10 de julio de 2018 10:47 AM
Imprimir

La producción aviar busca su horizonte

Esta semana se celebró el Día Nacional de la actividad. Crecer en las exportaciones, es una de las metas.

El pasado 2 de julio se celebró el el Día Nacional de la Avicultura Argentina. Y ante esta celebración, se juntaron las dos cámaras del sector, como el Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) y la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA), e hicieron un balance de cómo se vienen desarrollando las producciones de carne aviar y la de huevos, en un contexto en la cual la suma del consumo de ambas ha convertido a la producción avícola en la proteína animal más consumida en la Argentina con 63 kilos por habitante por año.

En el evento también estuvieron Luis Miguel Etchevehere, ministro de Agroindustria, Secretarios; Subsecretarios, senadores, diputados; funcionarios, autoridades de entidades oficiales y privadas, y numerosa cantidad de empresarios del sector, entre otros.

Precisamente, uno de los puntos que mencionó crucial Roberto Domenech, presidente de CEPA, es fortalecer la exportación. Según describió, el mercado interno de carnes está completamente abastecido entre los 45 kilos de pollo, los 56 kilos de carne bovina y los 16 kilos de carne de cerdo. En total, suman 117 kilos de proteína animal por habitante que si se le suma los 17 kilos de huevo, la oferta es de 134 kilos.

Argentina es el octavo país productor y también el octavo país exportador de carne aviar.

“Los aumentos de consumo de cada carne se compensarán con los que resignen las otras carnes en un contexto de suma cero. Esta es la base por la cual el desarrollo de nuestro sector y todas las carnes se apoyará en la exportación o se mantendrán en crisis recurrentes. El mundo no solo cambia, el mundo ya es distinto y los desafíos crecen”, destacó el titular de CEPA.

“Quien compra quiere vender, y nosotros debemos crecer en la exportación de maíz, soja, trabajo y valor agregado no solo con la venta del producto primario, sino a través de convertir nuestras producciones primarias en carnes, huevos y alimentos elaborados”, agregó.

Entre la producción de huevos y pollo consumen 6 millones de toneladas de maíz y 2,2 millones de toneladas de pellet y poroto de soja y da trabajo en forma directa e indirecta a 100.000 personas.

“Por distintas razones, las exportaciones están estancadas en los últimos cuatro años, hay mucho trabajo hecho y muchísimo por hacer”, aseveró Domenech.

En este sentido, hizo referencia a la fuerte devaluación que se produjo en el último tiempo en Argentina.

“El tipo de cambio actual mejora el escenario exportador, debemos defenderlo, la inflación es la madre de la batalla, pero si queremos controlarla anclando el tipo de cambio, el precio lo pagaremos a través de la balanza comercial. El mundo es redondo y entre otras cosas lo forman el mundo de la producción, del trabajo y el financiero solo de un equilibrio correcto surge el progreso y el bienestar”, sostuvo.

Por otro lado, mencionó que es imprescindible mantenerse al día con los avances tecnológicos, tanto productivos (genética, sanidad, alimento balanceado, manejo y capacitación para eslabonar la cadena) como en equipamiento tecnológico Granjas, (incubación, fabricación de alimentos, almacenajes, procesamientos de aves, frio, procesamiento y recuperación de deshechos y tratamiento de las aguas).

”En Argentina vamos creciendo en la incorporación de tecnología de punta. Las Inversiones son imprescindibles y permanentes, demandando líneas de financiación acorde con las mismas y ágiles en su concreción”.

Así es que, definió el titular de CEPA, la búsqueda de la eficiencia, la incorporación de la tecnología, la inversión y la investigación son los ejes del presente y el futuro. ”En este terreno, se disputa gran parte de la competitividad.

Fuente: Clarin

Publicidad