13 de septiembre de 2018 11:21 AM
Imprimir

“La exportación se ha complicado dado que varios países europeos se han adelantado a nosotros en la apertura a China”

España : Entrevista a Marino Medina, presidente de Provacuno

Alimarket: ¿Qué tal está siendo el ejercicio 2018 para el sector vacuno español?

Marino Medina: De unos años a esta parte, cuando realizamos un análisis del sector del vacuno español, lo hacemos teniendo en cuenta dos perspectivas diferentes: producción e industria. En el primero de los casos, nos encontramos en un ciclo expansivo, apoyado en costes de producción muy previsibles, debido a la estabilidad en los últimos dos/tres años de las materias primas, principalmente los cereales, mayoritarios en la formulación de los piensos y en unos precios de venta interesantes, ya sea dirigidos a la propia industria o en la actividad de venta en vivo para la exportación a terceros países. En la industria, esta siendo un año complejo. 2018 comenzó con un mantenimiento de las explotaciones y del consumo interno, pero el final del segundo trimestre está siendo especialmente complicado.El consumo interno da síntomas de agotamiento por el desequilibrio entre oferta de producción -la más alta de los últimos años- y demanda en hogares, que no termina de remontar como nos gustaría. Por último, la exportación se ha complicado, sobre todo en Asia, dado que varios países europeos se han adelantado a nosotros, en la apertura en el mercado chino.

A. ¿Cuáles son los principales escollos a los que se están enfrentando y qué actuaciones están tomando desde la Asociación para paliarlos?

M.M.: El primer objetivo es mejorar la imagen del vacuno español en todos los mercados. Tenemos un producto de primera calidad -tanto nutricional como culinaria-, producido de forma sostenible -primando el bienestar animal y cuidando nuestro entorno- y procesado por industrias de primer nivel. Esto nos da ventaja respecto a muchos países.

En Provacuno nos encargamos de transmitirlo, para conseguir aumentar el consumo interno y lograr la apertura de mercados exteriores, yqueestos sean grandes consumidores de vacuno de calidad. Las acciones para promocionar el consumo local, comienzan a ponerse en marcha después de los estudios de mercado realizados por la organización -recordemos, la más joven de las organizaciones interprofesionales ganaderas-, que nos han mostrado con cierta claridad las principales vías de trabajo y los colectivos diana. Trabajamos para potenciar la información que los distintos colectivos tienen de nuestro producto, tanto del consumidor final, como de los prescriptores, tales como colectivos dedicado a la nutrición, salud, blogueros, influencers, deportistas, cocineros, etc.

A.: El mercado tiene la mirada claramente puesta hacia la exportación. ¿Se espera que, tal y como, ha pasado en el sector porcino, se produzca una concentración alrededor de grandes grupos, para potenciar la presencia del vacuno español en el mercado?

M.M.: España, siendo uno de los mayores productores de Europa, lleva mucho retraso en la apertura de mercados respecto a otros países de nuestro entorno. El proceso de concentración se produce después de la apertura de dichos mercados, tal como pasó en el porcino. Por ello, estamos volcados en la promoción de nuestra carne a nivel global, pero para esto precisamos del apoyo continuo de nuestra Administración, indispensable en la negociación del necesario acuerdo sanitario, primer y principal obstáculo que tenemos que salvar para la apertura de los mercados. En cualquier caso, nos encontramos ante el inicio de un reto apasionante para el sector, que observa como poco a poco se están abriendo oportunidades comerciales en zonas de economías emergentes -estoy pensando en mercados asiáticos- y por lo tanto, consumos crecientes en cantidad y en calidad que acompañan ese aumento de renta. El vacuno, tiene un potencial muy superior al de otros productos, ya que su producción allí es más limitada y no tiene prioridad por la gran inversión en tiempo y dinero que se requiere para generar una cabaña considerable. Ante esta situación, el reto de la industria es prepararse para abastecer la demanda de estos mercados, ya sea por aumento de producción propia, concentración del sector o mediante el establecimiento de acuerdos entre las empresas. No tengo ninguna duda de que el sector sabrá aprovechar las posibilidades que el mercado mundial nos brinda para generar riqueza al conjunto de nuestro sector y por lo tanto, de nuestro país.

A.: ¿Se han abierto nuevos mercados en el último año para el vacuno español? ¿Cuáles son las últimas actuaciones que han desarrollado para entrar en nuevos países?

M.M.: Si, los tres mercados que se han abierto recientemente para nuestro sector han sido Vietnam, Egipto y Turquía, si bien estamos muy pendientes de finalizar los procesos burocráticos para poder realizar las primeras exportaciones a estos destinos. Las actuaciones del sector y concretamente de Provacuno en la apertura de nuevos mercados pasa por varias acciones como promoción y visualización de nuestro producto en mercados de terceros países, mediante diversas acciones:- Campaña “What a Wonderful Beef” dentro del un Programa Europeo de Promoción de carne de vacuno, dirigido a los mercados de Vietnam, Hong Kong, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.- Convenio con Ministerio de Agricultura para participar bajo pabellón agrupado de empresas en diversas ferias (China y Vietnam en este año)- Acciones realizadas con fondos propios, tales como presentaciones de nuestro producto en escuelas de hostelería y ante importadores, misiones directas en inversas, etc.- Asistencia a las Ferias Internacionales más importantes del sector.- Contamos con una representación permanente en China, ya que consideramos su apertura como prioritaria ya que da acceso al mayor mercado del mundo de vacuno.

