10 de julio de 2018 11:29 AM
Imprimir

Mastitis, problema número 1 en ganado lechero: Manejo, Tratamiento y Control

Introducción En tiempos actuales, el modo de industrialización y comercialización de la leche ha cambiado, anteriormente se consideraba una característica ideal y meta fija la cantidad de leche producida (más litros de leche fluida). Ahora, esta industrialización y comercialización va especializándose en la calidad de la leche expresada en kilogramos de leche producida y menor […]

Introducción

En tiempos actuales, el modo de industrialización y comercialización de la leche ha cambiado, anteriormente se consideraba una característica ideal y meta fija la cantidad de leche producida (más litros de leche fluida). Ahora, esta industrialización y comercialización va especializándose en la calidad de la leche expresada en kilogramos de leche producida y menor recuento de células somáticas.

Al igual que el parámetro de sólidos de la leche, el conteo celular somático (CCS) de la leche del tanque es un parámetro utilizado por la industria para el pago y/o bono por la calidad de leche. A su vez, es un indicador del nivel de mastitis subclínica en el hato y de la propia calidad de leche.

La mastitis bovina, junto con los trastornos de la fertilidad, constituyen la causa más importante de falta de rentabilidad de la unidad de producción, es responsable de grandes pérdidas económicas en los hatos lecheros del mundo, debido a que ocasiona disminución en la producción, calidad de la leche y en consecuencia, reduce su precio e incrementa los costos de producción del hato.

Los altos recuentos de células somáticas en presencia de mastitis ocasionan numerosos cambios en la composición química de la leche principalmente disminución de algunos componentes como el calcio, fósforo, proteína y grasa; produciéndose un aumento en la concentración de enzimas en leche, con lo cual se reduce la síntesis de proteína y lactosa, además de alteraciones en la caseína por la acción de los microorganismos y enzimas proteolíticas que producen los leucocitos y bacterias que se ven reflejados en bajo rendimiento y disminución de la vida útil en anaquel de los productos.

En la actualidad se han reportado más de 100 microorganismos como causantes de infección intramamaria. Los cuales han sido divididos en patógenos contagiosos y ambientales, en base a su asociación epidemiológica con la enfermedad y a su capacidad de causar la infección. Los patógenos contagiosos de primera importancia incluyen al Staphylococcus aureus, Streptococcus agalactiae, Corynebacterium spp., y Mycoplasma spp. La mayoría de las infecciones intramamarias causadas por estás bacterias son subclínicas, las cuales se pueden transformar en infecciones crónicas que pueden convertirse en mastitis clínicas.

Los patógenos ambientales, como su denominación lo indica, viven en medio ambiente de las vacas  y se incluyen entre otros a  Streptococcus uberis y Escherichia coli, siendo está ultima responsable de las mastitis endotóxicas que ponen en peligro la vida de las vacas.

La mastitis sigue siendo la primera causa del uso de antibacterianos en las unidades de producción lechera. Para elegir un medicamento para tratar un caso de mastitis se deben tener en cuenta tres aspectos fundamentales: eficacia, relación costo-beneficio y residuos del fármaco en la leche. Para seleccionar adecuadamente un antimicrobiano, el médico veterinario no sólo necesita conocer el agente etiológico involucrado, sino también la sensibilidad de éste a los antibióticos o sulfonamidas disponibles. Dentro de los más utilizados en la mastitis clínica están los betalactámicos, cefalosporinas, tetraciclinas, macrólidos, aminoglucósidos y sulfonamidas; sin embargo, el indiscriminado uso de estos fármacos a través de los años, ha inducido la aparición de bacterias multiresistentes, ocasionando, en algunos casos, fracaso terapéutico que puede incluso causar la muerte del animal.

No todas las mastitis cuestan lo mismo

Como ya se mencionó, según la clasificación y presentación de la mastitis dependerá del éxito del tratamiento y recuperación de la salud de la glándula mamaria, así mismo, del gasto que se generará por dicha enfermedad.

En México un caso de mastitis clínica representaba un costo aproximado de $1,350.00 para el año 1996, esto incluía pérdidas debido a la reducción de la producción de leche por el resto de la lactancia, leche desechada por residuos de antibióticos, costo adicional por mano de obra y medicamentos.

Sin embargo, el verdadero costo de la mastitis viene de la presentación subclínica por la leche que se deja de producir y la pérdida de la calidad por un mayor recuento de células somáticas (RCS) en el tanque. Éstas pérdidas económicas se estiman en varios miles de millones de pesos, siendo críticas en los establos medianos y pequeños.

De manera general, las pérdidas económicas asociadas a mastitis clínica y subclínica son:

– Disminución de la producción de leche.

