14 de septiembre de 2018 01:09 AM
Imprimir

Exportaciones argentinas de carne vacuna llegarían a máximos desde 2009 el año próximo

Los técnicos del USDA en Buenos Aires remarcaron la ganancia de competitividad por la devaluación de la divisa local frente al dólar y las políticas pro exportación del gobierno

Un dólar competitivo y mayor oferta de animales pesados devolverá a Argentina a la producción y exportación de carne de más de 10 años. Así lo proyectó el informe de los técnicos en Buenos Aires del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (EEUU) que dejó abierta la posibilidad que las ventas superen lo previsto en 2019.

Para el año que viene se prevé que la producción de carne vacuna llegue a 3 millones de toneladas peso carcasa, el mayor volumen desde 2009 cuando el clima y las condiciones económicas permitieron una alta faena. Los técnicos indicaron que la producción está viendo “retornos positivos mientras nuevas oportunidades de exportación podrían empujar la inversión para la expansión del rodeo”.

Si bien el alza del dólar generó mayor competitividad externa a nivel de precio, también generó un impacto negativo en los costos de los insumos en las operaciones de corral.

Para el cierre de 2019 se espera un nivel de stock vacuno de 54,2 millones de cabezas, sin cambios respecto a 2018. “Aunque el sector ha estado recomponiendo el rodeo desde el mínimo de 48 millones de cabezas de 2011, la expansión se estancó debido a la sequía de la campaña 2017/2018, un bajo ratio de destete y una alta faena de vacas para la exportación”.

En 2019 la faena llegaría a 13,2 millones de cabezas, el número más alto en más de una década. Se estima que el peso de la carcasa aumente “algo” en respuesta a la demanda de la exportación por animales más pesadas y a la política oficial de restringir la faena de animales más jóvenes”.

El reporte recordó la estrategia oficial de limitar las exportaciones y aumentar el consumo doméstico a bajos precios lo que resultó en que se produjeran animales menos pesados, de entre 300 y 380 kilos de peso vivo.  En cambio, la administración de Mauricio Macri tuvo como centro impulsar las exportaciones lo que ha ido cambiando la dinámica. “Una significativa depreciación de la moneda local en 2018 ha causado una pérdida de poder de consumo interno y un crecimiento de los costos de los productores que podría impulsar las exportaciones a expensas del mercado doméstico”, añadieron los técnicos del USDA en Buenos Aires.

Para el año que viene se prevé que las exportaciones de carne vacuna lleguen a 575.000 toneladas –el mayor volumen desde 2009- con una expansión de 15% respecto a 2018 y 96% frente a las 293.000 toneladas de 2017. Debido a la depreciación del peso en los primeros ocho meses, los precios del ganado cayeron entre 20% y 30% medidos en dólares “trayendo una muy necesaria competitividad en el mercado global”. “Los precios del ganado, en dólares, son los más bajos de la región seguidos de cerca por Brasil y menos por Paraguay y Uruguay”.

El reporte señaló que las exportaciones en 2019 podrían superar el volumen esperado y destacó que hay plantas que habían sido cerradas y que podrían considerar reabrir ante las proyecciones positivas de ventas externas.

Fuente: Observa

Publicidad