15 de agosto de 2018 14:11 PM
Imprimir

La cadena sojera entre la sorpresa y la preocupación

Sorpresa, preocupación y expresiones de deseos de que las medidas anunciadas ayer. Ese fue el abanico en el que se dividió la opinión agroindustrial sobre la suspensión por 6 meses de la baja mensual de retenciones de los subproductos de la soja. El cambio en el esquema de derechos de exportación, que implica que la […]
La cadena sojera entre la sorpresa y la preocupación

Sorpresa, preocupación y expresiones de deseos de que las medidas anunciadas ayer. Ese fue el abanico en el que se dividió la opinión agroindustrial sobre la suspensión por 6 meses de la baja mensual de retenciones de los subproductos de la soja.

El cambio en el esquema de derechos de exportación, que implica que la soja sin procesar siga bajando 0,5% mensual (hoy tributa 26%) y hasta confluir con sus subproductos en 23% en febrero próximo, fue sorpresivo, aun más luego de que desde el Gobierno se insistiera que no habriá modificaciones.

El ministro de Agroindustria, Luis Etchevehere, justificó que el cambio “hará confluir el diferencial entre la soja sin procesar y los derivados, algo que los productores reclamaban hace años”. Además, Agroindustria suspendió hasta el último minuto de mañana la posibilidad de que las exportadoras registraran declaraciones de ventas al exterior (DJVE) antes de que se pongan en marcha los cambios. De esta forma, el Gobierno se garantizó que no ocurriera un aluvión de declaraciones, como sucedió hace apenas un par de meses con el trigo y el maíz, que en apenas dos días registraron DJVE por más de 4 millones de toneladas entre ambos ante lo rumores de subas de retenciones.

El presidente de Sociedad Rural (SRA), Daniel Pelegrina, enfatizó que “la equiparación” de esas retenciones es un reclamo histórico, que finalmente fue escuchado” y consideró que a largo plazo redundará en un beneficio para el precio que recibe el productor por su soja.

Por su parte, la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara-CEC) recalcó que la pérdida del diferencial entre la soja y el subproducto puede derivar en una primarización de las exportaciones sojeras argentinas, menos margen para la molienda, con un consecuente aumento de la capacidad ociosa, cierre de algunas plantas y pérdidas de empleo. “Hoy la harina y el aceite son los dos principales productos de exportación argentinos. Estas medidas quitan el incentivo al valor agregado”, enfatizaron.

Fuente: El Cronista

Publicidad