8 de agosto de 2018 18:23 PM
Imprimir

EL USO DE ADITIVOS EN LA COMIDA OPTIMIZA EL RENDIMIENTO GENERAL DE LOS BOVINOS

Los aditivos son pieza esencial en los rumiantes teniendo en cuenta que el rendimiento de un bovino obedece al buen funcionamiento de su aparato digestivo.

Se ha vuelto común entre los ganaderos usar aditivos en la alimentación de los bovinos con el objetivo de mejorar el rendimiento. Esto se da principalmente por los beneficios que tienen, por ejemplo, la optimización de la conversión alimenticia, la mejora en el sistema digestivo y la disminución en la emisión de gases con efecto invernadero.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, este es un ingrediente o combinación de ingredientes añadidos a la mezcla base del alimento o a parte de ésta para satisfacer una necesidad específica. Normalmente se utiliza en pequeñas cantidades.

Josué Nicolás Ramón, gerente de Somex, empresa dedicada a la producción de premezclas y suplementos minerales para el consumo animal aseguró que los aditivos son suplementos alimenticios para aumentar o mejorar las cualidades nutricionales del animal.

Por eso, los aditivos son pieza esencial en los rumiantes teniendo en cuenta que el rendimiento de un bovino obedece al buen funcionamiento de su aparato digestivo. Como estos digieren en dos etapas, los aditivos favorecen el proceso gástrico.

De acuerdo con Ricardo Henríquez Crespo, médico veterinario y zootecnista de Agrosavia, estos tienen varias finalidades en su uso, entre ellas, que aportan enzimas y otros metabolitos (aminoácidos y vitaminas). Estos elementos ayudan a que el animal incremente su peso y mejora su salud y desempeño en general.

Ramón complementó diciendo que, “su efecto es incrementar la ganancia de peso y mejorar la conversión alimenticia. Los mayores beneficios están en mejorar la calidad de los productos de origen animal para consumo humano e influir en funciones dietéticas y en la prevención de enfermedades en los animales productores de carne y leche”.

Carolina Bespalhok Jacometo, docente de la Universidad de La Salle, indicó que no hay contraindicaciones en el uso de aditivos, pero sí hay que tener precauciones en su uso, pues la gran mayoría son proporcionados en cantidades muy pequeñas, y se debe respetar las indicaciones para cada producto, pues el exceso puede llevar a toxicidades. Además, es importante buscar cuál sería el aditivo más indicado para el objetivo esperado.

Bespalhok indicó que los aditivos pueden ser clasificados en cinco categorías. La primera son los tecnológicos, su función es contribuir a mantener o conservar el alimento en el tiempo como: los antioxidantes, antimicóticos y emulsificantes, entre otros.

La segunda son los sensoriales, que tienen como finalidad mejorar las características organolépticas del alimento, como son aromatizantes, saborizantes y pigmentantes.

La tercera son los nutricionales, aquellos que se añaden en pequeñas cantidades para cubrir los requerimientos nutricionales y se encuentran disponibles en forma sintética o concentrada, como son los aminoácidos sintéticos, vitaminas y minerales traza.

La cuarta son los zootécnicos que se utilizan como potenciadores de la digestión y mejoradores de la flora intestinal, entre otros efectos funcionales. Y por último, están los coccidiostáticos e histomonostatos, son los aditivos utilizados para prevenir la presentación de coccidia e histomona, dos parásitos de gran impacto en la salud animal.

El uso de los aditivos debe ser económicamente viable, por lo tanto, es esencial la evaluación del bovino por un zootecnista.

Fuente:

Publicidad