13 de septiembre de 2018 01:20 AM
Imprimir

“Uno de nuestros objetivos es mejorar la percepción de la carne y elaborados del cerdo de capa blanca”

España : Entrevista a Alberto Herranz, director de Interporc

A.: ¿Qué tal se está comportando el ejercicio 2018 para el sector porcino español?

A.H.: Durante estos meses el sector porcino ha continuado consolidando su trabajo en aquellas materias en las que a su vez somos referentes internacionales: el bienestar animal, el respeto por el medioambiente y la reducción del impacto ambiental o la innovación en productos cada vez más saludables. Asimismo, seguimos fortaleciendo nuestro potente posicionamiento estratégico internacional, en el que nos hemos convertido una de las grandes potencias del comercio mundial, con un incremento de las exportaciones del 6,5% en los cuatro primeros meses del año 2018 gracias a la calidad y seguridad de nuestros productos.

A. ¿Cuáles son los principales escollos a los que se está enfrentando el sector y qué actuaciones están tomando desde la Interprofesional para paliarlos?

A.H.: Hoy por hoy no podemos hablar de que nos estamos enfrentando a escollos sino de que estamos trabajando en todos aquellos asuntos que nos permitan seguir mejorando y seguir fortaleciendo nuestro liderazgo. Por ejemplo, el sector está realizando importantes esfuerzos en aspectos como la bioseguridad, pero también en los que le comentaba antes, como el bienestar animal o el cuidado del medio ambiente. Por ponerle un par de ejemplos, desde Interporc estamos liderando un proyecto de investigación para la reducción de sales, sodio o grasas en los elaborados y también participamos en un proyecto de comunicación digital para mejor la eficacia en el tratamiento de enfermedades porcinas. Además, el sector tiene en marcha numerosos proyectos de investigación para seguir avanzando en el cuidado del medio ambiente y en la mejora del bienestar animal.

A.: La producción de porcino está anclando continuos crecimientos en los últimos años. ¿Esperan que se mantengan en el futuro?

A.H.: El sector porcino crece porque se ha adaptado al modelo de producción más exigente del mundo en cuanto a estándares de calidad, seguridad alimentaria y bienestar animal, los ganaderos se han visto obligados a realizar importantes inversiones para adecuar sus granjas y hoy cuentan con instalaciones modernas y sostenibles que permiten una mayor y mejor producción. No obstante, el sector porcino está sometido a una estricta regulación que limita tanto la dimensión de las granjas de porcino como el número de cabezas por granja. Además, este crecimiento se ha dado limitando el impacto medioambiental, ya que nuestras emisiones de amoníaco o de metano derivadas de la gestión de estiércoles se han reducido por kilo de carne producido un 47% y un 55% respectivamente en los últimos 30 años.

A.: En 2016 se produjo una eclosión de las exportaciones a China, aumentos que se relajaron al año siguiente. ¿Qué valoración hacen de estos primeros meses de 2018?

A.H.: Las previsiones en cuanto a facturación en el exterior son muy positivas, nos conformamos con mantener los datos de los últimos años, pero no es nuestra obsesión. Para nosotros lo más importante es reforzar nuestra presencia, vender productos con cada vez más valor añadido y diversificar. El sector porcino español está muy preparado para diversificar mercados sin depender de un solo país y eso es en lo que queremos seguir trabajando. Para conquistar esos mercados hemos tenido que implantar el modelo de producción más exigente del mundo en cuanto a bienestar animal y cuidado del medioambiente. Hoy todas nuestras granjas son referentes a nivel mundial en estas materias. No hay zona del mundo donde los animales tengan, por normativa, más espacio, mejores condiciones higiénicas ni mayores comodidades. Nuestro ganado goza de la mayor protección y eso para todos nosotros es algo de lo que sentirnos orgullosos, y también nos gustaría que eso se conociera en mayor medida por nuestros propios ciudadanos.

A.: El mercado ha vivido un importante proceso de concentración para aumentar su competitividad en el comercio exterior. ¿Cómo se ha gestado?

A.H.: Hace 30 años nuestras granjas no tenían una estructura fuerte y tanto por motivos medioambientales como de competitividad se nos pedía que ganaran en dimensión, algo que se ha ido haciendo poco a poco y de forma sostenible. Pero además se ha hecho sin las concentraciones en pocas manos que se dan en otros sectores de la economía, ya que contamos con 86.000 granjas de porcino con tamaños y realidades diferentes, aunque con algo en común: su bioseguridad y su atención al cuidado del entorno y de los animales.

