23 de junio de 2018 12:01 PM
Imprimir

Fútbol y comercio en la tierra del Mundial y del vodka

El 88 por ciento de las importaciones totales rusas desde Argentina corresponden a productos del agro

Ahora que nos invade un caliente clima mundialista, compañero don Productivo, me voy a permitir acercarle algunos datos sobre el país anfitrión porque, además de fútbol, los amigos amantes del vodka también tienen una activa participación comercial con el mundo y en particular con nosotros, los argentinos.–Me parece bueno para estar a tono con el momento, camarada don Tecno, así que voy preparando los amargos y soy todo oídos.

–La Fundación Inai, del Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales se encargó de difundir un análisis del potencial de acceso al mercado ruso, incluidas las barreras arancelarias y no arancelarias que enfrentan quienes desean exportar al país asiático.

–Me parece interesante, así que lo escucho con atención.

–Tratándose ellos de la novena economía del mundo, nuestro país es el origen del 2,4 por ciento de las importaciones agroalimentarias de Rusia, con lo que Argentina se ubica en el 12º lugar como proveedor. Tengamos en cuenta que Rusia es el quinto productor mundial de trigo y el quinto exportador de maíz.

–Con lo cual tenemos que mirar que, además de adquirir productos nuestros, es también un fuerte competidor en el rubro agrícola.

–Justamente, el sector agrícola en Rusia es el más protegido a través de barreras arancelarias que afectan productos de origen animal (tarifa NMF aplicada promedio de 24 por ciento), bebidas y tabaco (22 por ciento), lácteos (15 por ciento), azúcar y productos de confitería, 10 por ciento. También tiene barreras arancelarias, que se aplican principalmente a carnes, despojos comestibles y lácteos. En 2012, Rusia adhirió a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y consolidó en su lista seis contingentes arancelarios aplicables a productos del agro: carne de bovino fresca o refrigerada; carne de bovino congelada; carne de porcino fresca, refrigerada o congelada; recortes de carne de porcino; carne de aves de corral fresca, refrigerada o congelada, y lactosuero, incluso modificado.

–¿Y qué otros datos presenta el informe de la Fundación Inai?

–Le agrego: sólo nueve por ciento del comercio mundial de Rusia corresponde al sector agroindustrial. En el comercio bilateral con Argentina tienen una balanza negativa de alrededor de 707 millones de dólares. El 88 por ciento de las importaciones totales rusas desde nuestro país corresponden a productos del agro.

–¿Y qué productos entran en ese intercambio?

–Desde acá van peras, limones, hígados, maní sin cáscara, maníes preparados o conservados, quesos, y de allá vienen para acá hongos, vodka, copos, gránulos y “pellet” de papa, lenguas, aceites esenciales, cerveza de malta. Nuestro país tiene acceso preferencial a la Unión Económica Euroasiática de la que Rusia forma parte junto a otros 12 socios comerciales.

Fuente: AgroVoz

Publicidad