3 de septiembre de 2018 11:21 AM
Imprimir

El campo mastica bronca ante la inminente suba de alícuotas y analiza cómo sigue

Los dirigentes de las entidades rurales no quedaron ajenos al vendaval de versiones y trascendidos sobre la reinstauración de derechos de exportación a los cereales y un freno a la baja a los que tributa la soja (que arrancó el mes en 25,5%) y a los cambios en la estructura del gabinete nacional que tenía […]

Los dirigentes de las entidades rurales no quedaron ajenos al vendaval de versiones y trascendidos sobre la reinstauración de derechos de exportación a los cereales y un freno a la baja a los que tributa la soja (que arrancó el mes en 25,5%) y a los cambios en la estructura del gabinete nacional que tenía a Agroindustria como una de las carteras que dejaría de ser Ministerio.

Si bien desde las entidades se instó públicamente al Gobierno a entender la necesidad de no cometer errores del pasado y a convocar a los hombres de campo antes de tomar decisiones, durante este frenético fin de semana, los teléfonos rurales no recibieron ninguna llamada desde el poder central.

Si bien algunos dirigentes del campo se cruzaron con funcionarios (como con el secretario de Agricultura, Guillermo Bernaudo en Río Cuarto) en eventos sectoriales, solo pudieron saber que las retenciones estaban sobre la mesa en el actual contexto de emergencia y que se intentaba amortiguar lo máximo posible el inevitable impacto.

Además crecía el malestar de los productores por los eventuales anuncios y por ser “los que siempre tienen que pagar la fiesta”. A esa sensación, se sumó la abrupta caída de los precios en dólares de los granos y oleaginosas que se registró entre jueves y viernes últimos en medio de los rumores de la vuelta de las retenciones.

Luego de que entre jueves y viernes, las cerealeras anotaran ventas al exterior por 8 millones de toneladas, Agroindustria cerró el grifo en la previa al anuncio sobre retenciones. …

La baja de las cotizaciones se dio en medio de una verdadera carrera de las cerealeras por registrar ventas al exterior (DJVE), como informó El Cronista el viernes. En apenas dos días, las traders anotaron ventas por más 8 millones de toneladas, la mitad de las cuales corresponden a trigo y a maíz, valuadas en más de u$s 2500 millones.

Así al oficializar compromisos de venta al exterior con plazos de embarque prolongados, garantiza que lo declarado tributará las retenciones vigentes al momento de declarar la operación. Es decir que la movida posibilita que esos volúmenes estén alcanzados por los actuales derechos de exportación: de 23% para la harina y aceite de soja, y de 0% para el trigo y el maíz.

El aceleramiento de los registros de exportación fue posible gracias a que Agroindustria no cerró el registro, como sí lo había hecho el 14 de agosto último al suspender la baja de retenciones para la harina y el aceite de soja. Ese “descuido” posibilitó que en menos de 48 horas se registrara casi la mitad de todo el volumen que las cerealeras anotaron en agosto, que asciende a 16,5 millones de toneladas. Con ese salto, se acumulan DJVE por casi 74 millones de toneladas en lo que va del año, según reportó Ría Consultores.

De acuerdo con fuentes del sector, el registro de DJVE fue cerrado el viernes por la tarde y hoy se publicaría la resolución correspondiente en el Boletín Oficial, aunque desde la cartera que comanda Luis Etchevehere no brindaron información al respecto.

Fuente: El Cronista

Publicidad