7 de septiembre de 2018 14:47 PM
Imprimir

Uruguay : INIA detectó focos de roya estriada en cultivos de trigo

El Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) detectó focos de roya estriada (RE) en cultivos de trigo. Es una “enfermedad poco frecuente”, que presenta “epidemias generalizadas” o “infecciones localizadas” pudiendo “causar pérdidas de rendimiento muy elevadas en cultivares susceptibles”, sostiene el informe elaborado por Silvia Germán y Silvia Pereyra, técnicas de INIA La Estanzuela. La […]

El Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) detectó focos de roya estriada (RE) en cultivos de trigo. Es una “enfermedad poco frecuente”, que presenta “epidemias generalizadas” o “infecciones localizadas” pudiendo “causar pérdidas de rendimiento muy elevadas en cultivares susceptibles”, sostiene el informe elaborado por Silvia Germán y Silvia Pereyra, técnicas de INIA La Estanzuela.
La prevalencia y severidad de roya estriada ha incrementado en Argentina y Uruguay a partir de la última zafra. En Argentina causó una epidemia generalizada y muy severa durante 2017, y en Uruguay, si bien esta fue extensa, ocurrió más tardíamente y con alta severidad.
El cultivar más susceptible a RE incluido en los ensayos de la Evaluación Nacional de Cultivares (ENC) de INIA-INASE durante 2017, afectado solo por esta enfermedad, presentó pérdidas de rendimiento de grano entre 71 y 82%. Esto representa mermas en rendimiento en el rango de 3.900 a 4.600 kilos por hectárea, en dos ensayos instalados en La Estanzuela y uno en Dolores, según publica TodoelCampo. En Argentina, se reportaron pérdidas entre 15% y 40% en cultivos comerciales, mientras que las pérdidas en rendimiento de seis cultivares sembrados en experimentos en seis localidades donde la RE fue la enfermedad predominante fueron de 700 a 3.600 kilos por hectárea. En 2018, la presencia en Uruguay de infecciones un mes más temprano con respecto a 2017 podría favorecer al desarrollo de una epidemia más severa, con daños potenciales mayores.
Estudios realizados en Dinamarca de muestras de RE recolectadas durante 2017 en Argentina identificaron tres razas diferentes, que coincidieron con razas que causaron epidemias recientes en Europa y norte de África. El linaje más frecuente fue PstS13 (30 aislamientos en el total de 36), fue detectado en triticale en Europa en 2015 y causó previamente epidemias en triticale, en el norte de Europa, y en 2017, en trigo pan y trigo duro en Italia. Si bien este linaje contiene una sola raza, los resultados de las razas particulares de PstS13 presentes en Argentina deben confirmarse.
El linaje PstS14 (cinco de 36 muestras), conformado por una sola raza, fue detectado en Marruecos y en Sicilia en 2016, y más tarde ese año, en tres países escandinavos. En 2017, PstS14 causó epidemias severas en Marruecos y fue detectada en Argentina. La raza PstS7 (llamada Warrior), detectada en una muestra de Argentina, ha bajado su frecuencia en Europa, pero recientemente fue detectada en Azerbaiyán y Ucrania, y en Argentina en 2015 y 2017. La presencia en Argentina de razas detectadas antes en Europa fue confirmada por D. Sauders, en un proyecto colaborativo entre Argentina y el Reino Unido. Con poco margen de error, es posible asegurar que las razas de P. striiformis f. sp. tritici presentes en Argentina y Uruguay sean las mismas.
Un aspecto más general a tener en cuenta es que en poco tiempo ha ocurrido una dispersión muy rápida a nivel mundial de razas similares de Puccinia striiformis f. sp. tritici. Estas razas son más agresivas y pueden producir hasta dos a tres veces más esporas por día que las razas conocidas en Europa y EUA hasta el 2000 y han causado epidemias importantes en regiones donde RE no era una enfermedad importante.

Comportamiento de cultivares

En Uruguay se constataron cambios de comportamiento frente a RE de algunos cultivares en 2017, con respecto a su caracterización anterior, probablemente asociado a la presencia de nuevas razas del patógeno. En 2017, el 21% de los cultivares comerciales susceptibles los evaluados en la red de ENC de Uruguay fueron susceptibles, mientras que el 43% de los cultivares comerciales de Argentina tuvieron ese comportamiento.
Durante la zafra de trigo actual, el primer antecedente sobre la aparición de RE en la región es de Argentina, donde a través de un comunicado de INTA, Estación Experimental de Paraná, se reporta su detección temprana el 6 de agosto del 2018, en María Grande, Departamento de Paraná de la Provincia de Entre Ríos.
En Uruguay, también se detectó tempranamente en chacra comercial en Z22, el 16 de agosto en el departamento de Paysandú, reportado por Carlos Pérez en Eemac, Facultad de Agronomía. Esta detección ocurrió un mes antes del primer registro de 2017 (19 de setiembre) en ensayos de Programa de Mejoramiento de Trigo de INIA en La Estanzuela.
La epidemiología de la roya estriada es similar a la de la roya de la hoja, aunque la temperatura óptima para su desarrollo es más baja (15 °C frente a 20 °C para roya de la hoja). Sin embargo, esta situación ha cambiado con la presencia de razas más agresivas del patógeno, que pueden desarrollarse a temperaturas más altas.

 

MANEJO DE LA ENFERMEDAD
Se recomienda realizar un monitoreo periódico y frecuente, en especial en cultivares categorizados como susceptibles a moderadamente susceptibles. Sin embargo, debido a la epidemia generalizada ocurrida en la zafra 2017, la probabilidad de aparición de nuevas razas de P. striiformis f. sp. tritici es alta. Las posibles nuevas razas generadas pueden ser virulentas sobre cultivares anteriormente resistentes, cambiando por lo tanto su comportamiento frente a la enfermedad. Es entonces altamente recomendable monitorear no solo cultivares caracterizados como susceptibles.
Si se detecta esta enfermedad, se recomienda la aplicación de fungicidas cuando se observan los primeros síntomas, utilizando los mismos productos y tecnología que para roya de la hoja de trigo. Se sugiere especialmente no utilizar subdosis de los productos.

Fuente: El Telegrafo

Publicidad