– Pérdida de bonos por calidad, debido a las alteraciones y cambios en su composición a causa de altos RCS.

– Impedimento de comercialización de leche con residuos de antibióticos.

– Costos de tratamientos médicos.

– Baja productividad por desechos de animales de manera temprana.

– Incremento de la mano de obra durante el tratamiento y cuidado de los animales enfermos.

Fracasos comunes en los tratamientos de mastitis

En la década de los 60´s y 70´s el énfasis en el tratamiento de la mastitis fue mediante el uso de preparados intramamarios contra bacterias Gram+. La eficacia esperada superaba el 75% de los casos al primer tratamiento. Sin embargo, si se consideran las pruebas bacteriológicas y los residuos, la eficacia es mucho menor, sobretodo porque a menudo no se aplican antimicrobianos en la dosis y durante el tiempo necesarios, sobre todo para microorganismos que generan más resistencias y son más invasivos como Streptococcus uberis y Staphhylococus aureus, para lograr máxima eficacia, en virtud de la exigencia del mercado de regresar lo más pronto posible.

En tiempos más actuales, la administración de sustancias para el tratamiento de mastitis, se realiza frecuentemente mediante la infusión Intramamaria de antibióticos, la fácil aplicación ha provocado un uso indiscriminado de estos productos en la práctica veterinaria, provocando que las bacterias se vuelvan resistentes a fármacos, de aquí surge la importancia de encontrar alternativas eficientes de tratamientos antimicrobianos. El fármaco ideal en la terapéutica de la mastitis debe presentar las siguientes características: tener un espectro apropiado, alcanzar concentraciones plasmáticas del antimicrobiano sin afectar otros sistemas, ser altamente liposoluble y unirse poco a proteínas plasmáticas.

Todo tratamiento para mastitis debe basarse en la evidencia, es decir, la eficacia de cada producto y la duración del tratamiento deben demostrarse a través de estudios científicos.

Efectividad de Cefamaster® Lac en vacas en lactación con mastitis clínica y subclínica

Tomando en cuenta estas características, BIO ZOO®, S.A. de C.V. ofrece una combinación de principios activos en Cefamaster® Lac ideal para el tratamiento de mastitis clínicas leves y moderadas. La cefalexina y neomicina en acción sinérgica, son conocidos por su eficacia en diferentes afecciones del organismo.

Mientras que la neomicina tiene acción contra Staphyloccocus sp., Streptococcus sp., Klebsiella sp., la cefalexina actúa eficazmente contra Staphylococcus intermedius y  S. epidermidis, todas causantes de infecciones en la ubre.  La fórmula además, contiene un antiinflamatorio de tipo esteroidal que reduce notablemente la inflamación, lo que permite que haya mayor penetración de los antibióticos.

Metodología de la prueba y resultados

En un establo de producción de leche en el Estado de Aguascalientes se realizó la prueba de California (CMT) para identificar las vacas enfermas del hato. Las vacas positivas a la prueba fueron tratadas con Cefamaster® Lac para demostrar la eficacia del producto. Del total de vacas cuyo resultado fue positivo,  se formaron dos grupos, donde la diferencia entre ellos sería el número de días de tratamiento.

El grupo 1 se conformó de 5 vacas con un solo cuarto afectado con mastitis subclínica grado 2 o 3, las cuales fueron tratadas con una jeringa de Cefamaster® Lac cada 12 horas durante 2 días.  El grupo 2 estuvo compuesto por 4 vacas con más de 1 cuarto afectado con mastitis subclínica grado 3 y una vaca con un solo cuarto con mastitis clínica, este último fue tratado durante 3 días administrándose una jeringa por cuarto infectado cada 12 horas. Mediante un análisis bacteriológico se determinó la efectividad de Cefamaster® Lac, para lo cual se tomaron muestras de leche de los cuartos afectados antes de aplicar el tratamiento y 96 hrs. después de la última aplicación, de dicho análisis se identificó que la bacteria causante de mastitis era Nocardia asteroides. Los resultados bacteriológicos realizados a las 96 hrs. después de haber finalizado el tratamiento demuestran que el 70% de los cuartos tratados no tuvieron desarrollo bacteriano, el resto de los cuartos disminuyeron el número de unidades formadoras de colonias (UFC), estos cuartos necesitarían más días de tratamiento (Tabla 1).

El monitoreo de residuos del fármaco se determinó utilizando la Prueba SNAP® Betalactámico ST de IDEXX®, tomando una muestra de leche del cuarto en tratamiento a las 12, 24, 36, 48, 60, 72, 84, y 96 hrs. después de la última aplicación.

