16 de julio de 2018 23:00 PM
Imprimir

Usted puede elaborar su propia fórmula con base en materias primas

Los propietarios de lecherías generalmente apelan a los concentrados para suplementar a sus animales, sin conocer muy bien los materiales que lo componen y sin saber que ellos mismos pueden elaborar un alimento balanceado con los insumos de su finca.
Dagoberto Carpintero, zootecnista de la Universidad de Cundinamarca y asesor nutricional de ganaderías de leche, explicó que ante la cantidad de materias primas disponibles en el mercado, los productores pecuarios están intentando armar una ración ajustada a las necesidades de sus bovinos.
El cambio que se está gestando en la ganadería es que se están asociando en un mayor número de fincas. Ya no es solo un predio de 1.000 animales, sino 5 ganaderos con fincas de 200 cada uno“, indicó.
De esta manera, estos ganaderos pueden optar incluso por comprar materias primas y maquilar sus propios alimentos, de acuerdo a una fórmula desarrollada por un zootecnista especializado en nutrición, y bien puede peletizarla, volverla harina o mezclarla en la propia finca.
Carpintero señaló que los productores pueden recurrir a materias primas importadas porque la apertura económica ha permitido un tránsito más fluido de estos productos. Sin embargo, recordó que las nacionales constituyen una alternativa muy útil cuando las extranjeras están costosas.
“La disponibilidad de materias primas y los precios dependen del TLC con Estados Unidos. En el primer semestre, el maíz es más económico, así como la torta de soya y los derivados de los granos de destilería”, dijo.
Ambos materiales son ampliamente utilizados en las dietas como alternativa al maíz, que se vuelve más costoso en la segunda mitad del año porque el cupo arancelario de EE.UU. se agota siempre antes de finalizar junio.
Por eso, el zootecnista recomendó el uso de harina de arroz y otros sustitutos, como el glicerol y la mogolla de trigo, contemplando en la medida de lo posible, el acompañamiento de un nutricionista que formule la ración y revise los contenidos de elementos esenciales.
“Toca saber en qué época del año sale la semilla de algodón, por ejemplo la cosecha en la Costa o el Tolima, y otros materiales con un precio competitivo para incluirlos en la fórmula”, manifestó.
En esta medida, el productor contará con un alimento balanceado todo el año con diferentes materiales dependiendo el precio y la disponibilidad, pero siempre con los mejores niveles nutricionales.
Fuente: ContextoGanadero

Publicidad