5 de septiembre de 2018 15:31 PM
Imprimir

Comprender lo que quiere el consumidor de productos avícolas

Las personas responsables del mundo del marketing en el sector avícola tienen que hacer un gran esfuerzo para comprender al consumidor tanto en sus gustos, como en sus necesidades alimenticias y sociales.

A veces, esos gustos son impuestos por los intereses de las grandes cadenas de alimentación. Pero no tiene sentido cerrarse en los conocimientos del sector, aunque sean verdaderos, y no querer abrirse al mundo comercial donde el comprador es la figura a la que hay que convencer.

Las empresas del sector en el contexto actual tienen que atender más a los consumidores y a sus posibles decisiones. Hay que identificar los perfiles de nuestros consumidores para adaptarnos en cada momento, pues no todos son iguales y por tanto no asimilan de igual forma las noticias verdaderas, las noticias falsas o las noticias intencionadas.

¿Qué compran los consumidores cuando ven los productos avícolas? A esta pregunta las marcas que trabajan y entienden de su importancia, saben que es lo que el consumidor quiere y tienen que saber cómo dárselo.

Hoy en día, cuando nos fijamos en los mercados y supermercados, vemos que cada vez más mucha gente compra un estilo de vida más que un producto. Los consumidores quieren tomar decisiones sobre su compra y las empresas del sector tienen que ofrecer distintas opciones de productos para los distintos gustos. De esta manera lograremos fidelizar a los consumidores como clientes. Siempre hemos oído la frase de “no existe lo bueno, bonito y barato”. Frase cierta en sí misma, así que cada empresa tendrá que trabajar prioritariamente sobre alguno de éstos adjetivos, pues si se emplean todos a la vez, es posible caer en contradicción, haciendo que el consumidor no entienda el mensaje que se le envía.

Los buenos profesionales de cada empresa tienen que atender a las exigencias de las cadenas de alimentación, pero tienen que averiguar la “verdad” de cada tipo de consumidor para poder conocer sus gustos y poder afianzar en su fidelidad. En el área de ventas va implícito el concepto de desarrollo, es decir que no es sólo una operación transaccional, sino que debe ser una operación de largo plazo y en la que influye el desarrollo de productos, por lo que hay que tener una buena preparación para hacerlo bien.

Es necesario pensar primero en el consumidor como ser humano. Después hay que conocer que pasa con él y como está viviendo en cada momento. Y tercero es necesario averiguar que piensa y siente el consumidor sobre tu producto y tu marca.

Fuente: avicultura.info

Publicidad