19 de julio de 2018 12:50 PM
Imprimir

Resisten desde la trinchera de Palermo

“El campo no debe ser visto como una fuente apetecible e inagotable de recursos”, aseguró el presidente de la entidad, Daniel Pelegrina, durante la apertura de la Exposición. Macri volvió a respaldar el cronograma de baja gradual de retenciones.

“El campo no debe ser visto como una fuente apetecible e inagotable de recursos fiscales, sino como un aliado estratégico en la construcción de un proyecto viable y sustentable. Por eso invitamos especialmente a la dirigencia política, a quienes en estos días están viéndonos sólo de la primera manera que vengan y que charlen con todos los criadores, con los constructores de la maquinaria, con los proveedores de servicios, para mostrarles justamente la otra cara de la moneda”, aseguró ayer el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina durante la apertura de la 132º Exposición Rural de Palermo. De este modo, el directivo volvió a rechazar las crecientes presiones para congelar el cronograma gradual de retenciones a la soja y buscó victimizar al sector que representa, pese a que ha sido uno de los más favorecidos con la brusca devaluación que sufrió el peso en los últimos tres meses.

Las retenciones a la soja son hoy de 26,5 por ciento para la exportación del poroto y de 23,5 por ciento para los subproductos y derivados. Según una estimación realizada por CEPA, solo la rebaja de las retenciones a la soja que se viene aplicando durante este año le restaría 8000 millones de pesos a la recaudación, aún con la caída cercana al 30 por ciento que registró la cosecha por la última sequía. La pérdida podría ser incluso mucho mayor si se mantiene el cronograma de rebajas durante el año próximo cuando se espera una fuerte recuperación de la producción.

El presidente Mauricio Macri dijo que no se tocará el cronograma de baja de esas retenciones y ayer en la conferencia de prensa ratificó su postura. “No creo que la retención sea un impuesto inteligente y que nos genere futuro. Al contrario, destruye el futuro. Lo que tienen que pagar todos los argentinos es el impuesto a las Ganancias”, remarcó. Pese a ello, desde la oposición e incluso desde el propio oficialismo reclaman que se frene el cronograma de reducción debido al creciente déficit fiscal.

El diputado nacional por el Frente Renovador, Felipe Solá, aseguró ayer que se debe poner un freno a la baja gradual de retenciones. “Si todos hacen un esfuerzo, el campo también lo debe hacer”, aseguró en declaraciones radiales. A su vez, el ministro de Economía de la provincia de San Juan, aseguró que el Gobierno Nacional “debería suspender la baja impuestos y retenciones, entendiendo que no es la mejor de las soluciones pero que, en esta coyuntura absolutamente distinta a las condiciones que había en 2016, es lo mejor”.

Otro que dejó abierta la posibilidad de ponerle un freno a la baja de retenciones fue Fernando Sánchez, secretario de Fortalecimiento Institucional de la Presidencia y máximo representante de Elisa Carrió en el Poder Ejecutivo. “Las retenciones son una mala política, lo dijimos siempre. Y en momentos con mayor holgura presupuestaria uno diría que tenemos que cumplir con el compromiso de sacarle la pata de encima al campo porque, además, es un sector competitivo, productivo y federal. Si queremos dólares genuinos pidámoselos a quienes sabemos que saben producir dólares genuinos vendiendo al exterior”, sostuvo. No obstante, el funcionario enseguida matizó: “Tenemos que cumplir con el compromiso de ordenar nuestras cuentas públicas y el Gobierno analiza todas las variables. Yo no soy quién para decir cuál es mejor que otra. Están todas las alternativas sobre la mesa”.

Fuente: Pagina 12

Publicidad