1 de septiembre de 2018 11:36 AM
Imprimir

El agro, otra vez en alerta por retenciones

El campo teme que las necesidades de las cuentas públicas provoquen cambios en los impuestos a las exportaciones del sector. Los precios de los granos en Rosario también reflejaron el fuerte aumento del tipo de cambio

La turbulencia financiera que sacudió al dólar en la jornada de ayer impulsó el precio de los granos. La soja fue el producto que más reflejó la devaluación del peso frente a la divisa estadounidense: cerró en el mercado de Rosario con un valor de 9.200 pesos la tonelada, 11 por ciento más que el miércoles. En término absolutos, creció 900 pesos por tonelada.

Pero la oleaginosa no fue la única que se benefició con la mejora en el tipo de cambio. El trigo fue el que más se favoreció: 14 por ciento. Su valor trepó de 7.000 pesos a 8.000 pesos la tonelada. Mientras que el maíz mejoró 12 por ciento: de 4.900 pesos pasó a valer 5.500.

Más allá del impacto que tiene en el precio de los granos, por tratarse de productos con valores dolarizados, la devaluación del peso es vista con preocupación e incertidumbre dentro del sector agropecuario.

Una anécdota de las últimas horas, que cuenta el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), Gabriel De Raedemaeker, pinta a la perfección lo convulsionado del escenario: mañana, el dirigente deberá pronunciar un discurso en el acto inaugural de la Exposición Sociedad Rural de Río Cuarto. A la versión original la borró y recomenzó varias veces.

“El tema es cómo hacer reclamos en este contexto y no generar conflictividad social”, admitió De Raedemaeker en diálogo con La Voz. Y puso el foco en uno de los mayores temores de la agroindustria: que la necesidad de dólares del Gobierno lo lleve a repensar la idea de bajar las retenciones a las exportaciones de soja, y reimponer estos tributos a otras producciones, como maíz, trigo o carnes.

“Indudablemente, la presión va a aparecer, pero esperamos que esta situación de incertidumbre no haga que el Gobierno tome medidas que ya demostraron su fracaso. Las retenciones generan desincentivo productivo, y esto se soluciona con más producción, no con más impuestos”, opinó.

De igual modo opinó el titular de la Bolsa de Cereales de Córdoba, Luis Macario.

“Si con la disparada del tipo de cambio empezamos a pensar nuevamente en el establecimiento de las retenciones, es un retroceso. Se votó un cambio y esto sería volver a lo mismo que ya fracasó. La salida es atacar el gasto público. Del lado de los ingresos ya no se puede hacer mucho porque la presión impositiva es asfixiante”, dijo.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Rural de Jesús María, Luis Magliano, fue el más conciliador ante esta posibilidad, pero sin llegar a apoyarla.

“Al agro, si se le pide un sacrificio, otra vez podría llegar a hacerlo. Pero la realidad es que volver a las retenciones sería nefasto, no porque se reduzcan las ganancias, sino porque está en juego el desarrollo del país”, puntualizó.

En el corto plazo, los dirigentes consultados coincidieron en que la suba del dólar mejora la competitividad de la agroindustria, principal fuente de dólares del país.

Pero en el campo no son sólo los granos. Para las producciones ganaderas y tamberas, la escalada del dólar es un problema que, en algunos casos, anticipa dolores en la cadena.

Desde la Cámara de Productores Lecheros de Córdoba (Caprolec) estiman que el precio histórico en tranquera, para que la actividad sea rentable, es de 30 centavos por dólar por litro de leche: es decir, 12 pesos. Este mes, como máximo, recibirán ocho pesos por litro

Fuente:

Publicidad