21 de julio de 2018 11:53 AM
Imprimir

El sector porcino se esperanza y aspira a exportar más

A pesar de la coyuntura complicada, en la Mesa de las Carnes, concluyeron que la producción tiene herramientas para tener proyección global.

En el marco de la Expo Rural de Palermo 2018, se realizó la segunda Jornada de la Mesa de las Carnes, orientada a mejorar la competitividad porcina. ArgenPork, el consorcio de Exportación de Carne de Cerdo en Argentina, que cuenta con 12 empresas líderes del sector, lideró esta disertación, en la que se explicó cuál es la situación para esta producción en el país.

El sector porcino en Argentina atraviesa una situación difícil por sus altos costos en alimentación, transporte y procesamiento. Sin embargo, cuenta con la ventaja comparativa de implementar una tecnología más avanzada que otras especies, y actualmente se encuentra discutiendo su ingreso a nuevos mercados de exportación. Desde ArgenPork indicaron que la comercialización de cerdas reproductoras podría aumentar un 60% en los próximos años, por lo que las expectativas son positivas.

Por otro lado, si bien la evolución en el precio del cerdo muestra una curva ascendente, el margen de ganancia por kilo de cerdo producido de achicó, lo que responde al aumento en el precio del maíz por el factor climático y la eliminación de las retenciones. Sin embargo, desde el sector esperan que este año se termine de ajustar la brecha.

Otro factor que impactó de lleno a la producción porcina fue la apertura de importaciones, ya que el volumen de las mismas equivale al 40% de la producción argentina.

Respecto a la exportación, consideran que es la única solución para alancear las cuentas. Para eso, en 2005 se asociaron 12 empresas líderes en un convenio de trabajo para llegar a un volumen de animales exportable. El mismo establece que cada productor se compromete a entregar entre el 6% y el 10% de su producción total, sin importar el precio del mercado externo o interno.

Gracias a este convenio se lograron exportar, hasta el momento, 6 mil animales a más de diez mercados internacionales. Sin embargo, el sector reclama una mayor apertura de mercados, como el asiático, que es complementario a la demanda argentina (consumen otros tipos de cortes, a mayor precio), ya que el único mercado con peso es el de Rusia.

Las claves que le quedan por resolver a la cadena son, entonces, aumentar la competitividad; entender la integración del cerdo y buscar maneras de mejorar su inserción en el mercado, así como mejorar la calidad de los productos a través de un control más exigente del Código Alimentario; fomentar el consumo interno y desarrollar nuevos canales de exportación; y por último, mejorar la transparencia en la cadena.

Fuente: Revista La Chacra

Publicidad