25 de junio de 2018 01:42 AM
Imprimir

La modificación genética permite una menor contaminación en la producción ganadera porcina

Investigadores chinos han concluido que unos cerdos genéticamente modificados tienen una mejor capacidad para digerir dos nutrientes clave de su alimentación, lo que significa que se liberan menos excrementos al entorno, recoge la agencia china Xinhua. Los resultados del estudio demostraron que la producción de nitrógeno y fósforo fecal se redujo en hasta un 45% […]

Investigadores chinos han concluido que unos cerdos genéticamente modificados tienen una mejor capacidad para digerir dos nutrientes clave de su alimentación, lo que significa que se liberan menos excrementos al entorno, recoge la agencia china Xinhua.

Los resultados del estudio demostraron que la producción de nitrógeno y fósforo fecal se redujo en hasta un 45% y que los animales presentaban una mejora del 14% en su capacidad de absorción de estos nutrientes. “Nuestros hallazgos indican que estos cerdos pueden ahorrar pienso y reducir la contaminación ambiental”, señaló uno de los investigadores, Wu Zhenfang. “Son una prometedora fuente para la mejora de la eficiencia de los piensos y la reducción de la huella de carbono de la industria porcina”, aseguró.

Los cerdos transgénicos no solo emiten menos sustancias contaminantes que los normales, sino que también tienen un ritmo de crecimiento mayor debido a que aprovechan mejor los nutrientes. El equipo ha logrado ocho cerdos genéticamente modificados desde 2013 y el carácter, comportamiento, capacidad reproductiva, fisiología sanguínea y procesos bioquímicos naturales se mantuvieron sin cambios.

“Hemos analizado la carne de estos animales y hemos comprobado que son nutricionalmente similares a las de los cerdos criados de forma natural”, explicó el autor principal del informe de la investigación, Zhang Xiangwei.

La investigación se publicó recientemente en eLife.

Fuente: Eurocarne

Publicidad