23 de junio de 2018 11:26 AM
Imprimir

Prevén un 22,7% más de trigo en la zona núcleo

La GEA estimó 250.000 hectáreas más; se apunta a altos rindes

“El precio tienta y la oportunidad es de oro; los suelos están cargados de agua, y la necesidad de hacerse de recursos para la próxima gruesa apremia”, por esas razones, la Guía Estratégica para el Agro (GEA), de la Bolsa de Comercio de Rosario, vaticinó ayer que la siembra de trigo en la zona núcleo agrícola de la Argentina podría crecer hasta un 22,7% en la actual campaña, al sumar 250.000 hectáreas a las 1.100.000 cubiertas en el ciclo 2017/2018.

Incluso agregó que, con las labores avanzadas y en muchos casos cerca de finalizar, “ya se habla de alargar la siembra y de sumar más lotes. Hay áreas que se plantean un aumento de alrededor del 30%”.

En su informe semanal, la GEA destacó que la región núcleo se perfila como el “nuevo bastión triguero de la Argentina” y explicó que el objetivo de obtener trigos de alta productividad se ha instalado en la región. “Todos los factores están optimizados para que sea posible alcanzar un nuevo techo productivo. La región empieza una nueva etapa, mucho más madura con el cultivo. En estos últimos años hubo un cambio fuerte en el manejo, que se sigue profundizando. Se apunta a más rindes y para ello la fertilización será aún mayor que la del año pasado. Las dosis se intentan ajustar para obtener un rinde objetivo de 45 quintales por hectárea, cuando en el mejor de los casos, antes se hacían apuntando a 35/40 quintales”, se detalló en el trabajo.

Según los especialistas de la GEA, el trigo ha mostrado una excelente respuesta en la región: “Fertilizando para 40 quintales, muchos terminaron cosechando 60 quintales”. Y advirtieron que se está utilizando una genética muy productiva, pero también muy susceptible a enfermedades. “Ese es uno de los talones de Aquiles del cultivo en la región. Pero el manejo sanitario ya está apuntado desde el principio; otro factor fundamental que ha cambiado en el nuevo manejo que se hace del cultivo”, destacaron.

En cuanto a los trigos de ciclos largos, el reporte señaló que la siembra repunta, con un 65% de avance. “La adecuada carga hídrica inicial en el perfil y los días sin lluvias permitieron que las sembradoras cubrieran unas 215.000 hectáreas en esta semana. Además, el buen tiempo permitió avanzar sobre todos los cuadros que estaban pendientes con ciclos largos”, se indicó. Por último, el reporte reveló que el norte de Buenos Aires continúa con atrasos en la implantación, dado que solo se logró cubrir un 35% del área prevista. En tanto que en el noreste bonaerense se comenzó con los trabajos en los lotes altos, mientras que el resto sigue dominado por el barro.

En materia climática, José Luis Aiello, doctor en Ciencias Atmosféricas, explicó que se aproximan dos frentes fríos que se harán sentir en la región. “En los próximos siete días habrá dos momentos con condiciones de tiempo inestable. Pero solo se trataría de lluvias en forma dispersa y acotadas al este de la región núcleo. El segundo frente frío avanzará durante el fin de semana, desatando heladas generalizadas sobre toda la zona núcleo agrícola”, dijo el especialista.

Agregó que para julio se auguran “buenas condiciones” para las siembras, sin contratiempos para cerrar la etapa de implantación del trigo de manera cercana al ideal.

Fuente: La Nacion

Publicidad