6 de septiembre de 2018 12:02 PM
Imprimir

Un 20% de las pruebas hechas en productos a base de carne en Reino Unido muestra ADN de animales no especificados en el etiquetado

Más de una quinta parte de las pruebas de muestras de carne en 2017 encontraron que el ADN de los animales no figura en el etiquetado, según un análisis hecho por la BBC. De los 665 muestras tomadas en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte recopilados por la Agencia de Normas Alimentarias (FSA), 145 se […]

Más de una quinta parte de las pruebas de muestras de carne en 2017 encontraron que el ADN de los animales no figura en el etiquetado, según un análisis hecho por la BBC. De los 665 muestras tomadas en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte recopilados por la Agencia de Normas Alimentarias (FSA), 145 se componían, en parte o en su totalidad, de carne no especificada.

La FSA dijo que los niveles eran consistentes para determinar una “inclusión deliberada”, pero agregó que las pruebas se habían centrado en aquellas áreas de actividad sospechosas de “problemas de cumplimiento”.

Las muestras provienen de 487 empresas y entre ellas hay restaurantes, establecimientos comerciales, supermercados, carnicerías e industrias cárnicas.

Algunas muestras contenían ADN de hasta cuatro animales diferentes, mientras que otras no contenían rastros de la carne que aparecía en la etiqueta del producto.

La carne etiquetada como cordero tenía más probabilidades de contener restos de ADN de otros animales, seguida de carne de vacuno y la de caprino. El ADN de vacuno fue el contaminante encontrado más comúnmente, seguido por el cerdo, pollo, oveja y pavo.

El producto más comúnmente mal etiquetado fue la carne picada, mientras que las salchichas, los kebabs y los curries de los restaurantes. Otros productos en el conjunto de datos incluyen comidas preparadas como espaguetis boloñesa y curry, pizzas y una porción de carne de avestruz, que solo contenía carne de vacuno.

Un portavoz de la FSA dijo que las autoridades locales debían ser las encargadas de dirigir las investigaciones en cada caso y tomar las medidas más apropiadas ya que también fueron als encargadas de tomar las muestras. Aseguró también que los resultados no representan al conjunto de la industria alimentaria del Reino Unido.

Sin embargo, no se dispone fácilmente de una imagen clara de la industria alimentaria en general, ya que menos de la mitad de las autoridades locales en realidad enviaron datos de muestreo de carne al Sistema de Vigilancia de Alimentos del Reino Unido (parte de la FSA) en 2017.

Las pruebas fueron tomadas por las autoridades locales y enviadas a laboratorio para su análisis. De ahí los resultados se enviaron a la FSA. Esta asegura que se hicieron para detectar la presencia de ADN de vacuno, cerdo, oveja, cabra, caballo, pollo y pavo.

Según la FSA, la inclusión de ADN en una proporción del 1% o superior debe considerarse compatible con la “inclusión deliberada”. Ante esto, las muestras contaminadas por ADN de animales no nombrados en el etiquetdo a un nivel inferior al 1% se excluyeron de los resultados sobre la base de que podrían haber sido causadas por una higiene deficiente.

Fuente: Eurocarne

Publicidad