13 de julio de 2018 11:05 AM
Imprimir

En Uruguay el precio de exportación de la carne vacuna sigue en ascenso

En la primera semana de julio el promedio de la tonelada de carne vacuna fue US$ 3.920, con una suba de 6% en 2018

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador
El precio de exportación de la carne vacuna rozó los US$ 4.000 por tonelada y mantiene la brecha respecto a los valores de hace un año.
En la primera semana de julio el promedio de la tonelada de carne vacuna fue US$ 3.920, con un aumento de 15% respecto a los US$ 3.515 de la semana anterior, de acuerdo a datos publicados por el Instituto Nacional de Carnes (INAC).
En las últimas cuatro semanas móviles el promedio fue de US$ 3.680 por tonelada, un 8% más que en el mismo período del año pasado.
El valor de la tonelada exportada en lo que va del año lleva una suba de 6%, con un promedio de US$ 3.579 frente a US$ 3.380 de un año atrás.
En este período los envíos de carne bovina al exterior totalizaron 239.682 toneladas, un 2% más que las 234.018 de igual período en 2017.
Esta recuperación responde, en parte, a una mejora en el precio pagado por los principales destinos de la carne uruguaya: China y la Unión Europea.
En el primer semestre del año el precio promedio por tonelada exportada a China –que ocupa un 48% de los envíos de carne vacuna al exterior– aumentó 12%, de US$ 2.652 a US$ 2.967 la tonelada.
En el caso de la Unión Europea, con una participación de mercado de 21%, el precio promedio de exportación aumentó 6%, de US$ 5.779 a US$ 6.129 la tonelada de peso canal.

Firmeza por las haciendas

La misma firmeza que muestra el mercado de exportación se observa en el de haciendas, que por cuarta semana consecutiva tiene al novillo gordo especial en US$ 3,45 por kilo en cuarta balanza.
Los negocios de punta por ganados especiales, gordos, bien pesados se ubican en esa referencia. La escasa oferta de animales de verdeo y una demanda sostenida por parte de la industria son los que dan sostén a los precios.

La disparidad entre plantas se mantiene, tanto en precio como en plazo para las cargas.
En algunas ya se encuentran operando cuadrillas kosher, reflejado en un mayor interés por novillos. Otras esperan la llegada de equipos para los próximos días.
Por el momento, y dada la poca disponibilidad de ganados especiales, la mayoría de las industrias están comprando animales con terminación media, marcando una recuperación en la grilla de consignatarios para los ganados buenos y generales.
Aquellas plantas que tienen sus necesidades cubiertas presionan el mercado ofreciendo hasta US$ 3,30 por el novillo gordo, pero siguen sin hacerse negocios por esos precios.
La vaca gorda especial de razas de carne se comercializa en un máximo de US$ 3,20 por kilo, con una amplia escalera de precios que varía por calidad. La vaquillona sigue firme entre US$ 3,25 y US$ 3,30.
En la primera semana de julio la faena semanal dio un salto respecto a la semana anterior y volvió a ubicarse claramente por encima de las 40.000 cabezas. Totalizó 43.289, es decir 8,4% más que las 39.924 de la semana anterior y 2% por encima de la misma semana de 2017, cuando se faenaron 42.560.
Mientras la demanda industrial siga superando la oferta de ganados especiales, se espera estabilidad de precios y de ese modo una dinámica de mercado equilibrada.

Ovinos: poca oferta y firmeza

En ovinos la oferta es mínima y los valores siguen firmes, aunque con algunos ajustes a la baja en la grilla de consignatarios. Los corderos hasta 35 kilos fueron los únicos que registraron una mejora en la referencia de precios, con US$ 3,25 por kilo. El cordero pesado bajó cuatro centavos, a US$ 3,31, los borregos cinco centavos, a US$ 3,27 y los capones tres centavos, a US$ 3,13. Las ovejas se mantuvieron en US$ 3 por kilo.

Las lluvias de la semana pasada dificultaron algunas cargas, principalmente en el norte del país. En la mayoría de los casos, los productores siguen a la espera de que avancen las esquilas.
A pesar de esto, la faena semanal de ovinos subió 38% respecto a la semana anterior a 10.484 cabezas y fue 56% superior a la de la misma semana del año pasado cuando se faenaron 6.717 lanares. La faena de ovejas fue de 2.531, un 10% superior a igual semana de 2017 cuando se faenaron 2.303, misma proporción que en el mismo período del año anterior (24%).
La estrella es el precio de exportación, que sigue muy por arriba del de hace un año. El promedio del 1° al 7 de julio fue US$ 5.188 por tonelada, un salto semanal de 13%. En lo que va del año se ubica en US$ 4.595, con una variación interanual de 13% sobre los US$ 4.068 de igual período de 2017. La semana pasada los envíos superaron en 5% a los de igual período de 2017 (7.233 contra 6.917 toneladas). Y por primera vez en 2018 el volumen acumulado exportado fue superior en la comparación interanual.
Fuente: Observa

Publicidad