15 de agosto de 2018 10:02 AM
Imprimir

Científicos encuentran variedad de maíz que fija nitrógeno naturalmente

En Sierra Mixe, una región remota en el estado mexicano de Oaxaca, la región en la que se originó el cultivo de maíz en épocas prehispánicas, se encontró una variedad de maíz con la capacidad de congeniar simbióticamente con bacterias fijadoras de nitrógeno de una manera nunca antes registrada y muy diferente a los nódulos bacterianos en leguminosas.
Esta novedad publicada por el portal de noticias de la Universidad de Wisconsin-Madison, de los Estados Unidos, podría ser revolucionaria en la producción de este cultivo.
Una colaboración público-privada de investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, la Universidad Davis de California, y Mars Inc. encontró esta variedad de maíz que secreta grandes cantidades de un gel parecido a una mucosidad a partir de “raíces aéreas” a lo largo de su tallo. Este gel alberga bacterias que convierten el nitrógeno atmosférico en una forma utilizable por la planta, un proceso llamado fijación de nitrógeno. El maíz puede adquirir de 30% a 80% de su nitrógeno de esta manera, pero la efectividad depende de factores ambientales como la humedad y la lluvia.
El suelo en la las chacras de Sierra Mixe, municipio del sur de México en la cual se encontró la variedad, está empobrecido en nitrógeno y los agricultores usan poco o ningún fertilizante. Estas condiciones han seleccionado la capacidad del maíz para adquirir nitrógeno. Los investigadores utilizaron cinco técnicas diferentes para confirmar que el gel de maíz está, de hecho, fijando el nitrógeno del aire que el maíz puede incorporar en su propio tejido.
“Este maíz nos mostró que la naturaleza puede encontrar soluciones a algunos problemas mucho más allá de lo que los científicos podrían imaginar”, dijo Jean-Michel Ané, profesor de bacteriología y agronomía de la Universidad de Wisconsin-Madison y coautor del estudio. “La comunidad científica probablemente subestimó la fijación de nitrógeno en otros cultivos debido a su obsesión con los nódulos de raíz” agregó.
Los científicos han buscado durante mucho tiempo maíz que pueda fijar el nitrógeno, con el objetivo de reducir la gran demanda de fertilizantes artificiales por parte del cultivo, que consumen mucha energía, son caros y contaminan. Se requiere más investigación para determinar si la característica puede ser fijada en cultivares comerciales de maíz.
Este descubrimiento no quiere decir que en un par de años se esté sembrando maíz fijador de nitrógeno en Sudamérica, pero es sin dudas la apertura de un nuevo sendero de investigación y desarrollo de tecnología que reduzca significativamente la fertilización nitrogenada de este cultivo, uno de los más importantes en el mundo en cuanto a área sembrada y como sustento alimenticio.
Fuente: Agromeat

Publicidad