13 de julio de 2018 04:04 AM
Imprimir

En Uruguay las exportaciones de celulosa y carne compensan fuerte caída de la soja

Ingresos por negocios de bienes del agro al exterior en el semestre inicial fueron los mayores desde 2015.
Las exportaciones del primer semestre del año fueron las más altas desde 2015. Alcanzaron US$ 3.901 millones, apenas 1% más que los US$ 3.872 millones del año anterior. Una estabilidad meritoria si se considera que llega tras la peor cosecha de soja de la historia en términos de rendimiento.
Así en el primer semestre del año las ventas de la oleaginosa facturaron menos de la mitad que en el primer semestre de 2017. Pasaron de US$ 760 millones a US$ 360 millones y se consolidaron como las más bajas para el primer semestre después de la sequía de 2009 (US$ 323 millones).
El volumen exportado de soja en el primer semestre fue de poco más de 900 mil toneladas, una caída del 52% –más de la mitad- respecto al primer semestre del año pasado, cuando se enviaron más de 2 millones de toneladas.
Si se excluye a la soja, las exportaciones crecen 14%, principalmente por el aumento en el ingreso por exportaciones de celulosa, madera y subproductos, ganado en pie y carne bovina.
Los dos principales destinos de exportación de Uruguay, China y Brasil, mostraron una importante caída semestral.
centrales 1.jpg

El efecto soja y el efecto real

Las ventas a China fueron 10% menores respecto al primer semestre del año pasado, pasaron de US$ 930 millones a US$ 840 millones y además junio fue el tercer mes consecutivo en el que las exportaciones al gigante asiático estuvieron por debajo que las del mismo período del año anterior.

Aunque aumentan las exportaciones a China en carne, lácteos y productos forestales, el “efecto soja” puede más.
También cayeron las ventas al otro gran destino de Uruguay, pero en este caso por los problemas del país norteño que se tradujeron en una fuerte depreciación del real. Las compras de Brasil fueron 11% inferiores: bajaron US$ 70 millones a US$ 555 millones.
Entre enero y junio las exportaciones de lácteos uruguayos al mercado brasileño cayeron 50% en volumen y 52% en dólares. De esta manera, la participación de Brasil pasó de 54% del total en el primer semestre del año pasado a 25% en la primera mitad de 2018.
Aún con esta caída se mantiene como el principal comprador de lácteos, parejo con Argelia, con compras por 25 mil toneladas (US$ 80 millones).
Las ventas de leche en polvo –principal producto exportado por Uruguay– a Brasil se redujeron a menos de la mitad, tanto en divisas como en volumen. En el primer semestre se exportaron 18 mil toneladas por un total de US$ 53 millones.
En ese período las solicitudes de exportación de lácteos totalizaron 97 mil toneladas por US$ 287 millones, con una mejora interanual de 7% en volumen y 3,5% en valor. En los primeros seis meses de 2017 habían alcanzado a 90 mil toneladas por US$ 277 millones.
Argelia fue la noticia positiva este año, compensando la menor demanda desde Brasil. En el primer semestre las ventas al mercado argelino representaron el 21% del total con 21 mil toneladas. El volumen comprado por Argelia más que triplicó el de igual período del año pasado, cuando representó el 6% del total.
Por detrás de Brasil y Argelia hubo un tercer puesto compartido, entre Rusia y China. Las ventas a Rusia sumaron 5.797 toneladas por US$ 25 millones, el tercer destino medido en dólares. En volumen China ocupó el tercer lugar con compras de 9.114 toneladas por casi US$ 23 millones. Lo de China parece promisorio, si se confirma en los próximos meses.

Buena madera

Un factor principal de la estabilidad de las exportaciones es el crecimiento de las ventas originadas en la forestación. Las exportaciones del sector forestal dieron un salto de 38% en el primer semestre respecto al anterior, lideradas por las ventas de celulosa –que se consolidó como el principal producto de exportación en el semestre–, que mostraron un crecimiento de 43% en la comparación interanual totalizando US$ 837 millones. Este crecimiento fue impulsado por el aumento de precios, ya que el volumen mostró una leve retracción en la comparación interanual.

La exportación de rolos de pino a China se triplicaron, en volumen y en divisas, respecto al primer semestre de 2017. Alcanzaron los 1,2 millones de toneladas por US$ 100 millones. Es un caso similar al de las exportaciones de ganado en pie. Mucha facturación, pero poco derrame en términos de mano de obra uruguaya, y un precio que hace que el negocio sea de poco margen, solo justificado por el cambio de pinos a eucaliptus en los campos.

