15 de agosto de 2018 15:15 PM
Imprimir

Rizobacter: otra firma que frena inversiones por las altas tasas

El director de Finanzas de la compañía, parte del Grupo Bioceres, plantea además que las empresas locales tampoco encuentran un mercado de capitales sólido. La dura tarea de conseguir capital de trabajo.

Ya es un denominador común para las empresas argentinas, las altas tasas, junto a la falta de un mercado de capitales sólido, limita su capacidad de conseguir financiación no sólo como capital de trabajo sino para concretar planes de expansión. Rizobacter, la compañía que se dedica a la producción de inoculantes para semillas -con una participación mundial de alrededor del 18% en este negocio- y que es parte del Grupo Bioceres no es ajena a esta situación. A continuación, Jorge Wagner, director Administración y Finanzas de la compañía, plantea cómo su empresa hace para salir airosa ante la difícil situación económica actual.

Periodista: Ustedes son parte del Grupo Bioceres, que recientemente canceló su plan para salir a cotizar a Wall Street y en la Bolsa local ¿Cómo sigue la empresa después de esta situación y cómo plantean el futuro de ahora en más.

Jorge Wagner: Por lo pronto, en el mediano plazo no se va a ejecutar la salida a la Bolsa y eso sigue congelado, pero es básicamente por una cuestión de mercado y no de la empresa que muestra buenos números y solvencia financiera. Lamentablemente, hoy no hay mercado para que las empresas argentinas realicen este tipo de colocación, y no sólo en el exterior. En la Bolsa local pasa lo mismo,se frenaron emisiones de Obligaciones y otros instrumentos financieros. Particularmente a Rizobacter este escenario no lo asusta porque somos una empresa con 40 años de trayectoria y ya hemos pasado todas, será cuestión de acomodarse.

P.: La salida a la Bolsa era para financiar planes de expansión globales de todo el grupo; ¿ahora cómo se paran para conseguir financiación en el mercado local donde las tasas no paran de subir?

J.W.: Afortunadamente, somos una empresa que ya viene trabajando con una serie de bancos locales que conocen nuestra trayectoria y evalúan las perspectivas favorables del sector en el que operamos y no tenemos inconveniente para acceder a créditos; lógicamente son con las tasas actuales altísimas y por eso priorizamos el capital de trabajo para comenzar a producir de cara al próximo ciclo agrícola y claramente frenamos planes de inversión que teníamos en carpeta. En líneas generales, la estrategia es no paralizar el crecimiento o hacerlo lo menos posible.

P.: Son una empresa de capitales nacionales, pero con proyección internacional, ya que exportan alrededor del 20% de lo que producen. ¿Cómo es intentar ser multinacional teniendo su base de operaciones en una Argentina con tantos vaivenes económicos?

J.W.: A esta altura puedo afirmar que Rizobacter ya es una multinacional. Tenemos 9 subsidiarias localizadas en los principales mercados agrícolas del mundo. Proveemos tecnología argentina y esta es muy bien recibida porque sigue justamente la tendencia. Producimos biológicos, microbiológicos y fertilizantes microgranulados, cuando el mundo busca justamente esto, tecnología agrícola amigable con el medio ambiente. Semanas atrás estuve en una reunión de directorio en Europa y la proyección de crecimiento que tenemos en este mercado es inmensa y lo mismo sucede con África subsahariana . Apuntamos a que en cinco años, el 40% de nuestra facturación provenga de las exportaciones. Ser una empresa argentina nos plantea diversos desafíos como el actual contexto económico, pero confiamos en nuestra capacidad de trabajo.

Fuente:

Publicidad