El tiempo de retiro en leche para Cefamaster® Lac es de 48 hrs. después de la última aplicación del producto.

Efectividad de Cefamaster® Lac en el incremento de litros de leche por cuartos tratados

Una vaca enferma de mastitis clínica o subclínica producirá menos litros de leche durante su lactancia, lo que representa pérdidas económicas. Una infección Intramamaria tratada eficazmente reducirá la cantidad de litros mermados o perdidos por esta causa mejorando la rentabilidad del hato.

En la prueba realizada en una proyección de leche 305 días de las vacas sanas presentes en el hato producirán 1,242 litros más en la lactancia que las vacas que se enfermaron de mastitis, mientras que las vaquillas sanas 3,057 litros más que las vaquillas que tuvieron una infección Intramamaria.

Las vacas enfermas que estuvieron en tratamiento con Cefamaster® Lac aumentarán la producción 167 litros más que cuando estaban enfermas y las vaquillas 793 litros más por haberse tratado (Gráfica 1).

Conclusiones

Cefamaster® Lac actúa eficazmente como tratamiento de mastitis clínicas leves, moderadas y mastitis subclínicas. Permite evaluar la recesión de la enfermedad al ser un producto de aplicación cada 12 hrs., no existe escurrimiento del producto en vacas altas productoras.

Además, posee actividad bactericida contra Staphylococcus sp., Streptococcus sp., Klebsiella sp., S. intermedius y S. epiderrnidis. En mastitis ocasionadas por Nocardia asteroides reduce notablemente las UFC/mL de los cuartos tratados con un tiempo de retiro en leche de 48 hrs.

No hay que olvidar que la mastitis es una enfermedad multifactorial, es decir, depende de diversos factores para su control.

Los fundamentos principales para controlar la mastitis clínica y subclínica del hato son:

1)        Higiene y buena rutina de ordeño

2)        Buen funcionamiento del equipo de ordeño

3)        Tratamiento rápido y efectivo de todos los casos clínicos

4)        Tratamiento de todos los cuartos de todas las vacas al secado

5)        Desecho de las vacas con infecciones crónicas

6)        Confort de los animales

Los primeros tres puntos contribuyen a reducir la tasa de nuevas infecciones y los últimos reducen la duración de las infecciones. El confort en los animales es importante, ya que los factores estresantes producen inmunosupresión (disminución de las defensas), aumentando el riesgo de nuevas infecciones intramamarias o exacerbando las infecciones subclínicas existentes (manifestándose clínicamente) (Gonzalez, 2009).

Bibliografía

Bedolla, C.C. y León, M.E.R. (2008). Pérdidas económicas ocasionadas por la mastitis bovina en la industria lechera. REDVET. IX (4). 1695-7504 pp.

Chuchillo, H.Z.; Dauqui, V.E. Y Campos, G.R. (2010). Factores que inciden en el recuento de células somáticas (RCS) y la calidad de la leche. Universidad Nacional de Colombia.

González C. E., 2009. Evaluación del extracto de piel de Rana catesbeiana, como tratamiento alternativo en bovinos con mastitis clínica. Tesis de maestría. Universidad de Guadalajara. México.

Ramírez, N.V. (2002). Mastitis. Universidad de Antioquia. Impreso universitario.

San Martin, B; Kruze, J., Morales, M.A.; Agüero, H.; León, B; Espinoza, S;  Iraguen, D.; Puga, J. y Borie, C. (2002). Resistencia bacteriana en cepas patógenas aisladas de mastitis en vacas lecheras de la V Región, Región Metropolitana y XR Región, Chile. Arch.med.vet. 24 (2).

Sumano LH y Ocampo CL (2006). Farmacología veterinaria. Tercera Edición. Editorial McGraw-Hill.  819-838 pp.

Zendejas-Aguilar, E. (2017). Estrategias de manejo en ganado lechero para mejorar la calidad de leche: Conteo Celular Somático. Revista Entorno Ganadero, N. 86.

Zendejas-Aguilar Elizabeth1*, Muñoz Castañeda Lucía Alejandra1, Quezada Tristán Teódulo2, Carrera Zermeño Roberto Carlos2, Häubi Segura Carlos Urban2, Iñiguez Gómez Ofelia3, Gómez de la Torre Laura3, González Covarrubias Eduardo4.

 

1 Técnico en ganadería lechera, Empresa privada

2Ciencias Agropecuarias, Universidad Autónoma de Aguascalientes

3Departamento de Ciencias Biológicas, CUALTOS, Universidad de Guadalajara

4Departamento de producción animal, CUCBA, Universidad de Guadalajara

Fuente:

Publicidad