A.: ¿Qué medidas están tomando para potenciar la presencia del porcino español a nivel internacional?

A.H.: Desde Interporc llevamos a cabo anualmente un intenso Plan de Promoción Internacional, con más de 50 acciones, con las que contribuimos a conseguir una mayor presencia de nuestras empresas en el exterior, difundiendo la calidad y las cualidades nutricionales y saludables de la carne y los derivados del cerdo de capa blanca español, mensajes clave para llegar, por ejemplo, a las nuevas clases medias que están emergiendo en el continente asiático. El sector porcino de capa blanca español trabaja desde el inicio de la cadena pensando en las tendencias y demandas de países de los cinco continentes, y eso nos hace más fuertes y más competitivos.

A.: El consumo en hogares en cambio continúa su reducción. ¿A qué se debería y qué medidas están tomando para revertir la situación?

A.H.: Cuando hablamos de consumo de carne observamos ligeros retrocesos en España, si bien el consumo de carne de cerdo experimenta un menor descenso y si hablamos de carnes transformadas, el consumo en el hogar ha aumentado, especialmente jamones y fiambres cocidos. Uno de los objetivos de Interporc es mejorar la percepción de la carne y elaborados del cerdo de capa blanca, para lograrlo realizamos un importante número de acciones en las que trasladamos a los consumidores sus propiedades nutritivas, sus ventajas saludables y su alta calidad. La carne de cerdo ofrece numerosas propiedades que ayudan a llevar una alimentación sana y equilibrada y los expertos recomiendan el consumo de carnes magras, como la carne de cerdo, de 3 a 4 veces por semana. También trabajamos en desterrar algunos mitos totalmente falsos como que la carne de cerdo engorda. La realidad, es que algunos cortes como el solomillo y el lomo tienen muy pocas calorías por lo que no tienen que faltar dentro de una dieta equilibrada.

A. ¿Qué evolución están siguiendo el canal tradicional y restauración en este último año?

A.H.: Los supermercados y autoservicios siguen siendo el canal principal de compra de la carne de cerdo pero no hay que olvidar el importantísimo canal de hostelería y restauración de gran consumo para productos como el jamón, embutidos curados y fiambres de todo tipo. El sector porcino está respetando los valores que está demandando el consumidor: salud, sostenibilidad, calidad e innovación y eso al final se pone de manifiesto en las ventas. Gracias a la investigación llevada a cabo por la industria cárnica, hoy podemos encontrar en el mercado productos con menos sal o grasa. El jamón serrano, por ejemplo, ha llevado a cabo una reducción del contenido de sal superior al 50 %.

A.: ¿Han tenido un efecto real en las ventas las informaciones que han salido en los meses atrás que perjudican el consumo de carne de porcino y elaborados?

A.H.: Afortunadamente el consumidor español sabe que nuestro país cuenta con un riguroso sistema de seguridad alimentaria y que todos los productos que llegan al mercado están en perfectas condiciones. El sector porcino goza de los más altos estándares en seguridad alimentaria, ya que, a una exigente normativa y control, se suma un sistema de trazabilidad de la granja a la mesa que es un ejemplo mundial y que asegura que cualquier producto cárnico que llega al consumidor lo hace con garantías sanitarias de primer nivel. Además, eso no solo lo sabe el consumidor español, lo saben los más de 130 mercados internacionales en los que está presente la carne de cerdo español, donde valoran de manera prioritaria la seguridad alimentaria.

A.: ¿Qué posición mantienen desde la Interprofesional acerca de los casos de las denuncias de falsos autónomos?

A.H.: El sector porcino genera 300.000 puestos de trabajo directos y más de 1 M de forma indirecta, empleo que se crea en su mayoría en las zonas rurales, en las que se ubican tanto granjas como gran parte de las industrias, contribuyendo a fijar población en los pequeños núcleos. Creamos empleo de calidad y duradero cumpliendo escrupulosamente con las condiciones legales de contratación de los empleados. Si hay algún caso aislado que no cumple con la normativa, el sector es el primero en denunciarlo.

Fuente:

Publicidad