En resumen, nuestro sector apuesta claramente por la internacionalización de nuestro producto, apoyado en la excelente imagen del mismo bajo la marca España y el Modelo Europeo de Producción, no olvidemos, el más riguroso y exigente del mundo.

A.: ¿Cómo está afectando la exportación de animales vivos al norte de África al vacuno de carne?

M.M.: Está siendo un elemento de estabilidad de precios para el sector producción, de tal manera que permite regular de manera muy eficiente los momentos en los cuales existe un pico de producción interna que coincide con las fechas próximas al Ramadán, época de mayor demanda para esta zona. Esta estabilidad es una de las razones del ciclo expansivo en producción. La entrada de animales vivos es una vía que debe servir como tarjeta de presentación de nuestra carne, como ha sucedido en distintos países como Argelia o Libia. Desde mi punto de vista, la marca de Carne de Vacuno de España permitirá continuar estas exportaciones de forma más sostenible y se vería menos afectada por factores externos, como el tipo de cambio, sobreoferta de otros países, etc. Estoy convencido que tenemos que intentar vender el producto final y no la materia prima, para de esta forma repartir el valor a lo largo de toda la cadena productiva.

A. El consumo en hogares de carne, en cambio, no está acompañando. ¿Cuáles son los principales factores que están lastrando esta venta? ¿Qué medidas están desarrollando para revertir la tendencia?

M.M.: Informando a grupos de consumidores de los aspectos positivos que consideramos esenciales como:

1- Producto natural y de gran calidad.

2- Beneficiosa para nuestra dieta y sabrosa.

3- Daremos seguridad al consumidor: Sometida a los controles en producción y de calidad más exigentes del mundo.

4- Informaremos como cocinarla correctamente.

5- Sostenible: La producción de vacuno español es una de las que menos emisiones de CO2 produce en el mundo, etc.

A. Los semielaborados frescos son los que están consiguiendo potenciar su negocio. ¿A qué achacan esta positiva evolución en contraste con las dificultades de los fileteados de vacuno que no consiguen hacerse un hueco en la distribución moderna?

M.M.: Los fileteados frescos se han hecho con la distribución representada por los híper y súper. Todas las cadenas líderes cuentan con producto en bandejas y en su mayoría, con un nivel muy alto de calidad. Pero nos falta dar un paso más y de la misma manera que sucede en otros países líderes en producción de carne de vacuno, trabajar en una mayor introducción del envasado al vacío y skin.

No toda la carne de vacuno puede envasarse en atmosfera modificada y ciertos productos de calidad, que necesitan seguir madurando, deben envasarse al vacío. En nuestra opinión, debemos informar al consumidor que esa pérdida de color que originan estos envases se ve compensada con creces en la mejora de todos los demás aspectos del producto.

A.: ¿Qué valoración hace de la evolución en el canal de restauración y del canal tradicional en 2018?

M.M.: El canal de restauración se ha comportado de manera muy positiva en 2018, al ir de la mano a una innegable recuperación económica y al consiguiente incremento de la actividad, que conlleva un mayor consumo de carne de vacuno fuera del hogar. No obstante, observamos un cambio cultural importante, en el cual se van sustituyendo productos de precio elevado – solomillos- por productos más competitivos – hamburguesas de calidad-. El canal tradicional sigue con fluctuaciones por que le afecta, igual que a la distribución, el menor consumo en hogares. Si bien vemos que la especialización y profesionalización de este sector le está permitiendo consolidarse como una parte irremplazable de la cadena.

A.: ¿Qué evolución espera que mantenga la producción de carne de vacuno ante el aumento de las exportaciones en vivo y de carne, pero con una menor respuesta del consumo interno?

M.M.: Por el momento, la situación es clara: la evolución de la producción es expansiva y así continuará en los próximo meses o años, salvo situaciones imprevistas. Aunque tenemos que ser conscientes de muchas variables que pueden influir en la evolución de nuestro producto como pueden ser:- El Brexit, que condiciona a uno de los mayores importadores de Europa.- La devaluación de los países sudamericanos, que propiciará una mayor oferta de carne en Europa y ganado barato en países a los que actualmente Europa envía animales.- La apertura del mercado chino a Francia e Irlanda, que actuará en sentido contrario.- Las negociaciones y acuerdos del Mercosur.- Las fluctuaciones de la moneda en países compradores como Turquía.Siendo así, la actuación de la industria cárnica no puede ser otra más que la de buscar la mejor salida para nuestro producto, ya sea en mercado interno como en los mercados internacionales, como me gusta decir, vendiendo cada parte del animal en el mercado que más lo valorice.Sin lugar a dudas, el mercado interno, que consume el 70% de la producción de carne de vacuno española, es uno de los retos más importantes de nuestro sector. Debemos trabajar de la mano del consumidor para que, además de transmitirle nuestra realidad y la importancia económica, social y medioambiental de la actividad que realizamos, avancemos en todo aquello que se oriente en satisfacer su demanda, tanto en calidad del producto (cualitativa y nutricional), como en sistemas de presentación y cocinado de éste, adaptándonos a las expectativas de los consumidores actuales y futuros.Con todo ello, somos optimistas y vemos el futuro con enormes posibilidades, que requerirán el trabajo conjunto y cada vez más unido, de toda la cadena de valor, desde producción a comercialización, que es precisamente uno de los objetivos básicos de la organización que actualmente presido, Provacuno

Fuente:

Publicidad