6 de septiembre de 2018 01:49 AM
Imprimir

Inspectores denuncian al jefe del Distrito de Pesca de la Nación en Mar del Plata

Habría ordenado a la PNA que permita a los barcos despachar sin inspector, algo que solo el Director Nacional puede hacer. Así le fue comunicado al Prefecto por el propio Mauricio Remes. Si los barcos pueden zarpar la retención de tareas carece de sentido y por eso los despedidos de Agroindustria buscan apoyo en otros puertos y gremios.

Tras cinco días de paro con retención total de servicios, los 20 trabajadores despedidos del Distrito de Pesca de Mar del Plata volvieron a reunirse ayer en asamblea y emitieron un comunicado denunciando abuso de poder por parte del Jefe de Distrito. Habría permitido el despacho a la pesca de buques sin inspector, sin estar autorizado por su superior. Una nota del director Nacional, Mauricio Remes, fue difundida por los dirigentes de ATE como prueba de lo ocurrido. Al permitir zarpar los buques sin inspector, la medida de fuerza no logra ningún efecto; por eso los afectados por la reestructuración del Ministerio de Agroindustria buscarán apoyo de los gremios marítimos y del personal de pesca de otros puertos.

“Los trabajadores de la totalidad de las áreas de la Subsecretaría de Pesca de la Nación, decidieron en asamblea, continuar la medida de fuerza hasta el viernes inclusive” anunciaron en un comunicado y fue desde ATE que en esa misma nota hicieron pública una denuncia contra el jefe de Distrito Eduardo Gismondi y el subsecretario de Pesca, Juan Bosch, como máxima autoridad responsable.

Desde ATE se denuncia “el vaciamiento del organismo, a través de los despidos que impiden los controles necesarios del recurso pesquero. Incluso el mismo Gismondi instruyó a Prefectura que por el momento liberen los barcos sin necesidad de embarcar inspectores a bordo, con la consiguiente ausencia de todo tipo de control sobre las cargas”, indicaron en el comunicado.

Además aseguraron que harán responsables “al subsecretario Juan Bosch y al actual jefe de Distrito Eduardo Gismondi de no tomar rápidas medidas para garantizar el control de la pesca y liberar la captura de recursos de todos los argentinos”.

Para dar sustento a sus denuncias hicieron públicas dos notas, una que habría enviado Gismondi a Prefectura en la que dice textualmente: “Nos dirigimos a ustedes con el fin de solicitar tengan a bien liberar momentáneamente y hasta nueva presentación de nota, a los barcos de la necesidad de llevar inspector a bordo; debido a un cese de actividades por cuestiones de índole laboral”.

La nota lleva el sello del Jefe de Distrito y según aseguraron también su firma, aunque no está redactada en hoja membretada; sí, en cambio, cuenta con todos los elementos de la nota que el mismo 4 de septiembre el Director de Pesca le envió al Prefecto Mayor Rodolfo González “en relación con el despacho de los buques pesqueros desde el puerto de la ciudad de Mar del Plata”.

“Informo a usted que las autorizaciones de zarpada a la pesca en aguas de jurisdicción nacional son competencia directa de esta Dirección Nacional de Coordinación y Fiscalización Pesquera y por lo tanto solo pueden ser autorizadas por quien suscribe”, le aclaró Mauricio Remes Lenicov.

Según informaron los empleados y exempleados del Distrito, al menos un barco habría llegado a zarpar con la “autorización de Gismondi”. Se trataría del Virgen María, propiedad de Solimeno. Los dirigentes de ATE han decidido hacer pública esta situación y algunos dicen que irán incluso a la justicia; aunque por el momento es solo una exposición pública con la que buscan hacer efectiva su medida de fuerza y de esta manera impedir que los barcos puedan zarpar. Pero además de una denuncia, lo que necesitarán es la colaboración de los gremios marítimos y el personal de pesca en los puertos patagónicos. Por el momento, solo cuentan con el SiMaPe y de forma simbólica.

Fuente: Pescare

Publicidad