El ganado en pie

También crecieron fuerte las exportaciones de ganado en pie, que marcaron un récord histórico e incidieron positivamente en las exportaciones del semestre, alcanzando las 220.675 cabezas en lo que va del año y más que duplicaron a las de igual período del año anterior (101.961 cabezas). Turquía sigue siendo la estrella y se mantiene como principal destino, concentrando el 84% de las exportaciones. Los ingresos por exportación de ganado vacuno en pie en el primer semestre triplicaron a los del primer semestre de 2017 y alcanzaron los US$ 144 millones.

Las ventas en pie por ahora no reducen las exportaciones de carne vacuna, que explican más del 80% del total de exportaciones del sector. Crecieron 8,6% en dólares y 3% en volumen en el primer semestre respecto al mismo período del año pasado. Del 1° de enero al 30 de junio ingresaron al país US$ 825 millones correspondientes a 161.075 toneladas peso canal, según datos aportados por el Instituto Nacional de Carnes (INAC).
El precio promedio de exportación de la carne vacuna en el primer semestre fue US$ 3.574 la tonelada (peso canal), casi 6% más que en el mismo período de 2017,cuando promediaba US$ 3.375 la tonelada. El volumen acumulado exportado también aumentó respecto al primer semestre del 2017, pasó de 225.014 toneladas de peso canal a 230.752, un aumento de 2,6%.
En cuanto a los destinos, pese a que China es uno de los países con precios más bajos de exportación, concentra casi la mitad (48%) del volumen exportado y lo convierte en el principal destino en lo que va del año. En comparación con el mismo semestre del año pasado, el precio promedio de exportación en dólares por tonelada de peso canal aumentó 12%, de US$ 2.652 a US$ 2.967 la tonelada.
La Unión Europea asciende su participación en el monto total a 21% y a 14% en el volumen exportado, dado que los productos en este mercado son de mayor calidad y mayor precio. En comparación con el mismo semestre del año pasado, el precio promedio de exportación en dólares por tonelada de peso canal aumentó 6%, de US$ 5.779 a US$ 6.129 la tonelada.
La exportaciones de carne a Rusia aumentaron 245%, a US$ 36 millones, mientras que Estados Unidos e Israel disminuyeron sus exportaciones en comparación al primer semestre de 2017, pero se mantuvieron como tercer y cuarto destino de exportación, respectivamente.
También las exportaciones de carne ovina crecieron levemente, impulsadas como en el caso de la carne vacuna por la firmeza de China.

La lucha del arroz

Las ventas de arroz bajaron 8% y 12% en el primer semestre respecto al anterior, en divisas y volumen, respectivamente. Totalizaron 456 mil toneladas por US$ 212 millones. Brasil en el primer semestre de 2017 compró 134 mil toneladas por US$ 56 millones y en el primer semestre de este año bajó 82%, tanto en dólares como en volumen. Es un panorama complejo el de los arroceros, que a diferencia de la soja no retroceden por un problema circunstancial climático sino por factores mucho más estructurales.

centrales 2.jpg
centrales 3.jpg
centrales 4.jpg

Estabilidad con fortalezas y debilidades

Por un lado, las ventas que más crecen son las que derraman menos sobre el conjunto de la economía uruguaya: celulosa de las zonas francas, ganado en pie y pinos que se cortan y se suben a camiones sin más.
Por otro lado, las exportaciones revelan las dificultades y restricciones que nos impone y seguirá imponiendo la región: Brasil, que fue el principal mercado de los productos uruguayos tradicionalmente, compra cada vez menos. Todo un desafío para los sectores arroceros y lechero que deben ingeniarse para colocar sus productos lejos de Uruguay, pagando más fletes y generalmente mayores aranceles al salir del Mercosur.
Lo que resulta alentador es el buen desempeño de las carnes y la emergencia de China como comprador de cada vez más productos uruguayos.
Inclusive la mejora leve en los precios obtenidos por el arroz merece destaque.
La carne vacuna, con su inserción global y el reconocimiento que cosecha, se consolida como un sector estable por definición. Y en tiempos de guerras económicas eso es un valor a preservar.
Fuente: Observa

Publicidad