumo local.

“Hay que pedir más plazo para esto y que alguien identifique a los carniceros; no nos oponemos, pero que vaya la AFIP a hacer de policía”, agregó otra fuente.

Otro empresario, también vinculado con el consumo interno, señaló que el Gobierno debería “involucrarse” en el tema. “Es inaplicable porque hay muchos carniceros que no están registrados; hay que involucrar al minorista”, indicó. En la reunión se habría comentado que, de 60.000 carnicerías de la provincia de Buenos Aires, solo 8000 estarían registradas.

En esta línea, un punto de divergencia es por las percepciones de Ingresos Brutos en la provincia de Buenos Aires. “¿Cómo le cobro un 8% (esa es la alícuota si la carnicería no está inscripta en Ingresos Brutos, pero es del 1,75% si se encuentra anotada) a alguien que está en negro? ¿Cómo cobrás 8% cuando la industria tiene un margen de 3%? Hasta que no se modifique lo de la percepción va a ser difícil implementarlo”, analizó otra fuente.

En cambio, Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes (ABC), defendió aplicar sin demoras el REC y criticó a quienes hacen objeciones. “Quedaron claras las dos posiciones: los que quieren la transparencia y los que no. En un momento de ajuste en el país, hay 1000 millones de dólares de evasión en la cadena que se pueden ir a buscar”, dijo Ravettino. “Desde ningún punto se puede postergar (el REC). No quieren cumplir la norma, que prevé tres meses de adecuación”, dijo el ejecutivo.

Según trascendió, ahora la Mesa de las Carnes decidiría si pide una reunión con la AFIP y ARBA para plantear el tema. En tanto, desde el sector minorista, Alberto Williams, presidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, no se quejó por la medida de la AFIP. Sin embargo, advirtió: “Que no se equivoquen y no corten el hilo por lo más delgado. Está bien que venga el remito, pero que no le compliquen la vida al carnicero; no tiene computadora en la carnicería”.

Pese a las diferencias en torno de la aplicación del REC, en un comunicado la Mesa de las Carnes no hizo referencia sobre este tema. En cambio destacó, entre otros puntos, que después de más de una década de caída de las exportaciones con el gobierno anterior, este año las ventas al exterior de carne vacuna se duplicarán respecto de 2015, alcanzando más de 400.000 toneladas.

El negocio de la carne

Controles

En el último tiempo, el Gobierno estuvo aplicando distintas medidas para controlar la informalidad en la cadena de la carne. En marzo de 2017 puso en marcha el pago del adelanto de IVA previo a autorizar una faena de hacienda. En tanto, desde enero de 2018 está exigiendo también un adelanto para la previsión social

Tecnología

Entre las herramientas que se impulsaron contra la evasión están las cajas negras, un sistema electrónico que da todos los datos de peso de la media res en un frigorífico

Por: Fernando Bertello
Fuente: La Nacion

Publicidad